La PGR, un balazo en el pie


A la familia de Josefina Vázquez Mota le publicaron una averiguación penal por presunto lavado de dinero justo cuando ella contiende contra el PRI en el Estado de México.

¿Otra vez la Procuraduría General de la República convertida en instrumento político para dañar a los adversarios del partido gobernante?

¿No que era lo de menos que el procurador hubiera sido hasta hace poco senador del PRI?

El país ha pagado muy caro el manoseo de los aparatos de investigación y de justicia con fines políticos.

Y ese pago ha sido con cargo a la credibilidad de las instituciones.

Un diario capitalino, El Universal, publicó un texto que señala que tanto el padre como seis hermanos de la candidata del PAN al gobierno del Estado de México habrían recibido recursos de empresas fantasmas (o eso me pareció entender).

Y por alguna razón que no se comprende, se menciona a la empresa Comex.

¿Qué tiene que ver Comex en ese asunto, cuyos propietarios no son los señores Vázquez Mota?

Si hay algo de cierto en esa investigación, debe actuarse cuando esté finalizada y castigar a los responsables en caso de que los haya.

Pero la PGR decide que es mejor filtrar esa averiguación a un periódico cuando aún está en curso, con lo que se vulnera el debido proceso y la presunción de inocencia de los señalados.

Bien por el diario si ganó la nota, pero qué mal por las autoridades que filtran lo que investigan… por motivos partidistas.

No hay que ser clarividente para entender que el golpe procura efectos mediáticos y políticos, no de justicia.

El problema de Josefina Vázquez Mota es que contiende contra el PRI en el Estado de México y en ese partido han decidido aniquilarla políticamente.

Tal vez se equivocan de adversario, o tal vez no. El punto es otro: el uso de los aparatos de procuración de justicia con fines electorales.

Ya el PRD, que contiende en el Edomex con candidato propio, se colgó del tema con el anuncio de una demanda penal contra Josefina por lavado de dinero.

De esa manera el tema, que parte de una denuncia sin nada comprobado, adquiere una dimensión mayor. Se denuncia a Josefina directamente.

Estamos ante la peor combinación posible: elecciones con la intromisión de los órganos encargados de procuración de justicia para denostar a uno de los contendientes.

Las elecciones seguirán su curso con los reclamos y quejas correspondientes ante los órganos competentes, aunque el daño a la procuración de justicia ya está hecho.

Esta filtración se da, también, en medio de la discusión en el Congreso sobre la designación del nuevo fiscal general de la República, que tendrá autonomía y será transexenal.

¿Se podrá confiar en el actual procurador para ser un fiscal que perdure más allá de 2018?

¿Se puede llegar a las elecciones presidenciales con un procurador, o fiscal, que es jugador activo en los comicios?

De Raúl Cervantes siempre ha habido muy buenas referencias, pero esta filtración parece dar la razón a sus críticos.

Un balazo en el pie, pues.