El delito que está destronando al narcotráfico


El robo de hidrocarburos en México se convirtió en un negocio rentable, a veces más que las drogas, y representa la segunda fuente de ingresos del crimen organizado, dijeron a Efe el investigador Armando Rodríguez Luna y el senador Roberto Gil Zuarth.

“Es una actividad muy redituable, un negocio más lucrativo, en sus periodos de mayor éxito, que las drogas”, dijo Rodríguez investigador sobre crimen organizado en el Colectivo de Análisis de Seguridad con Democracia (Casede).

Gil, del grupo parlamentario del conservador Partido Acción Nacional (PAN), explicó a Efe que este delito es tan grave que ya representa “el segundo ingreso más importante del crimen organizado” en el país.

“El crimen organizado dejó de lado el negocio del tráfico de estupefacientes y se dedica a un negocio de enorme rentabilidad (el robo de combustibles), de más de 20.000 millones de dólares”, apuntó el legislador.

Datos del medio digital Animal Político divulgados en febrero pasado señalaron que en el periodo 2009-2012, la empresa estatal Petróleos Mexicanos (Pemex) tuvo pérdidas por 62.761 millones de pesos (3.291 millones de dólares) debido a fugas y robo de combustible.

Las pérdidas suman ya 97.000 millones de pesos (unos 5.086 millones de dólares) en el Gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, iniciado en diciembre de 2012, según datos presentados por Gil para pedir la comparecencia en el Senado de funcionarios del sector energético.