La pelea “Fan Man” de 1993 continúa siendo la noche más extraña para el boxeo

Las luces explotaron.

Judy Bowe nunca olvidará el sonido de las luces encendidas que la hicieron desmayarse y la puso en una ambulancia con el Reverendo Jesse Jackson sosteniendo su mano, mientras que el marido de Judy, Riddick, estaba en un ring de boxeo de Las Vegas sin saber si debía estar con su esposa embarazada.

Cuando cayeron los escombros de las luces rotas, estalló una lucha lejos de la pelea de peso pesado.

“Fue un caos”, dijo Rock Newman, el gerente de Bowe en ese momento. “Puedes describir eso como un caos”.

Newman recordó las luces del ring que se rompieron hace 25 años en el estadio al aire libre de Caesars Palace durante la revancha de Bowe-Evander Holyfield que se anunció como “Repetir o Venganza”, pero que siempre se llamará “Fan Man”.

La revancha se considera un clásico del boxeo, pero lo que se cayó sobre el ring a la mitad de la séptima ronda lo convirtió en uno de los eventos más inusuales en la historia del deporte.

“Nací y crecí en Brooklyn, Nueva York, estaba acostumbrada a escuchar disparos”, dijo Judy Bowe. “Así que ese fue mi primer instinto, fueron disparos”.

Lo que escuchó la esposa del campeón de peso pesado la noche del 6 de noviembre de 1993 no fue una bala.

James Miller y su parapente motorizado encendieron la histeria del ring, una escena que fue descrita por el locutor de HBO Jim Lampley como “un desastre monumental” y “una interrupción monstruosa”.

Miller, de Henderson, se hizo conocido como “Fan Man” después de que se estrelló cerca del ring, mientras sus pies colgaban de las cuerdas con su paracaídas amarillo, azul y naranja atrapado en una fila de luces.

“Recuerdo eso claramente”, dijo Marc Ratner, director ejecutivo de la Comisión de Deportes de Nevada en ese momento. “Sus piernas estaban sobre las cuerdas, y luego la gente de Bowe lo estaba golpeando”.

Lejos de la esquina donde aterrizó Miller, los fans no estaban seguros de qué pensar.

“Nadie vio venir a ese hombre”, señaló Kelly Swanson, publicista de Bowe en ese momento, que estaba sentada junto al lugar del accidente. “No me importa lo que digan los demás”.

“La gente estaba más sorprendida que ansiosa porque hubo una reacción tardía a cómo la gente debía reaccionar ante esta invasión del evento de boxeo”.

La actriz Demi Moore se inclinó hacia el gerente de Holyfield, Shelly Finkel, y le preguntó si “Fan Man” era parte del espectáculo.

“No, en absoluto”, respondió Finkel que recordó haberle dicho a Moore.

Para Judy Bowe, nunca se sintió planeado.

A ella todavía le cuesta hablar sobre lo que ocurrió durante una de las noches más extrañas del boxeo. Para su recuerdo, esta fue la primera solicitud de entrevista de “Fan Man” que ella aceptó.

Holyfield, quien recuperó sus títulos en esa infame noche con una decisión mayoritaria, ha respondido innumerables preguntas sobre la pelea.

Pero la leyenda del boxeo no puede llamar a “Fan Man” la noche más salvaje de su carrera porque perdió parte de su oreja debido a un mordisco de Mike Tyson durante su pelea de 1997 en el MGM Grand Garden.

“Yo diría que ‘Bite Fight’ fue más loca”, detalló Holyfield. “Es algo en lo que no piensas. De todas las cosas del mundo, no piensas que alguien te vaya a morder”.

Holyfield recordó al hombre volador que interrumpió su lucha.

“¿Quién en el mundo piensa, ‘voy a volar hacia el ring con estos dos tipos que están peleando?’”, Dijo. “Eso es lo más loco del mundo”.

A continuación, echamos un vistazo a lo que sucedió durante la pelea de Bowe-Holyfield II y una actualización de las relaciones entre las figuras clave de “Fan Man” 25 años después.

Retraso de 21 minutos

Solo habían pasado unos pocos meses desde que la comisión nombró a Ratner como director ejecutivo permanente, y él ya se enfrentaba a un momento que definió su carrera.

