102°F
weather icon Clear

El “Chino” no pudo, corrió, pero no lo alcanzó…

Un lleno total del Grand Arena del MGM Grand fue el marco perfecto de una de las revanchas más esperadas de los último tiempos. Tan grande fue la expectativa que había que despertado este enfrentamiento, como grande fue la frustración del público al llegar a el último round. Una vez más, los amantes del boxeo, abuchearon una pelea que desde el round 3, asistió a las escenas de aquellas películas del gato y el ratón. Antes de la lectura de las tarjetas de los jueces, el público de un lado y del otro comenzó a abandonar el estadio, sabiendo que sólo un milagro podría favorecer al Chino. Muy distinta fue la impresión que nos llevamos en la primera pelea, cuando el espectáculo que dieron Mayweather y Maidana fue mucho más acorde de lo que estaba en juego. Del lado del argentino, tal vez lo más rescatable fue aquel golpe que este le embocó, segundos antes de que la campana sonara, para dar por terminado el tercer round. Al comienzo del cuarto, toda la adrenalina que aquel golpe del Chino había inyectado en sus seguidores, se fue diluyendo con el paso de los minutos. En tanto, en la otra esquina, el norteamericano empezó a hacer uso de su tremenda velocidad de piernas y de sus reflejos intactos, a pesar del paso del tiempo. Cuando tuvimos acceso a escuchar a Maidana nos dijo, “los jueces premiaron a un corredor” haciendo clara alusión de como se desarrolló la pelea. Mas adelante, se defendió de la acusación de una supuesta mordida en el pulgar de Mayweather en el octavo round. “Yo no lo mordí, él pasó el guante por mi boca cuando yo estaba agachado, quizás inconscientemente abrí la boca. Pero tenía el protector. El fue más sucio que yo esta vez. Me puso el codo y al final me descontaron un punto a mí. Además, me metió el dedo en el ojo… Reconozco que es muy rápido arriba del ring. Pero yo no lo respeté y le pegué más que todos sus rivales anteriores. Por eso me voy contento con el trabajo que hicimos. Yo le había ganado en mayo y le volví a ganar ahora. Ataqué durante toda la pelea… Pero los jueces pensaron diferente. Ahora tengo ganas de irme a casa”, terminó diciendo el boxeador santafecino, nacido en un pequeño pueblo llamado Margarita.

En tanto, más allá de la supuesta mordida y las anécdotas de la pelea, la realidad marca que el Chino no pudo contra un boxeador que, seis años mayor en edad, mostró una notable superioridad. Y sí, dos veces tuvo enfrente a Mayweather, lo que suponía el mayor desafío de su carrera, en ambas fracasó, por lo que se abre un gran interrogante para el futuro del argentino. ¿Antes de esta pelea habías dicho que si no había revancha te retirabas. Cómo sigue tu carrera?

Me enfrenté dos veces a Mayweahter en los últimos cuatro meses. Para mí fue un verdadero honor. Si tengo que darte una respuesta en este momento te voy a mentir. Pero ahora sólo quiero descansar y no pensar. Los que me quieren, saben que di lo mejor de mí. Tal vez no lo hice en forma inteligente pero fue lo que fue. El martes llego a mi país, quiero ver a mi hija Emilia, a mi mujer y a todos los amigos”.

En la actualidad, El Chino Maidana tiene 31 años de edad y energia para dar más, pero su futuro es una incógnita.. Por otra parte, ya llegó a la cumbre de sus aspiraciones al pelear dos veces con el mejor de todos, y será difícil lograr una motivación parecida. Además, el santafecino está muy bien económicamente, dado que entre las dos peleas se llevó cuatro millones y medio de dólares (1,5 millón en la primera, 3 en la segunda) sólo en concepto de la bolsa oficial a lo que se debe agregar los derechos por Pay Per View y otras regalías, nada despreciables. Por otra parte, le costaría muchísimo encontrar un adversario tan atractivo que lo logre motivar a seguir peleando. Tal vez una revancha con Adrien Broner sería una opción válida para el argentino.

En tanto, Mayweahter declaró con respecto a su rival “es muy fuerte. El golpe que me aplicó al final del tercer encuentro fue muy potente. Yo soy un boxeador versátil y por eso traté de no cometer los errores de la pelea anterior. Me escapé de las cuerdas y elegí contra-atacar. El me mordió el dedo, pero el árbitro dijo que no lo vio”, a lo que agregó “sigo siendo el mejor en mi categoría. Espero regresar en mayo o septiembre del próximo año, tal vez contra Pacquiao, no sé”, terminando una improvisada conferencia de prensa, dejando a más de uno con algunas preguntas importantes, como por ejemplo, ¿que sentía después de conquistar su triunfo número 47, acercándose a el impresionante record de Rocky Marciano? el campeón se retiró de la sala de prensa dejando a varios insatisfechos.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.