Los mellizos Jiménez, dos vidas dedicadas al Taekwondo

El matrimonio de Laura Favela y Juan Jiménez soñaba con darle un hermanito a su única hija Jessica Jazmín, y así completar el círculo familiar. Corría el verano de 1995, y después de un visita a la ginecóloga, los Jiménez reciben la grata sorpresa que sus sueños iban a ser realidad. De todos modos, la vida continuaba para los Jiménez, que seguían trabajando en el hotel Mirage, donde se habían conocido y posteriormente casado.

A medida que pasaban los días, Laura comenzó a observar que su segundo embarazo era diferente al primero. Su vientre se había desarrollado más rápido y tenía más volumen, cosa que preocupó al matrimonio. Al salir de la oficina de la ginecóloga, todo cambió para ellos. Enorme fue la sorpresa que recibieron, cuando se enteraron que eran dos criaturas las que mostraban las imágenes del ultrasonido, y que si querían conservarlos, Laura tendría que dejar de trabajar, por ser un embarazo de riesgo.

Al salir de aquella oficina, Juan levantó los brazos al cielo, le dio gracias a Dios por la noticia, pero íntimamente, pensó que lo más difícil recién estaba por comenzar. Seis meses más tarde, aquella mañana del 3 Abril en el Valley Hospital, nacían Joshua Joel y Jonathan Joel, que junto a su hermanita Jessica Jazmín, cumplirían con la tradición familiar de las tres “J” en los nombres de los hijos de los Jiménez. Cinco años más tarde, Laura consigue llevar a los mellizos al Centro Comunitario Winchester, e introducirlos en la práctica de las artes marciales, para que siguieran la disciplina que ella practicaba en forma activa.

Sabiendo que así, los niños se beneficiarían de una manera increíble. Años más tarde, Joshua y Jonathan se inscriben en un gimnasio de artes marciales, donde consiguen destacarse entre muchos otros.

En el invierno del 2009, después de años de entrenamientos y de enfrentar varios torneos y competencias, Laura y sus dos hijos, consiguen graduarse con su primer Cinturón Negro. En el 2012, los mellizos Jiménez consiguen su segunda Cinta Negra (títulos reconocidos por la Federación Internacional de Taekwando de Corea), para orgullo, no solo de la familia Jiménez sino también para nuestra ciudad.

En la actualidad, ambos son certificados como árbitros de competencias nacionales e internacionales, sin descuidar sus estudios académicos donde ambos se han graduado en La Escuela Secta en mecánica automotriz. A pesar que los años han pasado en el seno familiar de Los Jiménez, Laura y Juan continúan trabajando en horarios diferentes, sabiendo que la supervisión de los padres es fundamental para conseguir hijos triunfadores y personas de bien.

Eventos

You May Like