Costa Rica deslumbró al mundo

En el restaurante Luciano Garden ubicado en la esquina de Pecos y Russell no cabía un alfiler. Era tal la cantidad de gente que se había dado cita ese mediodía, que no había un solo lugar donde ubicarse a mirar las acciones de un partido que (en los papeles) prometía enfrentar dos escuelas distintas de fútbol en busca de un pasaje entre los mejores cuatro del mundo. Desde que Costa Rica se había clasificado para jugar los octavos de final con la selección de Holanda, el argentino Dante Arancibia, propietario del restaurante había preparado pollo pinto con arroz y frijoles negros, para los seguidores del cuadro tico y para hacer la digestión, cerveza Imperial de origen costarricense.

Ya al entrar al local, los gritos ensordecedores anunciaban que lo que viviríamos sería no apto para cardíacos. A la una de la tarde y luego de escuchar los himnos nacionales, el uzbeko Ravshan Irmatov daba por comenzado el partido entre Costa Rica-Holanda, marcando un nuevo récord en su cuenta personal, como el árbitro que más partidos ha dirigido en copas del mundo. En las tribunas del Estadio Fonte Nova de Salvador de Bahía, los ticos derrochaban confianza, mientras que en El Luciano Garden de Las Vegas, el optimismo desbordaba. Cuando por fin logramos ubicarnos, nos encontramos con Gerardo (El Tico) Salazar, ex jugador de fútbol de la época de oro del Caesar’s Palace quien nos compartía, “para mí esto es como tocar el cielo con las manos. Esta es la primera vez que una selección centroamericana, logra meterse hasta la cocina, ganándole a todos los que se les han puesto enfrente”, aseguraba Gerardo. Justo a su lado Yamilet López no paraba de saltar, derrochando elogios para los dirigidos por el colombiano Jorge Luis Pinto, “a Keylor Navas sólo le faltaba la capa, para transformarse en superman”, decía Yamilet, sin poder esconder la emoción.

Al final, y luego de sufrir en el tiempo reglamentario llegaron los tiempos extra y más tarde los penales. Fue ahí donde Holanda mostró más oficio y se llevó el triunfo y el paso a la semifinal.

A la salida del Luciano Garden ubicado en la esquina de Pecos y Russell, sólo vimos cara sonrientes y de satisfacción por lo logrado por su selección, que llegó casi en el anonimato y se fue con el respeto de todo el mundo futbolístico. Felicidades Costa Rica.

LO MÁS RECIENTE
Eventos

You May Like