Cuestión de poder; Roger Goodell, la manzana de la discordia

El sindicato de jugadores de la NFL desea que la liga y los dueños de los equipos no dejen que la disciplina de un jugador sancionado quede en manos del comisionado Roger Goodell.

De antemano en desacuerdo por el proceso usado para castigar a Ray Rice, la disputa se intensificó cuando Goodell suspendió a Adrian Peterson por el resto de la temporada por haber usado una vara para castigar a su hijo de cuatro años.

El tema central sigue siendo el mismo para ambas partes: Hallar la manera de que los jugadores rindan cuentas con equidad por transgresiones que dañen la credibilidad e imagen de la liga y de sus jugadores. El sindicato pretende que el poder de sancionar, actualmente en manos de Goodell, sea asignado a un mediador neutral. Hasta ahora, la liga no está de acuerdo.

Y si bien tanto la NFL como el sindicato desean hacer cambios en la política de conducta personal, no coinciden en la manera de hacerlo. El gremio busca negociar los cambios del reglamento, mientras que la NFL quiere implementar los cambios con participación del sindicato de la misma forma en que ha cambiado las reglas del juego, tal como modificó los kickoffs para patear desde la yarda 35.

El líder sindical DeMaurice Smith dijo a AP en un mensaje por correo electrónico que la liga indicó que estaba abierta a discutir la política desde hace dos meses, pero nunca llevó su oferta a la mesa de negociaciones. Agregó que tales discusiones eran distintas al papel que tuvo el sindicato como representante de Peterson en su caso, si bien son temas paralelos.

LO MÁS RECIENTE
Eventos

You May Like