EEUU acusa a Assad de asesinar a miles de prisioneros


El gobierno de Donald Trump acusó el lunes al gobierno sirio de asesinar a miles de prisioneros y de quemar sus cadáveres en un enorme crematorio afuera de la capital. Además, endureció las críticas hacia Irán y Rusia por apoyar al régimen sirio.

Las acusaciones fueron hechas en momentos en que el presidente Trump está evaluando opciones para Siria, después de que el mes pasado ordenó el bombardeo de una base aérea del gobierno en respuesta a un supuesto ataque de armas químicas contra civiles.

Sin embargo, el mandatario estadounidense no ha planteado una estrategia más amplia para poner fin a la guerra en Siria o para retirar a Bashar Assad del poder. Estas interrogantes seguramente surgirán cuando Trump se reúna el lunes con el príncipe de Emiratos Árabes Unidos.

El Departamento de Estado dijo que unos 50 detenidos son ahorcados cada día en la prisión militar de Saydnaya, a unos 45 minutos de Damasco. Agregó que muchos de los ejecutados son incinerados en el crematorio.

“Creemos que la construcción del crematorio es un intento de encubrir las inmensas masacres que están teniendo lugar en la prisión de Saydnaya”, declaró Stuart Jones, el principal diplomático estadounidense en Medio Oriente.

La oficina estadounidense dio a conocer fotografías tomadas por satélite que, según el Departamento, muestran un inmueble del complejo de la prisión que ha sido modificado para dar soporte al crematorio.

Las fotos, que se han ido tomando a lo largo de varios años a partir de 2013, no muestran de manera inequívoca que se trate de un crematorio, pero muestran una construcción que se ajusta a ese tipo función. Una foto, tomada en enero de 2015, muestra que la nieve encima del techo se ha derretido debido al calor.

El régimen del presidente Assad “se ha hundido en un nuevo nivel de depravación” con el apoyo de Rusia e Irán, dijo Jones. Agregó que “estas atrocidades llevadas a cabo por el régimen sirio fueron realizadas aparentemente con el apoyo incondicional” de esos dos países.

El diplomático exhortó a ambos países a usar su influencia sobre Siria para hacer cumplir un cese al fuego e iniciar un proceso de diálogo político.

La vocera del Departamento de Estado Heather Nauert dijo que el jefe de dicha oficina, Rex Tillerson, fue “firme y claro” cuando se reunió la semana pasada con el canciller ruso Sergey Lavrov en el sentido de que “Rusia tiene una tremenda influencia” sobre Assad.

La guerra en Siria ha dejado más de 400.000 muertos desde que comenzó en 2011. Ha contribuido a la peor crisis de refugiados desde la Segunda Guerra Mundial y al surgimiento del grupo extremista Estado Islámico como amenaza terrorista mundial.

A finales de esta semana Trump viajará a Oriente Medio en su primera salida al extranjero como mandatario.