Bryce Harper gana el Home Run Derby frente a la multitud local

WASHINGTON – Bryce Harper entusiasmó a la afición local y seguramente enorgulleció a su padre, al ganar el All-Star Home Run Derby el lunes por la noche con una excepcional demostración de poder que lo llevó más allá de Kyle Schwarber de los Chicago Cubs 19 a 18.

Harper golpeó la explosión ganadora del concurso en tiempo extra, la recompensa por realizar dos jonrones de al menos 440 pies durante los 4 minutos de regulación. Después de conectarse con el ganador del juego, el bateador de los Nationals de Washington lanzó su bate al aire y apuntó con ambos dedos índice hacia el cielo mientras una lluvia de serpentinas llovía sobre la multitud de 43 mil 698.

El seis veces All-Star arregló para que su padre, Ron, le presentara en el concurso anual en la víspera del All-Star Game. Harper respondió con una actuación que provocó los mejores vítores de la noche en Nationals Park.

Ha sido una temporada difícil para Harper, que está bateando solo .214 para los decepcionantes Nationals. Ganó un concurso que muchos bateadores evitan, temeroso de que pueda desgastarlos y tirarlos.

Harper solo puede esperar que esto lo ayude a volver a la actividad.

El Jugador Más Valioso de la Liga Nacional 2015 venció a Freddie Freeman de los Braves de Atlanta y Max Muncy de los Dodgers antes de vencer a Schwarber, quinta cabeza de serie, quien presionó con una sólida salida antes de que Harper llegara al plato.

Usando una banda en la cabeza que se asemejaba a la bandera del Distrito de Columbia y mostrando una manga derecha con estrellas y rayas, Harper perdía 18 a 9 con 1:20 por jugar antes de unirse. Hizo un jonrón en nueve de sus últimos 10 swings antes de entrar al tiempo extra.

Horas antes de la sesión, Harper habló con entusiasmo sobre la posibilidad de que su padre le hablara en el concurso. El niño de 25 años dijo que su padre “se desvivía todos los días para mantenernos a mí y a mi familia” y que “ahora poder dejarlo tirar en un estadio de béisbol es lo mejor”.

Harper avanzó a la final con una asombrosa juerga de bateo de bola larga. Venció a Max Muncy de los Dodgers 12 a 4 con 2:20 por jugarse, luego pegó seis cuadrangulares en 47 segundos antes de pedir un tiempo muerto.

Harper volvió a conectar tres jonrones más en 22 segundos, el último de ellos dentro del poste foul del jardín derecho.

La pelea de semifinales entre Schwarber y Rhys Hoskins de Filadelfia fue un thriller. Después de aturdir al mejor sembrado, Jesús Aguilar, de Milwaukee en el primer asalto, Hoskins, octavo preclasificado, arrancó 20 bolas largas para presionar a Schwarber.

Utilizando una subida tardía, Schwarber empujó una pelota tras otra sobre la pared del jardín derecho para obtener una victoria de 21 a 20, con diferencia el enfrentamiento de mayor anotación de la noche.

Los fans aclamaron obedientemente la mayoría de los jonrones durante la primera ronda, pero guardaron sus mejores aplausos para Harper, el último jugador en llegar al plato.

Después de que Freeman conectó 12 jonrones en el lapso de 4 minutos, Harper lanzó seis tiros de al menos 440 pies y aseguró la victoria con un drive al centro mucho antes de que el reloj expirara. Cuando la pelota despejó la pared, Harper, que golpeaba con la mano izquierda, salió de la caja de bateo y empujó ambos brazos en el aire.

Freeman fue el jugador más veterano en el campo con 28 años, y el primer participante de los Braves desde Andruw Jones en 2005.

Aguilar de Milwaukee, líder de jonrones de la Liga Nacional en el descanso, fue eliminado en la primera ronda por Hoskins 17 a 12.

Aguilar golpeó demasiadas bolas al centro inmediato, donde la pared está a más de 400 pies del plato. Hoskins bombeó la mayoría de sus discos en los asientos del lado izquierdo, donde está a 336 pies de la línea.

El partido más emocionante de la primera ronda contó con un tiro al último minuto por Alex Bregman de Houston, quien cayó ante Schwarber 16 a 15. La diferencia fue el par de jonrones que Schwarber golpeó durante 30 segundos de tiempo extra, la recompensa por golpear dos bolas largas de al menos 440 pies.

Bregman, el único representante de la Liga Americana, apareció derrotado cuando quedaba un minuto, pero montó una oleada tardía y perdió cuando su último golpe produjo un impulso que aterrizó en la base de la pared del campo central.

Muncy avanzó al derrotar al sembrado No.6, Javier Baez, de los Cubs 16 a 15. Báez golpeó el tiro más largo del Derby, un pie de 479 pies.

LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like