101°F
weather icon Clear

Defiende Dana White a Jon Jones tras cambio de sede de la UFC 232 a LA

El presidente de la UFC, Dana White, insiste en que la última controversia que rodea a Jon Jones no es otra mancha en el legado de uno de los luchadores más exitosos pero con mayor polarización en la historia de la organización.

“Nada se hizo mal aquí”, comentó White al Review-Journal en una llamada telefónica del lunes. “Jon Jones no hizo nada malo, tenemos la ciencia para probarlo”.

White eligió trasladar la tarjeta UFC 232 programada para la noche del sábado desde T-Mobile Arena de Las Vegas a The Forum en Inglewood, California, en lugar de sacar a Jones del evento principal cuando se descubrieron anomalías en una prueba fuera competencia que se le administró el 9 de diciembre.

La Agencia Antidopaje de EE.UU., proporcionó documentos y declaraciones de expertos que demostraban que la cantidad de sustancia prohibida encontrada en su sistema era un efecto residual y no debió ser tratada como una nueva prueba fallida. Pero la Comisión Atlética de Nevada (NAC) no iba a tener suficiente tiempo para examinar completamente la ciencia a tiempo para otorgarle a Jones una licencia para pelear esta semana.

“La NAC es muy consciente del impacto económico que la pelea tiene en Las Vegas, pero ponemos en primer lugar la salud y la seguridad de los combatientes”, indicó el director ejecutivo de la NAC, Bob Bennett. “Esa es nuestra prioridad, y los luchadores deben saber que cuando pelean en Las Vegas, juegan en igualdad de condiciones”.

Bennett comentó que la comisión siempre está dispuesta a trabajar las 24 horas del día y los siete días de la semana para lograr sus objetivos de realizar grandes luchas para el estado y garantizar la salud y seguridad de los combatientes, pero llamar testigos y recopilar la investigación adecuada sobre el problema simplemente no sería posible.

La comisión ha programado una audiencia para enero, pero el evento es el sábado y Jones ya ha pasado por una audiencia con la comisión de California.

Así que White se quedó con la decisión de sacar a Jones de la tarjeta y continuar con una pelea femenil entre la campeona de peso pluma Cris “Cyborg” Justino y la campeona de peso gallo Amanda Nunes encabezando el espectáculo o soportar la pesadilla logística y de relaciones públicas de buscar un lugar donde A Jones se le permitiría competir.

Eligió la última opción, dice White, consultando con el oponente de Jones, Alexander Gustafsson, sobre si preferiría regresar la pelea a UFC 235 en T-Mobile Arena el 2 de marzo.

“No tenemos ningún problema para cambiar peleas”, dijo. “No importa qué tan grande sea la pelea, si algo se hizo mal o si se rompieron las reglas, el evento queda cancelado y seguimos adelante, rodamos con lo que sigue, eso es lo que hay que hacer. Gustafsson ha estado fuera por un año y medio, él no ha hecho nada malo, Jon Jones no hizo nada malo, él está entrenado y ha hecho todas las cosas correctas para estar aquí, y la pelea no puede ocurrir en Nevada, así que tenemos que llevarla a California”.

“Es lo correcto para los muchachos, lo correcto para la división de peso semipesado y lo vamos a hacer”.

Ciertamente no fue la decisión más popular. Las redes sociales han estado llenas de quejas de los fans que ya contaban con hoteles y vuelos reservados a Las Vegas para el evento.

Si bien los boletos se reembolsarán, el cambio de reservaciones durante un período de viaje ocupado no es una forma ideal de pasar las festividades si es posible.

Por no hablar de los combatientes que han reservado viajes y alojamiento para entrenadores, viajeros, amigos y familiares. Los combatientes ahora también serán golpeados con el impuesto estatal de California en sus carteras.

“Tengo 550 luchadores bajo contrato, 350 empleados, cientos de contratistas y miles de millones de fans”, agregó White. “No puedes hacer felices a todos, es imposible, lo que tengo que hacer es tomar la decisión que creo correcta y justa”.

El plan es que todos los combatientes vengan a Las Vegas para registrarse para la semana de lucha como de costumbre. White reveló que la organización luego alquilará un avión para volar combatientes y sus esquinas junto con los empleados de Los Ángeles. Los boletos saldrán a la venta el miércoles; White añadió que no espera que las ventas de boletos sean excelentes, con precios que rondan los $300.

“Será la cosa más loca que hayamos hecho o que hayamos logrado, pero confío mucho en mí y en mi equipo y vamos a hacer que esto suceda”, aseguró White. “Cualquiera que se presente en L.A. va a ser una explosión y ver algunas peleas increíbles. Lo haremos. Me va a costar mucho dinero y vamos a perder mucho, pero es lo correcto, he estado haciendo esto durante casi 20 años, este es un negocio loco. Pensé que ya había pasado por todo esto, pero aparentemente no, nueva (improperio) sigue llegando, pero sé que podemos manejarlo, lo lograremos”.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.