El bombardeo en Siria sube la popularidad de Trump y distrae del ‘Rusiagate’


El presidente Donald Trump puede estar conforme con su decimoprimera semana en la Casa Blanca. La operación militar de castigo contra Siria realizada el jueves pasado cuenta con el apoyo de la mayoría de las estadounidenses y de paso, ha servido para mover el foco del escándalo de los supuestos contactos entre su campaña y la inteligencia rusa, el llamado ‘Rusiagate’.

En una encuesta de la cadena CBS realizada entre el viernes 7 (día siguiente del ataque) y el domingo 9 de abril, el 57% de los encuestados dijo apoyar la acción presidencial de atacar con misiles Tomahawk instalaciones de la fuerza aérea siria de la que Washington asegura que partió el ataque con armas químicas contra un pueblo del oeste del país el martes pasado que dejó unos 80 muertos.

La misma encuesta muestra también un leve repunte en la popularidad del presidente, de 43%, una recuperación de 3 puntos respecto a la semana previa. Trump es el presidente que más rechazo ha tenido en los primeros días de su gobierno, un periodo que suele conocerse como la ‘luna de miel’.

Pese al respaldo a la acción puntual de castigo al presidente bashar al-Asad en Siria, hay poca disposición entre los encuestados a respaldar una escalada militar en la zona. Solo un 18% dijo estar de acuerdo con el despliegue de tropas estadounidenses para detener la guerra civil siria.

El respaldo no es un cheque en blanco. El 70% asegura que el presidente necesita la autorización del Congreso para tomar medidas adicionales. Entre quienes se identifican como republicanos esa cifra es igualmente alta: el 50%.

Otro asunto es la confianza en la capacidad de Trump de manejar la crisis siria. El 80% de los republicanos creen que será capaz de lidiar con ella, mientras que el 84% de los demócratas piensa exactamente lo contrario, que no sabrá manejarla.