103°F
weather icon Clear

“Fiddler on the Roof” llegará a Las Vegas a principios de junio

“¡Tradición, tradición, tradición!”

El peso de la intención de la palabra insiste en que se llame por tres, como si cada eco hiciera una nueva demanda: una para la tradición religiosa, una para la cultura y otra para la familia.

Fue considerado así por primera vez en 1905 por Tevye, el padre de “Fiddler on the Roof” de Broadway.

Y aún hoy es visitado por padres en todas partes, y en particular por el actor israelí Yehezkel Lazarov, quien interpreta a Tevye en la producción de la gira de “Fiddler”, que debutará en el Centro Smith en junio.

Para Lazarov, la historia de un padre judío que aprendió a navegar la constante lucha entre la tradición y un mundo cambiante es particularmente conmovedora.

Durante los 10 meses que estará interpretando a Tevye, esposo y padre de hijas jóvenes, se le unen en el camino su propia esposa y sus hijas.

“Profesionalmente, el espectáculo ha sido increíble”, dice Lazarov. “Personalmente, traer a mi esposa e hijas ha sido la experiencia más hermosa que tuvimos como familia”.

Tradición

El musical de 1964 se centra alrededor de Tevye y sus cinco hijas en un pequeño pueblo judío en Rusia en 1905. Mientras Tevye anhela mantener las estrictas tradiciones de su fe y aislar a su familia de las influencias externas, sus hijas se enamoran, cada una de ellas con un hombre más alejado de las costumbres preferidas de Tevye.

Cuando sus dos hijas mayores se casan con los hombres que aman, en lugar de los hombres que el casamentero del pueblo organizó para ellas, Tevye se indigna pero finalmente cede y bendice a las uniones.

Su hija, Chava, se enamora de un joven que no es judío, lo que demuestra ser la tradición que Tevye no puede comprometer. La escena termina cuando Chava se derrumba al suelo llorando por Papá mientras él sale del escenario.

En la escena final, a las familias en Anatevka se les dice que están siendo expulsadas de la aldea y tienen tres días para abandonar su hogar.

Aunque la historia se centra en un pequeño grupo de personas hace mucho tiempo, Lazarov dice que la historia sigue siendo poderosa en la cultura moderna porque todos nos relacionamos con sus temas.

“La nube de la tradición está en toda la obra”, comenta. “Todos tenemos tradiciones, siempre decimos que es relevante para las personas que necesitan salir de su hogar o para cualquier persona que haya tenido un diálogo interno hablando con Dios”.

Tevye viaja de un hombre tradicionalmente religioso a uno que evoluciona a través de la influencia de sus hijas.

“Es una alegoría a la humanidad. Todos debemos tratar de desarrollarnos desde donde venimos, en dónde estamos hoy y dónde necesitamos estar”, señala. “La tradición es agradable, pero solo mientras no lastime a nadie”.

Como un hombre más joven, Lazarov se separó de la tradición de su propia familia cuando se enamoró de una mujer no judía. Cada noche, cuando ve a Chava llorando en el suelo, se ve a sí mismo a través de los ojos de su propia familia.

“Esta vez”, dice Lazarov, “estoy llorando de estar orgulloso de tener el poder de luchar contra la vieja y oscura forma de pensar tradicional”.

De gira

Lazarov inicialmente temió la posibilidad de viajar con su familia durante tanto tiempo, pero dice que pronto se disipó.

Cuando las niñas no están en la escuela en casa, la familia visita el museo de arte de cada ciudad, luego el museo de ciencias y, si lo hay, el zoológico. Por la noche, las chicas asisten a cada estreno en un nuevo lugar.

“No puedo creer lo bueno que es”, agrega Lazarov. “Después de un tiempo, es como una ola larga y hermosa que te lleva a una costa segura”.

Él dice que las niñas han sido abrazadas por la familia del teatro “Fiddler”. Y como hijas de un padre actor/director y una madre diseñadora de vestuario, no es de extrañarse que Yali, Emma y Romi hayan puesto sus ojos en la actuación.

“Entonces, tendremos que lidiar con eso más adelante”, añade Lazarov con nostalgia. “No pasará mucho tiempo hasta que tengamos que liberarlas para que conquisten todo lo que tienen delante”.

Hermosos momentos

A pesar de que la obra ganadora del Premio Tony toca ideas pesadas, Lazarov recuerda reírse al leer el guión, sin haberse dado cuenta de lo gracioso que es el diálogo.

“Por encima de todo”, dice, “tiene canciones hermosas, increíbles y un baile hermoso”.

Es probable que el público reconozca canciones famosas como “If I Were a Rich Man” y “Sunrise, Sunset”.

Un punto alto de la gira fue cuando sus padres vinieron a su show en Los Ángeles.

“Desde que tenía 8 años, me llevaban a espectáculos y ensayos. Entonces de repente me vieron en Hollywood. Fue un momento hermoso en mi vida”.

Cuando la gira concluya a finales de este año, Lazarov y su familia planean regresar a Israel y compilar un libro de fotos de su tiempo en EU y sus numerosos museos.

“Me levanto por la mañana y rezo, pero vivo con una esposa no judía”, destaca Lazarov. “Y todos los que están en mi vida aceptan y aman, y así es como la tradición debería tener lugar en mi vida”.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.