84°F
weather icon Partly Cloudy

El viaje del nuevo perro de terapia para los bomberos de Las Vegas comenzó en Corea del Sur

El miércoles por la tarde, el Departamento de Bomberos de Las Vegas presentó a su nuevo miembro, que ya resultó ser un niño muy bueno.

Blaze, una mezcla de labrador negro y golden retriever de cinco meses de edad, fue presentado ante la alcaldesa Carolyn Goodman y el gobernador Steve Sisolak como el futuro perro de terapia del departamento en Fire Station One, ubicado en 500 N. Casino Center Blvd. Blaze se reportará a trabajar con su adiestrador, bombero y paramédico Tony Brown, después de que haya completado la terapia de entrenamiento con perros.

Blaze fue donado por Retriever Rescue of Las Vegas después de que su madre sobrevivió a un incendio en Corea del Sur, informó Brown, quien ha trabajado con el departamento durante tres años. Horas después de que la perra fue rescatada del incendio forestal, dio a luz a Blaze y a otros cinco cachorros, quienes fueron rescatados, transportados a Las Vegas y dejados en manos de Retriever Rescue.

“En febrero casi no sobrevivo al incendio”, indicó Brown. “Ambos sobrevivimos y nos unimos por esa razón”.

La madre de Blaze llamada Hope y sus hermanos, ahora tienen hogares en el valle de Las Vegas, informó Danielle Roth, presidenta de la organización de rescate.

Roth dijo que decidió donar a Blaze al departamento de bomberos después de enterarse de los problemas de salud mental que enfrentan los primeros auxilios.

“Nuestros bomberos tienen cuatro veces más probabilidades de quitarse la vida que de morir en un incendio”, declaró el miércoles ante la multitud en la estación de bomberos. “Para mí, eso dio en el blanco”.

La organización de entrenamiento de perros “Sit Means Sit” entrenará a Blaze, mientras que Caring Angels Therapy Dogs ayudó a organizar su donación al departamento.

Sisolak determinó que era apropiado que el mundo conociera a Blaze en el aniversario del 11 de septiembre y mientras se acerca el segundo aniversario del tiroteo masivo del 1º de octubre.

“Vi de primera mano después del 1º de octubre el efecto que puede tener un perro de terapia”, enunció. “Un perro de terapia puede trabajar con los individuos, ya sean nuestros primeros auxilios o la familia, cuando nadie más puede pasar”.

Goodman también habló sobre el trauma que las tragedias como el 11 de septiembre y el 1º de octubre pueden infligir a los socorristas, y mencionó que estaba contenta de que los bomberos de la ciudad ahora tengan un nuevo amigo que los ayude a enfrentar las dificultades del trabajo.

Blaze vivirá con Brown y se reportará a trabajar con él a partir de enero en Fire Station 43, cerca de Smoke Ranch Road y Torrey Pines Drive. Acudirá a las escenas como un “miembro de apoyo” para ayudar a los equipos convocados a eventos traumáticos, recalcó Angela Leath, administradora de intervención de crisis del departamento.

“Nuestros equipos son los que ves llegar cuando hay un niño ahogado, o si hay un tiroteo, o si alguien sufre un accidente automovilístico grave y necesitan ser removidos de su vehículo”, detalló.

“Los equipos realizan estas llamadas a diario y ven cosas que la mayoría de nosotros ni siquiera podemos imaginar”, subrayó.

Después de que Blaze se presente a trabajar, es de esperarse que el departamento pueda agregar más perros de terapia, anunció Leath. Se ha demostrado que los perros ayudan con los niveles de estrés y la salud mental, lo que Leath aseveró que es tan importante como la salud física de los socorristas.

“La investigación reciente sugiere que los primeros auxilios tienen el mismo riesgo que los veteranos de combate para desarrollar Trastorno de Estrés Post-Traumático”, concluyó, y luego agregó que “Debemos comenzar a cuidar a las personas que nos cuidan”.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.