Amanda Bigson de Las Vegas regresa a los juicios estadounidenses con metas olímpicas

Nunca pensé que Eugene, Oregón quedara cerca al trecho del hogar de Amanda Bingson. Allí empezó su trayectoria como atleta olímpica, sólo tiene 26 años, y sin duda alguna ya sobre pasado el punto de partida. Esto se llevó a cabo hace cuatro años en Londres, donde ella llegó satisfecha de haber sido incluida entre aquellos que lucían boinas y chaquetas de Ralph Lauren como parte de el equipo estadounidense que caminaba hacia la ceremonia de inauguración en el estadio olímpico.

Bingson siempre ha estado un paso más adelante cuando se trata de estas cosas y eso incluye haber posado desnuda para la revista ESPN.

Bingson ha indicado que, en estos juegos de Rio 2016, ha llegado el momento en el cual ella declara que dejará una marca en sus giros, rotaciones, y velocidad.

La estudiante local graduada de Silverado High School quien asistió a su primer evento en su primer año en la universidad de UNLV mantiene el record americano del lanzamiento de martillo. En los juegos que se llevarán a cabo al cierre de esta edición de El Tiempo el estadio Hayward, ella será una de las favoritas, donde se calificará para las rondas finales del lanzamiento de martillo.

Los tiros son los únicos eventos que se programaron para el miércoles, lo que significa que habrá más sillas vacías que llenas. Estos eventos se conocen por sus lesiones catastróficas, (traducción: la muerte) para los que están en la zona peligrosa del campo. Es una mejor idea que no halla tanta gente mientras que lanzan y van cayendo los martillos a altas velocidades.

“Usualmente estamos lejos del público, pero se siente bien el hecho de estar en un estadio, no importa cuántas personas vengan a ver”, dijo Bingson. “Yo vine a hacer lo que tengo que hacer y lanzaré lo mejor que pueda sin importar quién esté mirando”.

“Mis metas han cambiado drásticamente desde el 2012, cuando me contentaba con el solo hecho de estar en el equipo. Pero en los estándares americanos eso no es suficiente. Tienes que ganar. Lo primero que te dicen es, ‘¿y tu medalla?’ Eso es lo único que importa y mi empuje. No estoy entrenando para ser la mejor esta semana, yo entreno para ser la mejor y punto”.

Este no es un deporte que llame mucho la atención entre el público femenino en Estados Unidos, a diferencia, en el este de Europa las niñas son escogidas desde la primaria, las mandan a entrenar a centros específicos y después cuentan con apoyo financiero. En EE.UU., las lanzadoras de martillo que logran contar con suerte, son patrocinadas (Bingson es una de ellas con Nike) y les pagan los tres meses del año en el que compiten pero los otro nueve meses ellas tienen que ver por sí solas.

“Somos un poco diferentes a los demás atletas, como por ejemplo, Kobe Bryant”, dijo Bingson.

El lanzamiento de martillo femenino empezó en los juegos olímpicos del 2000. Hasta la fecha, no se ha recaudado ninguna medalla olímpica en esta área deportiva.

El miércoles Bingson será acompañada por Gwen Berry, quien durante el mes de mayo estableció el record americano de 76.31 metros, o 250 pies con 4 pulgadas. Pero Berry en ese entonces declaró que había usado un medicamento de asma que estaba prohibido y fue sancionada tres meses por dopaje, y su tiro fue ignorado. Pasados los tres meses, la semana pasada calificó para volver a participar.

Eso significa que Bingson todavía mantiene el record de 75.73 metros, o 248 pies y 5 ¼ pulgadas. El record mundial es de 266 pies, por la polaca Anita Wlodarczyk, quien será la favorita en Rio. Aun cuando Bingson no calificó en Londres, pocas mujeres estadounidenses han logrado atraer la atención que ella ha logrado.

Eso nos lleva a hablar de su desnudo.

Su foto fue el ejemplo perfecto de que los atletas mundiales vienen de todas las formas y tamaños, no todos tienen los torsos marcados que esperamos ver.

“Yo soy gruesita”, dijo ella. “Lo acepto y me encanta”.

“No creo que la portada me halla cambiado, pero sí dio a conocer el deporte y eso es emocionante”, dijo Bingson. “Tengo una razón clave por la cual me hice un tatuaje de los aros olímpicos; quiero ser la primera mujer estadounidense en llevarse una medalla en es este deporte. Aun no nos ven como una amenaza, y yo voy a cambiar eso”.

 

LO MÁS RECIENTE
Eventos

You May Like