El Tiempo Las Vegas

Golpes de acero

“Fui diagnosticado con Párkinson hace 4 años, los primeros años noté como se iba deteriorando mi salud y condición física, utilicé una andadera para poder salir a la calle, hoy estoy pegándole a un costal y mi condición no ha empeorado, dejé ya la andadera, eso ya es mucho que decir de alguien que tiene Párkinson”, comentó Charlie Samino.

La Asociación Párkinson Madrid define a la enfermedad como “una enfermedad producida por un proceso neurodegenerativo multisistémico que afecta al sistema nervioso central. Es crónica y afecta de diferente manera a cada persona que la padece, la evolución puede ser muy lenta en algunos pacientes y en otros puede ir más rápidamente. No es una enfermedad fatal, lo que significa que el afectado no va a fallecer a causa del Párkinson. Los síntomas motores más frecuentes son el temblor, la rigidez, la lentitud de movimientos y la inestabilidad postural, entre otros.”

Samino dijo que había visto videos en donde personas con Párkinson de edad avanzada practicaban boxeo, “no lo creía, porque jamás imagine yo estar haciendo esto con la enfermedad ya diagnosticada, en los videos no me parecía posible, pero ya estoy en este programa y lo estoy haciendo y lo noto en mi salud y eso se ve”.

Efectivamente cada lunes y miércoles a partir de las 10:30 de la mañana, el gimnasio de la Fundación Richard Steele -sin ánimo de lucro-, cuenta con el programa llamado “Rock Steady” que en su traducción literal significa Roca Estable, los entrenadores y el propio fundador Richard Steele dan la clase.

Los alumnos, que en su mayoría son referidos de Cleveland Clinic, el Centro Lou Ruvo para la Salud del Cerebro, nunca combaten, realizan un circuito con la pera de boxeo, costales y suben al ring para hacer boxeo sombra y al final tienen un round simulado donde el sparring es el propio Richard Steele. En clase, todos utilizan parafernalia de boxeo como vendas de manos y guantes, que le inyecta mayor motivación.

Steele dijo sobre este programa, “es un cambio en la rutina de las personas, tener dos días a la semana un entrenamiento se nota un progreso a través del ejercicio, el boxeo puede desacelerar la progresión del Parkinson y por supuesto traer alegría a las vidas de los alumnos”.

Cabe la aclaración que el programa Rock Steady no es un tratamiento médico. Sin embargo, Steele y sus entrenadores están licenciados para dar clases de boxeo especializadas a personas con Párkinson.