74°F
weather icon Clear

¡Celebran fuerte los fans de los Golden Knights!

Este Día de los Caídos ciertamente fue memorable para muchos residentes de Las Vegas, ya que sus queridos Caballeros Dorados tomaron el Juego 1 de la Final de la Copa Stanley en la T-Mobile Arena.

Normalmente siendo un día de viaje por el largo fin de semana festivo, el lunes, la gente de Las Vegas en lugar del viaje, estuvieron pegados a sus pantallas de televisión en casa, en bares y en lugares públicos para celebrar. Había muchas camisas y sombreros de caballeros estilo deportivo que compraron en los últimos días o incluso horas.

Jake Taylor estaba vendiendo ropa de los Caballeros en una tienda improvisada frente a una estación de servicio el lunes por la tarde temprano en Spring Mountain Road y Rainbow Boulevard. Taylor, quien llegó de Oklahoma el miércoles para aprovechar la fiebre de los Caballeros que ha infectado el valle, afirmó que vendió más de $3 mil en bienes en tres días.

Chris Kane, residente de Las Vegas, compró una camiseta de Taylor en su camino para ver el juego con aproximadamente ocho amigos en una casa cercana.

“Usualmente estaríamos en el lago en un bote durante el Día de los Caídos disfrutando del clima, pero hoy teníamos que estar aquí para ver a los Caballeros ganar el Juego 1”, dijo Kane con confianza mientras lucía su camiseta negra “Golden Misfits” que costó $20. Predijo correctamente, ya que los Knights vencieron a los Washington Capitals, 6 a 4.

Dolly Rivera saltó de su automóvil para tomar rápidamente una toalla de los Golden Knights en su camino a una fiesta casera de la final de la Stanley Cup con unas 25 personas. Rivera mencionó que todos tomarían un trago cada vez que los Knights anotaran.

En Downtown Summerlin, los empleados de varias tiendas se presentaron a trabajar en camisas de los Knights para apoyar a la ciudad. Diana Silva y Sol Cabrera sirvieron comida en Scratch Mexican Grill de Ori’Zaba en camisetas idénticas de “Campeones de la Conferencia” que compraron recientemente en Costco.

Karyn Phillips y Monica Arbuckle destacaron que era difícil reservar una mesa en un restaurante durante el juego. Eligieron Dave & Buster’s después de que no tuvieron éxito en las mesas de reserva en algunos otros lugares de Summerlin.

“Vamos donde podemos encontrar un asiento, cariño”, confesó Arbuckle. “No había nada disponible”.

Grape Street Cafe ofreció botellas de $100 de Cabernet Sauvignon de los Golden Knights, servidas por camareros con camisetas del equipo.

“Algunas personas ni siquiera beben las botellas que compran; se las llevan a casa como un objeto de colección”, informó el propietario de Grape Street, John McKibben.

La atmósfera en el Strip

Justo al exterior de la T-Mobile Arena, miles de fanáticos de los Golden Knights desafiaron el sofocante comienzo de verano para reunirse, beber y tocar música de DJ horas antes del juego.

Algunas camisetas rojas resaltaban el mar de colores negro, gris y dorado, lo que denotaba al puñado de fanáticos de los Capitals que decidieron que la zona cero de Golden Knights era el mejor lugar para atrapar la acción de la Copa.

Como en casi cualquier evento de Las Vegas, apareció un imitador de Elvis, este llevaba un cinturón con el logo de los Caballeros y posó con los fanáticos.

El “Elvis”, Jeff Stanilus, ha asistido a partidos en casa durante toda la temporada desde el inicio de los juegos en casa el 10 de octubre.

“Simplemente ha sido una temporada mágica”, comentó Stanilus mientras el sudor le goteaba desde sus espesas patillas.

El nativo de Calgary, Alberta, Derek Frank de 51 años, desfiló alrededor de la plaza sosteniendo una Stanley Cup hecha en casa, brindando con la Bud Light de otro fan.

Frank ha asistido a juegos en cada ciudad canadiense de la NHL, pero nada se compara con la atmósfera en la T-Mobile Arena, describió.

“¡Esto lo prende todo!”, expresó Frank, quien tiene tres de los trofeos hechos en casa.

Los hizo en octubre en anticipación de una final de la Stanley Cup.

“Todos se rieron de mí”, confesó.

Predijo que beberá de ella por primera vez después de que los Caballeros ganen la serie en cinco juegos.

Dentro de T-Mobile antes del juego, el considerable contingente de admiradores de los Capitals se batieron en duelo con los muchos más fanáticos de los Caballeros en las gradas, intercambiando gritos de “¡Red!” con “¡Knights!”

Josh Hardin, de 32 años usó gel para el cabello para poner brillo dorado en su barba y laca para el cabello para cementarlo en su lugar. Estaba emocionado solo por la oportunidad de asistir a un juego de la Final de la Copa.

“Es como estar en el Super Bowl en este momento”, agregó Hardin en la Sección 18. “Esto es mejor, esto es mucho mejor”.

‘Tan Las Vegas’

Después del primer período, la fan de los Caballeros: Justyne Gutiérrez, de 24 años, se tomó un momento para apreciar lo que el equipo significa para el Valle de Las Vegas. Muchos residentes son foráneos, o “inadaptados”, muy parecido al equipo en el hielo, dijo Gutiérrez.

Ella ha vivido en la ciudad por cerca de dos años, no hay ningún sentido de comunidad en otro lugar que se compare con el que ella encontró en Las Vegas, puntualizó.

