Montagliani: “Queremos 16 equipos para la próxima Copa Oro”


El presidente de la Concacaf, el canadiense Victor Montagliani, ya comenzó a pensar en la próxima edición de la Copa Oro, la decimoquinta, que se celebrará en el 2019 y su objetivo no es otro que incrementar a 16 el número de selecciones de la región que vayan a participar.

“Creemos que es necesario que haya más representación de país que pueden adquirir experiencia con una competición de selecciones que cada vez va a más como ha demostrado en la última edición que hemos celebrado”, declaró Montagliani, que rechazó la realidad del pobre nivel futbolístico que se ha visto durante todo el torneo de este año.

De acuerdo a Montagliani el torneo dejo cosas positivas y aunque siempre hay problemas, el computo final de la competición fue positiva tanto en el aspecto deportivo como de la asistencia de espectadores a los campos, donde a falta de los últimos resultados se superaron las marcas de torneos anteriores.

Sin embargo, con la excepción del buen fútbol defensivo y disciplinado de Jamaica, las únicas dos notas positivas que dejó el torneo fueron los 15 minutos de lección futbolística que dio la selección de Curazao en la segunda parte del partido del grupo C ante México, y la clase que aportó el delantero de Guayana Francesa Florent Malouda.

Irónicamente su participación generó la perdida del partido para su equipo de Guayana Francesa que había logrado empatar a 0-0 frente a Honduras dentro del grupo A, por considerar que su alineación fue indebida ya que había sido jugador internacional con Francia.

La decisión de la Concacaf de darle a Honduras ganadora del partido por 3-0 permitió a los catrachos seguir en la competición, de la que se fueron como el único equipo que no pudo marcar ningún gol en los cuatro partidos que disputó, incluido el de cuartos de final que perdió por 1-0 frente a México.

El resto del torneo fue un despropósito de mal fútbol, que quedó reflejado en la eliminación de México en la semifinal al perder 0-1 frente a Jamaica.

La ausencia de México de la final le quitó todo el color e interés que se esperaba con el duelo frente a Estados Unidos y aunque las gradas del Levi’s Stadium, de Santa Clara, mostraron un buen aspecto, se debió, en realidad, a que las entradas estaban ya vendidas pensando en el partido de los eternos rivales que nunca se dio.

Pero Montagliani, en la misma línea que sus antecesores en el cargo, sólo tiene como objetivo el hacer el máximo de dinero con la competición, sin preocuparle la mediocridad de fútbol que se vio durante 20 días seguidos, que duró un torneo interminable, convertido en auténtico “calvario” para las selecciones que tienen que estar viajando constantemente miles de kilómetros de distancia.

Además de una horarios nada favorables y lo que es peor entrenamientos bajo elevadas temperaturas, con humedad, que lo único que hacen es desgastar el fondo físico de los jugadores sin aportarles nada en la preparación.

A pesar de todos las críticas recibidas por el entrenador colombiano Juan Carlos Osorio, responsable de la selección de México, fue el único que demostró con números y estadísticas esa realidad negativa para la integridad física de los jugadores que participaron en la Copa Oro.

De esta manera, la única autocrítica de Montagliani al torneo de la Copa Oro 2017 fue que para la próxima edición habrá nada menos que 16 equipos, lo que significa un incremento de partidos, sedes y estadios, que al final puedan generar más dinero a las arcas de la Concacaf, mientras que incrementar el nivel futbolístico puede seguir esperando.