CIDH destaca “avances importantes” en materia de tortura en México


La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) destacó los “avances importantes” en materia de tortura en México con la entrada en vigor de una nueva legislación sobre la materia cuyo cumplimiento pide a las autoridades estatales.

La CIDH se refiere a la Ley general para prevenir investigar y sancionar la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes que entró en vigor el 26 de junio y, dice, materializa los esfuerzos del Estado mexicano en su conjunto para eliminar esta práctica violatoria de los derechos humanos.

“Se trata de un avance sumamente significativo”, dijo la relatora de la CIDH para México, Esmeralda Arosemena de Troitiño, en un comunicado emitido por este organismo dependiente de la Organización de los Estados Americanos (OEA).

En su comunicado, la CIDH también hizo un llamado a las autoridades estatales mexicanas a adoptar todas las medidas necesarias para garantizar la “efectiva implementación de esta ley”.

En su último informe, en marzo del pasado año, la CIDH expresó su “profunda preocupación respecto a la práctica de torturas y tratos crueles, inhumanos y degradantes, en particular su uso frecuente sobre personas detenidas, antes que sean puestas a disposición de un juez”, recordó el organismo.

Entonces, como antes había hecho el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, la CIDH recomendó al Estado mexicano la adopción de una Ley General de Tortura.

“La ley establece la absoluta prohibición de la tortura, así como la prohibición del uso de pruebas obtenidas mediante torturas, sin excepciones. Esto da cumplimiento a las recomendaciones” incluidas en ese informe, agregó Arosemena de Troitiño.

Esta ley contra la tortura “tiene el potencial de marcar un antes y un después” en cuanto al respeto de los derechos humanos de los detenidos, dijo la Comisión, que instó al Estado mexicano a “invertir los recursos financieros necesarios para su aplicación” en todo el país.