Apertura Marshawn Lynch de los Raiders tienda ‘Beast Mode’ en Las Vegas con su familia

A unos meses de haber ganado el Super Bowl XLVIII, Marshawn Lynch estaba empacando y etiquetando cajas en un departamento estrecho en Oakland. Con el sudor goteando, Lynch buscó un conjunto de ropa de su hermana, Marreesha. Mientras maniobraba de vuelta a su estación, Lynch a menudo se codeaba con dos amigos cercanos, Rell Reed y “Swiv”.

“Fue como una maquiladora allí”, recordó Marreesha, conocida como “Lemon”.

Después de cada traspaso de Marreesha, Lynch evadió los obstáculos para asegurarse de que la operación “Beast Mode” funcionara sin problemas. Probablemente le fue más fácil evitar el contacto contra los Denver Broncos durante el gran juego. Los Seattle Seahawks derrotaron a los Broncos por 43 a 8 en 2014 para convertir al nativo de Oakland en un campeón mundial.

Cuatro años después, Lynch también es un exitoso emprendedor y fundador de Beast Mode Apparel, una línea de ropa con tres tiendas físicas y una en línea. Dos se abrieron en 2016, una en Oakland y la otra en Seattle, donde Lynch jugó durante seis temporadas.

Ahora como corredor de los Raiders, tiene su tercer tienda aperturada este mes en Town Square Las Vegas.

“Cuando estábamos en el departamento, solíamos enviar los pedidos y rápidamente se volvieron abrumadores, así que este era el siguiente mejor paso”, indicó la madre de Lynch, Delisa, sobre la expansión.

Con el apodo “Beast Mode” de Lynch convirtiéndose en un nombre familiar, los hermanos decidieron usar ese nombre para su negocio. Marshawn tuvo la visión y Marreesha la ejecución.

El viejo Lynch podría haber pagado fácilmente a alguien más para comenzar la empresa. Pero esa no es la manera “Town Bizzness”, una frase que a Lynch le gusta decir para recordar a los demás de dónde vino.

Lynch, de 32 años, escapó de la pobreza mientras crecía en North Oakland. Empezó desde abajo y luchó para llegar al estrellato de la NFL, pero no lo hizo solo. Sus tres hermanos estaban a su lado, mientras que Delisa Lynch trabajaba en dos empleos para apoyarlos.

Esa es la forma en que Lynch quería ejecutar su puesta en marcha, haciendo el trabajo duro con sus seres queridos.

“Tenemos un equipo sólido a nuestro alrededor”, afirmó Lynch. “Cuando surgió la visión, dije, ‘Presiona play’ y lo hice funcionar”.

Cuando se abrió el sitio web de Beast Mode, la mercancía desapareció después de la primer hora.

“Al principio, hicimos esto solo para probarlo”, comentó Marreesha Lynch. “No estábamos seguros de cómo sería pero todo se vendió”.

Así es como la familia Lynch y sus dos amigos cercanos terminaron trabajando incansablemente en un departamento pequeño en Oakland para satisfacer la demanda.

Obtuvieron las recompensas en la gran inauguración de Las Vegas mientras Lynch saludaba a los clientes afuera mientras montaban en bicicleta y bailaban frente a una furgoneta de Beast Mode. Reed caminó con una botella de Hennessy para disfrutar de las festividades.

En cuanto a Marreesha, ella estaba detrás del registro todavía presionando.

Hogar lejos del hogar

Hace un año, Marreesha le dijo a su hermano mayor que era hora de abrir otra tienda de Beast Mode y que Las Vegas sería el lugar perfecto.

Ella también quería trabajar en la tienda de Las Vegas.

“Pensé que estaba bromeando”, expresó Marshawn Lynch, quien tiene un tatuaje que dice “Lemon” en la parte superior de su mano. “Ella dijo: ‘No, hablo en serio.’ Entonces, me puse al cuerno con el equipo y les dije que comenzaran a moverse en Las Vegas”.

El 1 de septiembre, siete días antes de su cumpleaños número 30, Marreesha abrió la tienda de Vegas como CEO.

“Ella esta trabajando, está ejecutando todo”, exclamó un emocionado Marshawn.

Las Vegas se está convirtiendo en un segundo hogar para la familia Lynch. Marreesha se mudó recientemente a una casa en el sur de Nevada.

Mamá Lynch planea visitarla a menudo, pero no se irá de Oakland.

“Todavía estoy en la Bahía, no me iré de la bahía, pero sí me gusta visitar aquí”, aseguró Delisa Lynch.

Jugando en Las Vegas

Delisa Lynch puntualizó que le encantaría ver a su hijo jugar en Las Vegas cuando los Raiders se reubiquen en 2020 y se muden a un estadio abovedado fuera del Strip.

Lynch, quien está comenzando su temporada número 11 en la NFL, no se ve jugando así de largo.

“No creo que lo tenga dentro de mí”, determinó Lynch, quien fue seleccionado por los Buffalo Bills en la primera ronda del draft de la NFL de 2007. “Creo que mi tiempo va a terminar mientras están en Oakland, pero a esos muchachos que vienen aquí, les deseo lo mejor”.

Un periodista le reportó a Lynch que parecía que le quedaba mucho en el tanque durante una carrera de touchdown de 60 yardas en la pretemporada el mes pasado que fue devuelto.

“Eso es todo lo que tuve, fue esa (improperio) jugada”, explicó Lynch, posiblemente bromeando. “No quiero que nadie se ilusione con eso. Así que no me reclutes en la fantasía”.

El único juego de Lynch jugado en Las Vegas podría terminar siendo el Las Vegas Bowl 2005 en el estadio Sam Boyd. Si ese es el caso, fue uno bueno.

Lynch corrió para tres touchdowns y 195 yardas para llevar a California a una victoria de 35 a 28 contra Brigham Young.

Delisa Lynch se llevó a casa el trofeo de MVP de Las Vegas Bowl de su hijo. En 2016, Lynch fue incluido en el Salón de la fama de Las Vegas Bowl.

“Diría que Vegas ha sido buena conmigo”, concluyó Lynch.

Para más de los Raiders: Siga toda nuestra cobertura en línea de los Raiders en eltiempolv.com/RaidersNFL y en @NFLinVegas en Twitter.

LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like