“No hay nada en el reglamento de la comisión atlética que diga qué hacer cuando un hombre cae al ring”, indicó Ratner, ahora vicepresidente senior de asuntos regulatorios de la UFC, recientemente.

Ratner actuó por instinto. Como árbitro de fútbol americano universitario y operador de lanzamientos en los juegos de baloncesto masculino de la UNLV, su primer movimiento fue preguntar al cronometrador cuánto tiempo le quedaba cuando se detuvo la séptima ronda.

El árbitro Mills Lane señaló por un tiempo muerto en la marca de 1:50. Fue la ronda de tres minutos que se convirtió en la séptima de 24 minutos. De una manera extraña, podría llamarse la ronda más larga en la historia del boxeo de Nevada.

Ratner comentó que no estaba seguro si la pelea debería continuar. Pidió a los jueces Jerry Roth, Patricia Morse Jarman y Chuck Giampa que anotaran el séptimo asalto y tomaran nota de su ganador luego de 19 minutos y 10 segundos de acción.

Pero durante el retraso de 21 minutos, se tomó la decisión de reanudar la pelea. Holyfield continuó para vengar su derrota de 1992 ante Bowe con una decisión mayoritaria.

Morse Jarman anotó el loco séptimo 10-10. Tal vez lo tomó demasiado seguro, pero ¿cómo juzgas una ronda que fue interrumpida por un “tonto” atrapado en las cuerdas?

Morse Jarman le dijo al Review-Journal en 2009 que hizo que Bowe ganara claramente la séptima ronda antes de que “Fan Man” llegara al ring. Si lo hubiera anotado 10-9 para Bowe, el resultado habría sido un empate mayoritario con Bowe manteniendo sus títulos de la AMB y la FIB.

“Cambia el curso de la historia de peso pesado”, agregó Ratner.

Preparémonos para mantener la calma.

El manejo de la situación por parte de Ratner no pasó desapercibida.

“Resultó ser una noche trascendental para mí porque creo que tuve que salir al aire para decir algo y la gente me conocía por eso”, recordó Ratner, quien fue incluido en el Salón de la Fama Internacional de Boxeo en 2016.

Pero él no quería el crédito para restaurar el orden.

“El verdadero héroe es Michael Buffer”, determinó.

Buffer, el legendario locutor del ring mejor conocido por su eslogan de “Vamos a prepararnos para retumbar”, habló a la multitud anunciada de 14 mil 292 y les pidió a los fans que se mantuvieran tranquilos.

“No quería que la gente pensara que era un ataque terrorista”, mencionó Buffer. “Lo primero que hice fue asegurarme de que mi micrófono estuviera caliente, y solo le pedí a la gente que se mantuviera en calma, y pude ver que era un suceso aislado”.

“Simplemente seguí hablando con la multitud: “No hay problema, esto será atendido, tendremos una breve interrupción”.

Buffer también les dijo a las esquinas que envolvieran a sus combatientes en mantas y toallas para mantenerlos calientes durante la demora.

Ratner afirmó que su único error en esa noche de 50 grados no era decirle a los combatientes que esperaran en sus camerinos. Pero que ese sea su único pesar, resume cómo se evitó la crisis.

Nadie resultó gravemente herido, y los espectadores no corrieron por las salidas en estado de pánico, ya que más tarde vieron un final clásico en el ring.

“Si esto hubiera sucedido 10 años después del 9/11, cuando la mentalidad del mundo era diferente, ¡quién sabe qué habría pasado!”, cuestionó Ratner.

La decisión de Riddick Bowe.

Un ataque terrorista no cruzó la mente de Newman, pero algo más lo hizo.

Louis Farrakhan, el líder de la Nación del Islam, estaba sentado a pocos metros del aterrizaje de Miller.

“Pensé que esto era un ataque planeado por Farrakhan”, opinó Newman.

Los guardaespaldas de Farrakhan y Bowe inmediatamente sacaron a Miller del ring y comenzaron a golpearlo con sus celulares con forma de ladrillos.

Judy Bowe, nerviosa, estaba rodeada por varias personas. Ella tenía seis meses de embarazo con su hijo menor, Julius.

Ella recuerda ver a la gente caer, gritar y atacarse mutuamente antes de ser llevada a una ambulancia al hospital.

