Ricas historias y tradiciones se mezclarán en el enfrentamiento entre los Dodgers y Red Sox

Sandy Koufax, Jackie Robinson y los Boys of Summer. Ted Williams a Yaz y el sueño imposible.

Manny Ramírez, Pedro Martínez, Bill Buckner.

Fenway Franks y Dodger Dogs. Ebbets Field, el monstruo verde. “Dulce Caroline” o “I Love L.A.”

Sin embargo, a pesar de toda su rica historia, que se remonta a Babe Ruth en el montículo, los Red Sox de Boston y los Dodgers de Los Ángeles rara vez se han cruzado en esta Serie Mundial. Solo una vez antes en octubre, y eso fue hace más de un siglo.

De hecho, Clayton Kershaw nunca ha lanzado en Fenway Park.

Considere esto: Al entrar al Juego 1 el martes por la noche, los Dodgers han vencido a los Medias Rojas en Boston solo una vez.

Eso fue el 12 de junio de 2004. ¿Y adivinen quién anotó y remolcó una carrera para los Dodgers durante ese tiroteo de 14 a 5?

Alex Cora, ahora el gerente novato de los Red Sox. Uno de sus compañeros de equipo esa tarde, Dave Roberts, listo para llevar a Los Ángeles a su segundo clásico de otoño consecutivo.

“Es genial para el béisbol”, comentó Roberts. “Dos franquicias de historia van de cabeza a cabeza, va a ser una gran serie”.

Roberts seguramente se alegrará cuando los equipos formen fila para las presentaciones previas al juego. Sigue siendo un favorito de los fans en Boston por su audaz base robada que provocó un regreso sin precedentes de un déficit de 3 a 0 contra Mariano Rivera y los rivales Yankees en la Serie de Campeonato AL de 2004.

Los Red Sox terminaron su sequía de 86 años al barrer a San Luis en la Serie Mundial, impulsado por Big Papi, Pedro y Manny. A partir de la próxima semana, Boston intentará su cuarto campeonato en 15 temporadas.

“Tengo muchas ganas de volver a Fenway. “Obviamente para mí personalmente, tengo muchos recuerdos de los Red Sox y Fenway Park”, mencionó Roberts. “Llevar otro uniforme allí jugando para un campeonato de la Serie Mundial va a ser especial para mí”.

El candidato a JMV, Mookie Betts, el bateador J.D. Martínez y los Red Sox publicaron 108 victorias, una gran recompensa para el equipo con la mejor nómina en el juego. Boston superó a Nueva York en la Serie de División de la Liga Americana y luego despachó rápidamente al campeón defensor Astros en el ALCS.

Boston abrió como un ligero favorito de apuestas sobre Los Ángeles.

“Ese es el mejor equipo en el juego en este momento, respetamos eso”, comentó el lanzador relevista de los Dodgers, Kenley Jansen. “Pero sepan que estamos bien”.

Chris Sale está listo para lanzar el primer partido para los Red Sox. Recientemente pasó una noche en el hospital debido a una enfermedad estomacal y, sin duda, ojos vigilantes estarán en el as zurdo.

Los Ángeles apuntan a su primer campeonato desde que Kirk Gibson, Orel Hershiser y Tommy Lasorda se llevaron la corona en 1988.

Un año después de perder el Juego 7 en Houston en el Dodger Stadium, Justin Turner y el equipo con la tercera nómina más alta, derrotaron a Colorado en un desempate por el título de la División Oeste de la Liga Nacional, persiguieron a Atlanta en el NLDS y superaron a Milwaukee 5 a 1 el sábado por la noche en el Juego 7 para el estandarte.

“No importa cómo se llega allí, pero para volver y regresar del año pasado, es increíble”, comentó Kershaw. “De dónde venimos este año, es un testimonio de estos tipos, es un gran grupo, estamos muy emocionados”.

“No queremos volver a perder, por lo que vamos a estar listos”, agregó.

Nuevo para los Dodgers cargados de poder esta temporada es el paracorto estrella Manny Machado, adquirido en un intercambio en julio con Baltimore. Los fans de Boston están muy familiarizados con él: su último deslizamiento el año pasado lesionó al veterano base de los Red Sox, Dustin Pedroia, y provocó una situación tensa en Fenway con Sale detrás de Machado.

