52°F
weather icon Clear

Las Aces de Las Vegas esperan con ansias jugar contra las Washington Mystics en las semifinales

El vestidor de las Aces dentro del Thomas & Mack Center el domingo permaneció en silencio unos 25 minutos después del “Milagro en el Mack”. Su celebración había terminado y su enfoque había cambiado para el resto de la postemporada, al enterarse que comenzarán su primer partido contra las todopoderosas Washington Mystics.

“Debemos ser más cuidadosas con ellas”, advirtió la pívot de las Aces Dearica Hamby después de su increíble tirón de media cancha. “Será una buena serie”.

Las Aces llegaron a su hotel en Washington a las 5 p.m. (hora local) el lunes después de alquilar un avión bajo la dirección de la comisionada de la WNBA, Cathy Engelbert, quien también dirigió ese subsidio para Los Angeles Sparks, las oponentes de las Connecticut Sun en otra serie de semifinales.

Tanto las Aces como las Sparks viajaron a través de tres zonas horarias y tienen un día adicional para adaptarse y prepararse para los rigores de las mejores semifinales de series que comienzan el martes.

“Es más fácil para nuestros cuerpos. Si no hubiéramos tomado este vuelo, nos hubiera tomado unas ocho horas o algo así con un vuelo de conexión”, ejemplificó la pívot de Aces, Liz Cambage, el domingo. “No debería reducirse todo a esperar un vuelo”.

Y no fue así.

Ahora, las Aces deben derrocar a las Mystics, quienes terminaron la temporada regular con la mejor ofensiva en la historia de la liga, el mejor récord y la mejor jugadora: Elena Della Donne.

Las Vegas perdió dos de sus tres encuentros contra Washington, ganando solo cuando Delle Donne se lesionó el 13 de julio. Los otros dos enfrentamientos no fueron remotamente competitivos. Las Aces perdieron por un promedio de 26 puntos.

“Saben quiénes son”, dijo la escolta de Las Vegas, Kayla McBride. “Obviamente tienen mucha confianza en sí mismas”.

Y por una buena razón…

Con Delle Donne, las Mystics promediaron 1.19 puntos por posesión contra las Aces esta temporada, mejor que su marca récord de la WNBA de 1.12 puntos por posesión. Las Vegas anotó 0.85 puntos por posesión en esos dos juegos, considerablemente peor que su promedio de 0.99 puntos por posesión.

Washington también lideró la liga en relación de asistencia a rotación con 1.86 y proporción de asistencia en 19.4 por ciento. Su química produce el mejor manejo del balón de la WNBA. Delle Donne y su brigada de tiradoras quemaron a las Aces una y otra vez.

“A veces es posible que debas sacrificar diferentes cosas (defender a Delle Donne y Washington)”, mencionó la pívot de Aces, A’ja Wilson. “Eso es difícil, es realmente difícil, especialmente en los esquemas defensivos del equipo que tenemos”.

Pero las Aces tienen un poco de tiempo extra para prepararse, gracias en parte a sus alojamientos de viaje. Saben lo que está en juego e intentarán idear una defensa para detener lo que parece imparable.

“Los juegos de eliminación simple son un poco diferentes a una serie. Podemos ser más tácticas”, detalló McBride. “Tal vez podamos robar un partido allá en Washington”.

Tendrán que hacerlo para ganar la serie.

Para más de Las Aces: Siga toda nuestra cobertura en línea de las Aces en eltiempolv.com/Aces.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.