Costa Rica transformó a Uruguay en Costa Pobre

Aquel sábado por la mañana, el tico, Mario Esteban Guevara, cargó los productos químicos que le harían falta para cumplir las obligaciones que tenía con su clientela, y se dispuso a observar su hoja de ruta. Al llegar a la puerta se despidió de su esposa Grettel, no sin antes hacer una oración agradeciendo el pan de cada día y (como sin querer), y casi en voz baja, Esteban pidió por la selección de su país. Al contrario de otros ticos, el era consciente que mantenerse ocupado sería la mejor manera de no sufrir y esperar lo que (según los entendidos) iba a ser inevitable.

Muy cerca del mediodía, cuando solo le faltaba la última alfombra por limpiar, el tico recibe su primera mala noticia en la pantalla de su teléfono. “Cuando juegas sin nada que perder, todo lo bueno que venga, siempre será bueno. Lo único que me molestó fue la falta inútil que cometió la defensa del equipo de Costa Rica cuando la pelota iba en dirección de su arquero”, dice Esteban Guevara mientras hace memoria de la cronología de los hechos.

“Cuando terminó el primer tiempo, respiré profundo agradeciendo a Dios por un resultado poco abultado. Pero al comienzo de la segunda mitad todo cambió. Costa Rica pareció copar todos los rincones del campo y el minuto 54 y el 57, le dio vuelta al partido, con tremenda actuación del jugador del Arsenal, Joel Campbell quien dejó paralizada a la defensa charrúa”, puntualizó Esteban.

Lo demás ya es historia conocida, en especial para los tantos ticos que se juntaron en 4480 de Paradise Rd.

Para terminar, le preguntamos cómo habían celebrado este histórico triunfo los paisano que se quedaron en su país y nos dijo “el recién inaugurado presidente de la republica Luis Guillermo Solís envió un mensaje al país, felicitando a los integrantes de la selección, por uno de los más importantes triunfos de la historia de Costa Rica. En tanto en las calles de San José la gente se arrojaba en la fuente de la hispanidad para calmar en sus aguas tanta ansiedad contenida. En Alajuela (mi ciudad natal) el pueblo copó Calle Ancha por horas y horas. En las casas, las familias compartían nuestro plato típico como es el arroz con pollo. Cuando se volvieron a abrir los bares y restaurantes, todo el mundo festejó con cerveza Imperial y Guaro Cacique (Alcohol de caña de azúcar y alguna bebida cola), terminó diciendo el tico, gloria del deporte local, quien paseó su juego exquisito por algunos clubes locales, entre ellos el famosísimo Cadiz Mágico, dirigido por Oscar Sánchez, también recordado como El Submarino Amarillo.

LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like