77°F
weather icon Clear

Manny Pacquiao quiere demostrar que 40 es solo un número

Manny Pacquiao ha sido uno de los mejores boxeadores de su generación desde que comenzó su carrera profesional en 1995.

El sábado, intentará demostrar que aún está en la cima de su juego cuando defienda su título de peso welter de la AMB contra Adrien Broner en el MGM Grand Garden.

Si bien han habido especulaciones de que una revancha con Floyd Mayweather podría estar en el horizonte si derrota a Broner, Pacquiao, de 40 años, se contenta con la tarea en cuestión cuando se acerca al crepúsculo de su legendaria carrera.

“Este es un desafío porque es mi primera pelea a los 40 años”, confesó. “Tengo algo que demostrar a todos sobre lo que eso significa, la edad es solo un número, lo que importa es cómo te preparas y qué tan duro trabajas”.

Eso es algo que Pacquiao insiste en que todavía está haciendo pese a que su atención se desvía en diferentes direcciones como una superestrella internacional, un hombre de negocios y un político en su Filipinas natal.

“En estos días no solo entreno mi cuerpo sino también mi mente”, afirmó. “Soy un senador, por lo que mi mente está muy ocupada, también juego al ajedrez con regularidad y leo libros para mantener mi mente aguda”.

Sin embargo, su lengua nunca será tan aguda como la de Broner. En la conferencia de prensa del miércoles, el ex campeón mundial de cuatro divisiones apuntó a la emisora ​​Al Bernstein con una diatriba despiadada y profana antes de burlarse de un grupo de reporteros asiáticos insinuando que se comen a sus mascotas.

Fue una actuación típica de Broner, quien nunca se ha encontrado con un micrófono que no vio como una herramienta para generar controversia.

Lo que no ha sido típico son las actuaciones de Broner en el ring. Después de comenzar su carrera con 27-0, está 6-3-1 en sus últimas 10 peleas, perdiendo contra oponentes de alto perfil como Marcos Maidana, Shawn Porter y Mikey García.

El jugador de 29 años asegura que eso cambiará el sábado.

“Manny Pacquiao ha hecho mucho por el deporte”, comentó Broner. “Voy a ganarle y tomar una copa con él después; crecí en el boxeo y sé lo que está pasando, es un negocio, pero no para ser forzado, voy a dominar y ganar”.

Pacquiao (60-7-2, 39 nocauts) insiste en que no está luchando solo para pagar sus deudas, como se informó, sino que aún disfruta de la competencia y demuestra que la gente está equivocada.

Los detractores se manifestaron después de que perdió la decisión de no contar con Jeff Horn en Australia en julio de 2017.

“La gente que me descartó después de esa pelea fue buena para mí”, admitió Pacquiao, quien se recuperó con un golpe de gracia de Lucas Matthysse en julio. “No estoy enojado con nadie que haya pensado eso, simplemente se convirtió en un desafío y una prueba para mí de si todavía podía mostrar mi mejor desempeño”.

Pacquiao estará peleando en los Estados Unidos por primera vez desde que derrotó a Jessie Vargas en el Thomas & Mack Center en 2016.

“Me siento bendecido y feliz por la emoción en torno a esta pelea”, destacó Pacquiao. “Viene de los aficionados aquí en Estados Unidos y de los medios de comunicación de todo el mundo, quiero salir y hacer felices a todas las personas”.

Broner quiere asegurarse de que eso no suceda, probablemente tendrá algo que decir de todas formas.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.