EEUU, Rusia llegan a acuerdo sobre Siria


Estados Unidos y Rusia llegaron a un acuerdo para cesar el fuego en el suroeste de Siria, informaron el viernes tres funcionarios estadounidenses tras la primera reunión del presidente Donald Trump con el mandatario ruso Vladimir Putin.

El acuerdo establece un nuevo nivel de participación para Estados Unidos para tratar de resolver la guerra civil que azota a Siria. Aunque los detalles del trato y el cómo se va a implementar no se dieron a conocer, el cese del fuego tendría efecto el domingo al mediodía, hora de Damasco, Siria, señalaron funcionarios estadounidenses quienes no tenían autorización de hablar sobre el acuerdo públicamente y por tal razón pidieron permanecer anónimos.

Jordania e Israel también forman parte del acuerdo, dijo uno de los funcionarios. Los dos aliados de Estados Unidos comparten frontera en el sur de Siria y estaban preocupados por la violencia que la guerra civil estaba derramando en los límites.

Este acuerdo está separado de las zonas de escalamiento que se crearían bajo un trato roto por Rusia, Turquía e Irán a principios del año. Estados Unidos no era parte de ese acuerdo. Las pláticas en Astaná, Kazajistán para ponerle fin al fuego no tuvieron ningún resultado.

Ceses de fuego anteriores fallaron para reducir la violencia de una vez por todas y no está claro cómo este nuevo acuerdo va a mejorar la situación.

A principios de semana, las fuerzas militares sirias dijeron que interrumpirían sus operaciones de combate en el sur del país por cuatro días, previo a una nueva ronda de conversaciones patrocinadas por Rusia en Astaná. Esa acción contemplaba las zonas de Daraa, Quneitra y Sweida. El gobierno sirio extendió que cesaría el fuego, el cual está programado para finalizar el domingo, un día antes de que el acuerdo entre Rusia y Estados Unidos entre en vigor.

El nuevo acuerdo anunciado el viernes no tiene plazo definido, dijo un funcionario estadounidense. Tanto Estados Unidos como Rusia siguen trabajando en los detalles mientras Trump y Putin concluyeron con su reunión de más de dos horas.

Estados Unidos y Rusia han apoyado lados contrarios en la guerra de Siria. Mientras que Moscú estaba de lado del presidente sirio Bashar Assad, Washington apoyó a los rebeldes que peleaban en contra del mandatario. Ambas naciones se oponen al Estado Islámico.