“Nadie piensa que su lugar de vacaciones es donde encontrará una comunidad”, agregó Gutiérrez. “Pero nadie piensa mirar a la comunidad dentro de ese lugar de vacaciones”.

No todos los que asistieron al juego respaldaron el gris y el dorado. Las camisetas rojas de los Capitals de Andressa y Ted Wainwright se destacaron como un pulgar adolorido en la Sección 226.

Vivieron en Alexandria, Virginia, durante aproximadamente una década antes de mudarse a San Diego recientemente. Este no era su primer viaje a la Ciudad del Pecado, pero era la primera vez que asistían a un juego de hockey en T-Mobile.

Los Wainwrights, ambos de 36 años, hablaron efusivamente sobre la ceremonia previa al juego y el sabor de Las Vegas que impregnaba la arena.

“Es un lugar fantástico para colocar un Juego 1”, expresó Ted Wainwright.

Gina Weber de Scottsdale, Arizona, estuvo de acuerdo. Ella nunca ha visto una atmósfera o juego como ese dentro de T-Mobile.

“Es el juego de hockey más loco que he tenido en mi vida”, comentó Weber, una fan de los Boston Bruins que ha estado en muchos de los juegos de su equipo.

Pero la experiencia del Juego 1 fue “Tan Las Vegas”, indicó. “Nunca he visto algo así”.

Después de que sonó la bocina final, los fanáticos de la ciudad cantaron “Viva Las Vegas” y continuaron la fiesta en la explanada, cantando “¡Go, Knights, Go!”, junto con el “¡woo!” que se ha convertido en costumbre en los juegos de los Knights.

Tammy Castronova, de 49 años, todavía estaba procesando el hecho de que había visto un juego de la final de la Stanley Cup en Las Vegas.

“Ni siquiera puedes imaginar la exageración y la sensación que tienes en este edificio”, indicó.

Castronova dijo que el equipo le había dado algo para reunirse después del tiroteo masivo del 1 de octubre en el Strip. Ella estuvo presente en el festival Route 91 Harvest cuando un tirador abrió fuego contra ella y otros 22 mil asistentes al concierto, matando a 58 e hiriendo a cientos más.

“Solo tener esto para hacer y unir a la comunidad, significa mucho”, exclamó Castronova. “¡Es asombroso!”

El pabellón de Henderson

Unas 2 mil personas, en su mayoría familias con niños, llenaron el Henderson Pavilion para ver el juego en una pantalla gigante bajo un dosel blanco. Los que llegaron después del lanzamiento del disco se esforzaron por encontrar estacionamiento cerca.

Los camiones de comida cercanos servían comida, mientras que los quioscos ofrecían algo con un toque para los adultos. Un maestro de ceremonias animó a la multitud durante el tiempo de inactividad.

“Es genial cuando puedes unirte como ciudad”, dijo Anthony Saolgado, quien montó una tienda de campaña en el césped frente al pabellón con su esposa, tres hijos y otros siete parientes. “Esta es una energía diferente que nunca antes habíamos sentido en Las Vegas. Me alegro de que mis hijos estén cerca de esto”.

Los cochecitos para bebés eran abundantes y los padres llevaban a sus hijos a las máquinas de nebulización para que se enfriaran, muchos demasiado pequeños como para comprender la emoción. Las temperaturas en el valle el lunes superaron los 90 grados.

Bebiendo con estilo

En SG Bar en West Flamingo Road, los fanáticos que usan uniformes de los Caballeros celebraron con cervezas en tazas estilo la Stanley Cup.

Michael Linton, de 32 años, de Las Vegas, y su esposa, Emily, de 30, aseuran que nunca les importó demasiado el hockey hasta que se mudaron a Las Vegas desde la costa este.

“Creo que realmente es el hecho de que el equipo comenzó después del 1 de octubre”, señaló´. “La comunidad se unió”.

Angela Talkington, de 25 años, regresó a casa este fin de semana festivo para visitar a su familia y experimentar de primera mano la emoción que reina alrededor de los Caballeros.

“Todos salen hoy con sus prendas del equipo, lo cual nunca se ve aquí”, dijo Talkington, quien se mudó a Michigan en octubre. “Realmente tener algo, que es nuestro, es genial”.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.
THE LATEST
 
Tiger Woods sufrió de fracturas abiertas en la pierna, es “afortunado” de estar vivo

Tiger Woods se estrelló el martes por la mañana en su camioneta en una carretera empinada en los suburbios de Los Ángeles, y los médicos trataron de estabilizar las lesiones “significativas” de su pierna derecha con varillas y una combinación de tornillos y clavos.

“UFC Fight Night” en Las Vegas presenta a Rozenstruik vs Gane

Las artes marciales mixtas de la Ultimate Fighting Championship (UFC) continuarán en Las Vegas con funciones de exhibición que se realizarán en las instalaciones de UFC Apex, al oeste de la ciudad.

Calendario definido para octavos de final de la SCCL

Miami – Concacaf ha anunciado el calendario para la ronda de octavos de final de la Liga de Campeones Concacaf Scotiabank 2021 (SCCL). Los ocho enfrentamientos entre los 16 clubes participantes se llevarán a cabo del 6 al 8 de abril (partidos de ida) y del 13 al 15 de abril (partidos de vuelta).

Óscar Valdez noquea a Miguel Berchelt y gana la corona del CMB

Óscar Valdez se llevó el dedo índice de la mano izquierda a la cara tras ganar el campeonato de peso superpluma del CMB el sábado por la noche, para mostrar una tímida sonrisa a sus seguidores.