“Tenía miedo”, confesó. “Estaba preocupada por el bebé, por mi seguridad y por Bowe”.

Newman le dijo a Riddick Bowe que su esposa se había desmayado.

“Quería irme y salir del ring”, recordó haberle dicho a su manager. “Rock decía: ‘¡No Bowe, quédate en el ring!’”.

Hasta el día de hoy, Judy Bowe no entiende por qué su esposo no estuvo a su lado.

“Más tarde, pensé que era una medida inapropiada para que continuara peleando sabiendo que sí me llevaron al hospital”, expresó. “Estaba un poco molesta por eso. ¿Nadie pensó que estar a mi lado era más importante que continuar la pelea que ya había sido interrumpida?”

Bowe afirma que lamenta no haberse ido con su esposa esa noche. Los dos se divorciaron hace años.

Las secuelas

Bowe y Newman tuvieron una discusión poco después de “Fan Man”. Bowe señaló que no ha hablado con Newman en más de 20 años. Firmar con Newman, explicó, “fue la peor decisión que he tomado en mi vida”.

Newman tiene su lado de la historia.

“Bowe tomó algunas decisiones horribles, y simplemente no pude seguir apoyando la relación, eventualmente me atacó y me demandó…finalmente se retiró y se disculpó”, detalló Newman.

Los dos dijeron que no tienen ningún deseo de volver a conectarse.

Judy Bowe comentó que ella y sus hijos aún tienen una relación con Newman y que lo consideran familia. Ella se negó a discutir la relación de la familia con Riddick.

Después de la infame interrupción, Miller fue hospitalizado brevemente, arrestado, liberado con una fianza de $200 a las 2:28 de la mañana siguiente y acusado de delito menor por un “vuelo peligroso”, según informes de los medios. Más tarde se declaró culpable de un cargo de infracción y fue condenado a ocho días de cárcel.

Miller y su parapente fueron vistos dos meses después de la pelea sobrevolando el Coliseo Conmemorativo de Los Ángeles durante el juego de los playoffs de la NFL de Los Ángeles Raiders contra los Denver Broncos en 1994. También tuvo otras acrobacias en el Reino Unido en partidos de fútbol.

En 2002, a los 38 años, Miller desapareció en el desierto de Alaska. Su cuerpo fue encontrado seis meses después; su muerte fue designada como un suicidio.

De enemigos a amigos

La única derrota de Bowe en sus 44 peleas profesionales fue ante Holyfield. Lucharon por tercera vez en 1995, con Bowe eliminando a Holyfield en el octavo asalto en el Caesars Palace.

Es una de las mejores trilogías del boxeo, pero ninguna otra serie de peleas es tan memorable como Bowe-Holyfield simplemente por “Fan Man”.

Royce Feour cubrió el boxeo durante 37 años en el Review-Journal antes de retirarse, incluida la pelea “Fan Man” y “Bite Fight” de Tyson contra Holyfield.

“Cubrí el boxeo durante tanto tiempo, estaba acostumbrado a cosas locas”, afirmó Feour. “Pero ‘Fan Man’ fue probablemente la más loca”.

Bowe, ahora de 51 años, y Holyfield, de 56, se enfrentaron en 32 rondas y comparten este extraño evento en la historia del deporte. Así que quizás solo sea apropiado que ahora sean amigos cercanos.

Los dos se ven diariamente en un gimnasio de Florida. Se ejercitan, bromean y recuerdan los viejos tiempos.

“Evander me dice que soy su mejor amigo, si alguien me golpeara, yo también sería su mejor amigo”, recalcó Bowe en tono de broma.

Holyfield le da crédito a Bowe por ganar la serie 2 a 1, pero le dice que “Fan Man” lo salvó de ser eliminado.

“Será mejor que esté contento de que ‘Fan Man’ haya llegado o sino, lo hubiera tostado”, declaró Holyfield.

Buenos amigos, pero la rivalidad nunca se detiene.

Para más boxeo: Siga toda nuestra cobertura en línea de box en eltiempolv.com/Boxeo y en @RJ_Sports en Twitter.

 

Bowe-Holyfield 2 Scorecard by Las Vegas Review-Journal on Scribd

 

LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like