Drones letales para la policía de Estados Unidos


No es una película de ficción ni tampoco una operación militar con fuego real en Irak contra el Estado Islámico. Las fuerzas de seguridad en Estados Unidos empiezan a tener la luz verde para utilizar drones armados para la prevención del crimen. El comité judicial del parlamento de Connecticut acaba de adoptar una propuesta legislativa que permitirá a la policía equipar estos dispositivos con armas letales.

La disposición legal es pionera en el país en el que la constitución reconoce al ciudadano el derecho de tener una pistola o un rifle para poder defender su propiedad ante cualquier amenaza. La idea es poder utilizar estos drones para localizar a individuos, reducir a un criminal, desmantelar un artefacto explosivo o derribar, incluso, otro dispositivo autónomo armado utilizado por terroristas.

La legislación fue aprobada por el comité jurídico con el apoyo de los republicanos y demócratas. El margen fue además abrumador, con 34 votos a favor y siete en contra. Dakota del Note ya legalizó el uso de drones armados hace dos años pero solo pueden utilizar tecnologías que no sean letales, como balas de goma y gas lacrimógeno. La iniciativa en Connecticut no recoge estas restricciones.

La protesta de los defensores de las libertades civiles fue inmediata e intentan torpedearla. “Esto no tiene precedentes”, denuncian desde la American Civil Liberties Union (La Unión Estadounidense por las Libertades Civiles), la organización que está utilizando toda la artillería legal para parar el decreto migratorio de Donald Trump. El debate sobre los drones armados es intenso. “Es un problema real”, añaden los activistas, “esto no nos hace más seguros”.