Brian Slatkin, sangre rusa, corazón latino

A la oficina del ginecólogo Brown de San José, California llegaron Jack con su esposa Evelyn quien padecía de fuertes dolores abdominales. Rápidamente, la trataron de ingresar en la emergencia médica del hospital local cuando un estudio detectó un avanzado estado de embarazo. “Lo increíble es que a mi mamá le habían dicho que era infértil y que nunca iba a tener hijos” dice Brian sonriendo. Nueve meses más tarde, el milagro se hacía realidad. En el hogar de aquel manager del Poker Room y de la Chip Girl del Bicycle Club Casino de Gardenia nacía el que con los años sería el único hijo de aquel matrimonio y al que llamarían Brian. En todo ese tiempo, Jack jugaba béisbol profesional con los Pittsburg Diamonds de la Liga Far West de Baltimore. Tiempo después, abandona la práctica activa del deporte y acepta una oferta de un casino del Down Town de Las Vegas y la familia se mueve a nuestra ciudad.

Con 4 años de edad, Brian ingresa a la escuela elemental donde comienza su relación con la comunidad latina, en especial mexicanos y centroamericanos; más tarde ya en la escuela secundaria estudia español 1, 2 y 3 para adoptar el español como su segunda lengua, la que habla sin ningún tipo de acento.

En lo estrictamente deportivo, comienza a jugar béisbol y baloncesto aprovechando su físico privilegiado, tal vez producto de los genes paternos. “Cuando empecé a jugar baloncesto, mi amigos se sorprendían porque yo encestaba desde atrás de la línea de tres puntos con tremenda facilidad”, dice Brian a lo que agrega, “Cuando me gradué de la universidad, me fui a vivir a Victorville, California donde jugué con algunos que más tarde, fueron destacados profesionales del baloncesto. En la actualidad, Brian entrena jóvenes de varios centros comunitarios y ayuda a mantenerlos fuera del peligro de las calles y las drogas.

Eventos

You May Like