‘Conejo’ Pérez cumple 43 años y está entre los más longevos en la historia de la Liga MX

Oscar Pérez es inconfundible. Por una condición genética su cuerpo está inundado de fibras musculares blancas sobre las rojas. Ellas determinan la velocidad de la contracción de un músculo, dan la velocidad y la potencia. Ayudan a saltar y a correr más rapido. A nivel celular, él está plagado de ellas.

Juan Francisco Palencia resumió y describió lo científico en una palabra, de paso le bautizó como el mundo futbolístico le conoce: “Conejo”.

Otro detalle propio del hombre. El dos veces mundialista (2002 y 2010) inició su carrera hace 22 años con un “copetón”, como él mismo lo ha descrito, en la frente. Pero el cabello se le empezó a caer por la tensión y los nervios de representar a un equipo como Cruz Azul según sus propias palabras.

Un buen día decidió raparse y esa imagen, su apodo y sus condiciones físico atléticas de inmediato llamaron la atención.

Sólo había un detalle. Es pequeño (mide 1.72 centímetros) para los canones de la portería en donde se acostumbra a ver tremendos hombretones encima de 1.80 metros. A él eso nunca le importó, nunca le afectó. Ni siquiera lo mencionaba. Sólo años después se enteró de que a Enrique Meza le habían puesto muchas trabas para que no se quedara en el primer equipo de La Máquina por su estatura. Eso fue hace 22 años.

El arquero de Pachuca cumple 43 años el 1 de febrero. Unos días después del retiro de Cuauhtémoc Blanco -que es 14 días mayor que él- se convirtió en el cuarto futbolista más longevo en jugar en la historia de la Liga mexicana.

LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like