Layla McCarter, alma, corazón y vida

Caminando con su manager Luis Tapia, cruzó la calle Paradise, y ordenó avena con frutas secas, acompañada con un agua fría, que la hidrataría después de tremendo desgaste físico, que había hecho en el gimnasio Hit Factory, propiedad de Bill Haney, lugar donde es reconocida como una de las mejores celebridades boxísticas que entrenan en el lugar.

Tan pronto como encendimos la grabadora, para no olvidar ni una frase que saliera de su boca, una dispuesta y bien hablada Layla McCarter, nos contó cómo llegó a ser en la actualidad la número 1 del mundo en su categoría. “Nací el 19 de abril de 1979 en Alameda, California.

Desde muy temprano en mi vida sentí una tremenda atracción por las artes marciales. Fue así, que a los 8 años de edad, empecé a practicar Karate con mi primer entrenador Ed Parker en Abilene, Kansas. Durante ese tiempo, también incursioné en TaeKwonDo, Kung Fu, Judo, Kick Boxing y algunas otras disciplinas.

No fue hasta 1995 que me mudé a Spokaren, Washington, donde comencé mi carrera como amateur en Kickboxing, donde conseguí excelentes resultados”, recuerda McCarter, mientras bebía su botella de agua frente a la atenta mirada de Luis Tapia, quien agregaba: “tu sólo podrás encontrar una Layla en un millón.

Ella es muy trabajadora y dedicada a su profesión. Nada ni nadie la puede distraer de sus obligaciones”, afirma Tapia con un marcado acento chileno. Más adelante, aprovechando que ella estaba ocupada terminando de comer su desayuno, Luis Tapia agregó: “desde aquellos comienzos hasta la actualidad, Layla ha paseado su poderío por todo el mundo.

El sólo hecho de ingresar a su biografía, te puede dar una idea de su gloriosa carrera y presente espectacular”, concluyó Tapia. En ese momento, su sonrisa blanca iluminó aquella mañana, rompiendo aquel viejo estereotipo que dice, que todos los boxeadores vienen de los bajos fondos, y carecen de educación. “Tengo mi asociado en Justicia Criminal pero no ejerzo.

Cuando era chica, acompañada por mi hermano jugué fútbol americano con muchachos de mi edad. Todo esto, y algunas cosas más, fueron las que me hicieron una mujer con un alto grado de autoestima”, dice McCarter. Escarbando un poco en su vida personal, logramos que nos contara que el ser mamá no estaba dentro de sus planes, y al mencionar la palabra AMOR, demoró en descifrarla, como un sentimiento necesario en su vida.

Tal vez, uno de los temas que logró enternecer nuestra entrevista, fue cuando nos habló de su relación con su manager, a quien definió como una persona íntegra, amorosa y muy dedicada a su profesión. El otro, fue cuando nos habló de la fortaleza y dedicación de su madre. “Ella fue mi inspiración, y el soporte incondicional para conseguir mis logros.

Mi madre me dio la libertad para decidir lo que yo quisiera ser, y eso fue lo mejor que pudo hacer por mí. Ella es la fundadora de Others Mothers, (organización que recoge ropa de segunda para los menos afortunados)”. En la actualidad, está abriendo su primera sucursal en Argentina, para ayudar a madres solteras a sobrevivir, como lo hizo en 1979 cuando Layla nació.

Para terminar, debemos decir que Layla Mc Carter se presentará el 21 de noviembre en el Hotel y Casino The Orleans, enfrentando a la boricua Melissa “La Tiburona” Hernández, buscando saldar algunas deudas pendientes que le han quedado en su exitosa carrera.

Eventos

You May Like