Genessis Martínez, tiene los ojos bien abiertos

Cuando nos invitaron a verla jugar, no lo dudamos ni por un instante. Por más que era un partido de dos equipos de High School, todos los presentes teníamos la ilusión de que Genessis jugaría por lo menos unos minutos. Una vieja lesión en la rodilla derecha la podría dejar fuera de este partido tan importante. Días pasados Pine Dessert High School se enfrentaba a Boulder City, para definir cuál de las dos se tomaría la delantera en la tabla de posiciones. Dentro de ese grupo selecto, formado por el equipo que representaba a nuestra ciudad, había una damita de escasos 17 años de edad, que se movía dentro del campo de juego como toda una profesional, y a la que todas le llamaban Genessis.

Rápida, inteligente, y con una visión del campo de juego como pocas, cada vez que la pelota pasaba, por su pie derecho, ésta lograba despertar gestos de aprobación de todos los presentes, que encontraban en ella, y en Mariah Espinoza, las armas más letales contra una defensa, que no encontraba la forma de detener tanta efectividad futbolística.

Al término de la primera mitad, nos acercamos a conversar con Genessis Martínez, quien nos compartió sus comienzos en el fútbol, su presente, y sus sueños en un futuro no muy lejano. “Mi primera pelota me la regaló mi papá cuando tenía sólo 10 años de edad, y desde ahí, nunca me he separado de ella. Mi primer equipo se llamaba Manchester, y ahí di mis primeros pasos como futbolista, mas tarde fui cambiando de posiciones en el equipo. Mi primer coach me ubicaba como centro delantera, y ahora me siento más cómoda en la zona media, desde donde puedo meter pelotazos a mis delanteras y manejar los tiempos del equipo”, comentó Genessis, mientras afirmaba que no podía esconder el dolor en su rodilla. Luego de una muy motivadora charla técnica del coach Armando Becerra, el equipo local saltó al campo de juego, y concretó en el marcador todo lo que no había logrado en los primeros 45 minutos.

En tanto, mezclada entre la afición, y llorando su frustración al no poder ayudar a sus compañeras, nuestra estrella debió conformarse con observar como se concretaba una victoria muy merecida de 2 a 0, ingresando en los últimos 10 minutos para ser parte del logro. Al terminar el partido, y mientras la felicitabamos, Genessis nos dijo que cursaba el grado 12, y que si sus calificaciones la ayudaban, podría jugar en algún equipo universitario del Oeste de Los Estados Unidos, mientras cursa su especialización de Athletic Training, que es lo que más desea.

Eventos

You May Like