Conor McGregor se declara culpable por altercado en la ciudad de Nueva York

NUEVA YORK – Esta vez, Conor McGregor no rindió en la lucha.

La estrella de artes marciales mixtas se declaró culpable el jueves de conducta desordenada y realizará cinco días de servicio comunitario para compensar las acusaciones derivadas de una pelea entre bastidores en un estadio de la ciudad de Nueva York en la que fue capturado por la cámara arrojando objetos desde una camioneta a un autobús lleno de otros luchadores.

McGregor también será evaluado por un programa de control de ira y se le prohibirá el contacto con los combatientes lesionados en el caos después de una conferencia de prensa para el evento UFC 223 en el Barclays Center de Brooklyn en abril.

No hay restricciones en el viaje de McGregor. Si se mantiene fuera de problemas durante un año, su registro se borrará. Si él viola los términos de su acuerdo de culpabilidad, podría ser encarcelado por hasta 15 días. Los fiscales afirmaron que ya pagó para arreglar el autobús.

“Solo quiero decir que estoy agradecido con el fiscal y el juez por permitirme seguir adelante”, dijo McGregor frente a un tribunal de Brooklyn. “Quiero decirles a mis amigos, mi familia y a mis fans, que gracias por el apoyo”.

El luchador irlandés de 30 años, que el mes pasado confesó que lamentaba sus acciones, corrió hacia una SUV que esperaba con su séquito, separado por barricadas de bicicletas de docenas de fotógrafos y reporteros y un autoproclamado superfan.

“¡Tú eres el campeón Conor!”, gritó Robbie Fox, con una bandera irlandesa colgada del cuello. “¡No te harán nada, Conor, eres el campeón!”

McGregor, vestido con un ajustado traje azul a rayas, se unió a la corte con su amigo de 25 años, compañero de lucha, ciudadano irlandés y co-demandado, Cian Cowley, quien fue sentenciado a tres días de servicio comunitario y sesiones de control de ira.

Los fiscales anunciaron que la sentencia le permitirá a McGregor “reflexionar sobre su conducta y retribuirle a la sociedad”. Los cargos a los que él y Cowley se declararon culpables son técnicamente violaciones, no ofensas criminales.

McGregor, una vez el campeón simultáneo de UFC de 145 y 155 libras, no ha peleado desde dicho altercado.

La UFC lo despojó de su cinturón de campeonato de las 155 libras en abril porque no había peleado en 17 meses. Durante ese tiempo, McGregor recurrió al boxeo y aseguró un pago garantizado de 30 mdd pese a perder una pelea muy esperada el año pasado contra Floyd Mayweather Jr.

La UFC se negó a comentar el jueves sobre el resultado del caso de McGregor.

La semana pasada, McGregor asistió a la final de la Copa Mundial en Moscú como invitado del presidente ruso Vladimir Putin y posó con él en una foto publicada en Instagram. En el título, McGregor llamó a Putin “uno de los líderes más grandes de nuestro tiempo”.

El día anterior, en el cumpleaños número 30 de McGregor, su novia reveló en Instagram que estaba embarazada de su segundo hijo.

McGregor, ampliamente conocido por sus travesuras relacionadas con la pelea, fue visto por la cámara atacando el autobús en un muelle de carga del Barclays Center después de un evento de prensa antes de la UFC 223, que presentaba la carta más grande del año.

Él y un séquito que el presidente de la UFC, Dana White, describió como “20 delincuentes que volaron desde Irlanda” acudieron el evento presuntamente buscando represalias contra el luchador del evento principal Khabib Nurmagomedov, quien había estado en un altercado con el amigo de McGregor, Artem Lobov, anteriormente.

El video mostró a McGregor lanzando botes de basura y siendo bloqueado para que no arrojara una barricada antes de lanzarla desde la camioneta. Los luchadores Michael Chiesa y Ray Borg fueron heridos por cristales rotos, lo que los obligó a abandonar sus combates planeados.

Nurmagomedov, el actual campeón de las 155 libras, estaba en el autobús y dijo que tenía que ser retenido para evitar pelear contra McGregor. En una conversación en línea con los fanáticos esta semana, Nurmagomedov comentó que estaría interesado en llevar esa batalla al octágono de la UFC.

White declaró que McGregor justificó la confrontación en un intercambio de mensajes de texto justo antes de entregarse a la policía. Según White, mencionó que “tenía que hacerse”.

LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like