Fiscales de Nueva York piden a Inmigración que pare arrestos en tribunales


El fiscal general de Nueva York, Eric Schneiderman, y el del distrito de Brooklyn, Eric González, pidieron al Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) que deje de hacer redadas en los tribunales estatales.

Los arrestos e intentos de arresto por parte del ICE en las cortes han aumentado aproximadamente cinco veces este año en comparación con 2016 y un número creciente de víctimas han expresado su renuencia a seguir adelante con los procesos judiciales por temor a ser deportados, advirtió González en conferencia de prensa conjunta.

Los arrestos y deportación de indocumentados son una prioridad en la agenda del presidente Donald Trump desde que tomó posesión del cargo el pasado enero.

Entre los casos a los que se ha referido González figura el de William Siguencia Hurtado, de 34 años, casado con una ciudadana con la que tiene dos hijos, arrestado el pasado 29 de junio tras haber testificado en dos juicios por asesinatos en Brooklyn.

El inmigrante, que trabaja como taxista y ha vivido en este país desde 2012, ayudó a la policía a detener a dos personas que fueron acusadas por el asesinato de un hombre de 20 años.

En otro caso, su testimonio a la fiscalía de Brooklyn culminó en la presentación de cargos contra tres sospechosos de asesinato, que posteriormente se declararon culpables.

El fiscal interino de Brooklyn considera que Siguencia Hurtado, detenido en una cárcel federal en Manhattan, “es un héroe” y pidió su inmediata excarcelación. La esposa del inmigrante ha estado intentando obtener una visa para éste.

“Las autoridades federales afirman que están haciendo a América segura otra vez, pero sus políticas de aplicación de las leyes de inmigración nos están haciendo a todos menos seguros”, afirmó González.

“No debemos permitir que un gran número de nuestros residentes vivan en las sombras y dejen de cooperar con las agencias de aplicación de la ley. La administración Trump está creando esta peligrosa realidad”, argumentó.

Por su parte Schneiderman señaló que convertir a los inmigrantes en un blanco en los tribunales “socava nuestro sistema de justicia penal y amenaza la seguridad pública”.

“Si la administración Trump continúa arrestando a la gente en el corazón de nuestro sistema de justicia, los inmigrantes tendrán menos probabilidades de servir como testigos o reportar crímenes, y eso nos deja a todos en riesgo”, aseguró el fiscal general.

Una reciente encuesta del Proyecto de Defensa del Inmigrante reveló que en lo que va de año se han dado unos 60 arrestos e intentos de detención en los tribunales, de los que ocho fueron efectuados en Brooklyn.

En 2016 sólo se reportaron 11 arrestos y 14 en 2015.

Las operaciones de ICE se han expandido y la agencia también está realizando arrestos en los tribunales de Familia, en el de Intervención de Tráfico de Humanos y el Tratamiento de Salud Mental, de acuerdo con los fiscales.

Los arrestados han incluido a inmigrantes con el estatus de residentes permanentes, a víctimas de violencia doméstica y personas que comparecieron por delitos menores.

Indicaron además en un comunicado conjunto que pese a que Inmigración y Aduanas ha designado ciertos lugares como escuelas, instalaciones médicas e iglesias como “lugares sensibles”, donde no realiza arrestos, hasta ahora se ha negado a incluir a los tribunales en esa lista.