Las Aces siguen intentando aumentar su base de fans mientras se acerca su segunda temporada

¿Cuánto realmente apoyará una comunidad a los deportes profesionales?

Es lo que muchos creen que podría, en última instancia, definir un mercado como Las Vegas, ya que cada vez más equipos, tanto a nivel de ligas menores como mayores, compiten por sus dólares discrecionales.

Las Aces son un modelo de prueba tan bueno como el de la ciudad, a punto de comenzar su segunda temporada en la WNBA aquí y con otra selección de draft Nº1 en general.

A’ja Wilson fue esa jugadora el año pasado, ganando honores unánimes de Novata del Año. Ahora, es Jackie Young de Notre Dame. Otra adición talentosa, otra cara para las carteleras locales.

El equipo también podría cambiar por la centro estrella Liz Cambage de Dallas, un acuerdo que, si los detalles reportados son correctos, Las Vegas esencialmente lograría el mayor golpe desde que un tren en particular fue robado en Inglaterra en 1963.

Pero si alguno o todos aumentarán el apoyo de la ciudad al equipo, continúa siendo un desafío para la WNBA y sus jugadoras, una liga que en 2018 vio que las cifras promedio de asistencia cayeron por debajo de siete mil 400 por juego por primera vez en sus 22 años de historia.

Es un balance incierto. Las estrellas de 12 equipos, lideradas por Cambage (tal vez la mejor de la WNBA cuando realmente decide jugar), quieren que se les pague más, pero mientras la liga tiene un nuevo acuerdo de transmisión con CBS y un pacto de patrocinio de varios años con AT&T, escribir más ceros en los cheques se vuelve complicado cuando estás luchando por llenar asientos.

“No debo de tener discusiones con las jugadoras sobre la comunidad”, comentó el entrenador de Aces, Bill Laimbeer. “Saben que siempre ha sido responsabilidad de las jugadoras de la WNBA como la base de esta liga. Saben que tenemos que crecer desde las bases y a través de los niños”.

“Las mujeres saben que ahí es donde está su pan y mantequilla, cómo crecen en el deporte y su marca. Siempre estamos hambrientos de la atención de los medios, creo que la comunidad continuará abrazando a este equipo, especialmente si somos uno de calidad”.

La temporada pasada, las Aces se ubicaron en el noveno lugar en la liga al promediar cinco mil 208 fans, con el marcador en 14 a 20 y jugar en el Mandalay Bay Events Center, una de las decisiones más inteligentes tomadas por los dueños de MGM al traer al equipo desde San Antonio. Los establecimientos íntimos son buenos para los juegos de la WNBA, pero las grandes arenas como T-Mobile se ven vacías.

Lo que las Aces también tienen a su favor es un sentimiento de devolución basado en principios, la conciencia comunitaria de la que habla Laimbeer.

Hay un programa de tutoría llamado Lace Up, diseñado para programas de baloncesto para niñas de preparatoria en el Condado de Clark; Wilson ha establecido una fundación que se centra en ayudar a jóvenes con dislexia; Wilson y la centro Carolyn Swords, visitaron una escuela primaria local esta semana para presentar a los estudiantes certificados premios por ganar el desafío de salud del equipo; y hay un programa llamado Give & Go, que ofrece boletos de juegos gratuitos para organizaciones que sirven y apoyan a la comunidad.

Tallando un nicho

“Si podemos guiar a las jóvenes en Las Vegas a través de algo como el programa de tutoría, ayudarlas a realizar sus sueños, esa es la mejor manera en que podemos pagar”, dijo Swords. “Tenemos algo diferente que ofrecer a los fans de otros deportes en la ciudad. Somos modelos tangibles y visibles para las mujeres jóvenes que pueden venir a vernos”.

Tallar un nicho lleva tiempo. Cambage sin duda aumentaría el interés en la cancha, porque las Aces con ella podrían pasar de un equipo con la esperanza de llegar a los playoffs a uno que pudiera ganar un campeonato. Pero se necesita más que eso.

Dedicados no es la palabra con la que se puede comenzar a describir a los fans de los Golden Knights, dado que dos segundos no han pasado las últimas tres semanas sin un tweet (de queja) acerca de cierto penal importante. La NFL llegará con los Raiders en 2020.

Grandes ventas han definido el nuevo estadio de béisbol de Las Vegas para los Aviators y los Lights, ahora que parecen entender que anotar no va en contra de las reglas, han creado una base de fans de fútbol bastante leal en Cashman Field.

A continuación, la segunda temporada para las Aces.

“Es una ciudad pequeña y grande, por lo que nuestros jugadoras son peces grandes en un estanque de muchas maneras”, contrastó Laimbeer. “Otros deportes se han mudado aquí, pero aún somos el único equipo de baloncesto profesional”.

“Sabemos que todavía tenemos mucho trabajo que hacer, sigo caminando por la ciudad y escucho: ‘¿Tenemos un equipo de baloncesto profesional femenino?’ Así que no hemos llegado tan lejos en el camino, pero estamos comprometidos a eso.”

LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like