Tan pronto como lo vean, los animadores de los Red Sox podrían incluso tomar el canto familiar de “¡Venzan a LA!”

Se ha escuchado durante años en Boston, aunque en un escenario diferente. Eso es lo que los fans de los Celtics hicieron eco durante la rivalidad entre Larry Bird y Magic Johnson. Acorde, quizás, la ex estrella de los Lakers es copropietaria de los Dodgers.

En la cancha de básquetbol, Los Ángeles y Boston ciertamente se entrelazan con los campeonatos en la línea, que se remontan a los días de Bill Russell, Elgin Baylor, Bob Cousy y Jerry West.

En el diamante, no tanto para estas franquicias de historia.

Primero se enredaron de verdad en la Serie Mundial de 1916. The Babe lanzó todas las 14 entradas, en un ordenado 2 horas con 32 minutos, cuando Boston venció a Brooklyn por 2 a 1 en el Juego 2. Aunque Fenway abrió cuatro años antes, el juego se jugó en Braves Field, hogar de la franquicia de la ciudad en la Liga Nacional, porque tenía más gente.

Los Red Sox terminaron ganando en cinco juegos. En aquel entonces, los Dodgers no eran realmente los Dodgers. Eran conocidos por una colección de apodos, y a menudo se los llamaba Robins debido al popular gerente Wilbert “Tío Robbie” Robinson y Ruth más tarde entrenó para ellos.

A lo largo de los años, los equipos tomaron sus propios caminos, dentro y fuera del campo.

Los Dodgers rompieron con orgullo la barrera de color del béisbol cuando Jackie Robinson jugó en 1947. Los Red Sox fueron el último equipo en las mayores en tener un jugador afroamericano, en 1959 con Pumpsie Green.

Décadas más tarde, los equipos hicieron historia juntos. Atrajeron a una multitud anunciada de 115 mil 300, la más grande en un partido de béisbol, para una exhibición en el Coliseo en 2008 para conmemorar el 50 aniversario de la mudanza de los Dodgers a Los Ángeles.

En general, los Red Sox están 8 a 7 contra los Dodgers desde que comenzó el juego interliga en 1997. Boston no ha sido sede de Los Ángeles desde 2010, y los equipos no se han enfrentado desde 2016.

Tampoco mucho crossover para estos clubes.

Buckner era un joven jardinero de flota cuando ayudó a los Dodgers a alcanzar la Serie Mundial de 1974. Fue un jugador de primera base cuando dejó que la pelota rodara por sus piernas mientras Boston explotaba la serie de 1986.

Pedro Martínez comenzó su carrera en las Grandes Ligas como relevista con Los Ángeles antes de convertirse en un abridor dominante para Boston. Manny Ramírez fue un excéntrico bateador para los Red Sox que llevó su actuación a Mannywood en el oeste.

Nomar Garciaparra, Adrian Beltre y Rickey Henderson se encuentran entre las estrellas que pasaron tiempo con ambos equipos. También lo ha hecho el abridor de los Dodgers Rich Hill: en 2015, el nativo del área de Boston estaba lanzando con los Ducks independientes de Long Island cuando resucitó su carrera con los Red Sox.

Y hubo un intercambio de fines de temporada hace seis años que envió a Adrián González, Josh Beckett y Carl Crawford de Boston a Los Ángeles en un enorme basurero salarial.

Los grandes nombres estarán en las gradas la próxima semana, también.

Matt Damon, Ben Affleck y una multitud atestada envueltos en una noche de Nueva Inglaterra, tal vez. Podría estar en los años 30 superiores en Fenway, el estadio de béisbol más antiguo de las mayores.

Warren Beatty, Ashton Kutcher y fans bañados por el sol disfrutando del resplandor de las montañas de San Gabriel, fue un récord de 103 grados para el primer partido el año pasado en el Dodger Stadium, en 56, el tercer parque más antiguo.

Cualquiera que sea la temperatura, Dodgers-Red Sox, son una serie mundial caliente en cubierta.

LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like