Roberto Durán “Manos de piedra”; la leyenda boxística

“Me siento muy contento por Roberto, que una película cuente su vida. Estoy esperando ir a verla y lo que puedo decir es que somos muy amigos y lo admiro mucho. Cuando viaja a Las Vegas viene a mi casa; su familia nos aprecia y nosotros a ellos”, afirmó Rafael García, ex “cutman” de Floyd Mayweather Jr., al referirse al estreno de la cinta “Hands of Stone”, el apodo del excampeón panameño de box Roberto Durán, quien en el 2015 fue inducido al Salón de la Fama del Boxeo de Nevada.

La película estrenada el pasado 26 de agosto cuenta la vida del boxeador, considerado entre los 10 mejores del mundo. Es una producción de Fuego Films, con los protagónicos de Edgar Ramírez como Durán, y Robert De Niro como el entrenador Ray Arcel. Días antes sostuvimos una entrevista con Rafael García, mexicano-americano vinculado al mundo del boxeo desde hace muchos años, recién retirado junto con Mayweather Jr.

García además de amigo fue “cutman” (curador de heridas) de Roberto Durán en sus últimos años de carrera. Su amistad data de 1979, por mediación de Nestor Quiñones “Palmito”, según contó a El Tiempo.

“Su entrenador “Plomito” y yo fuimos buenos amigos, por él anduve con el equipo de Roberto. Con el paso de los años yo también empecé a ayudarlo, le vendaba las manos, fui su “cutman”, empezó a contar García, a quien se le distingue por la gorrita tapizada con pins y distintivos del boxeo.

Fue en esa época cuando trabajaban con él Ruíz y Néstor Quiñonez. Cuando venía a Las Vegas entrenaba con Top Rank. Iba y les ayudaba, me iba con él a correr, a ayudarle en el entrenamiento. “Me enorgullece conocer a Roberto y llevar buena amistad con él y su familia. En ese entonces no era tan famoso como lo fue después y más ahora que poco a poco le han ido dando su lugar como uno de los mejores peleadores de la historia. En los primeros años que lo conocí colaboraba con su equipo pero no de manera formal. Él me aceptó y yo aprendí mucho. Años después que dejó de pelear seguimos la amistad; cuando viene a Las Vegas a veces se queda en mi casa”, relató García. “Me tocó ver las famosas peleas contra Sugar Ray Leonard. Como se sabe Roberto ganó la primera, el campeonato mundial de peso welter. Fue una tremenda pelea en Montreal, Canadá, con unas 80 mil personas. Después perdió las otras dos, con la del famoso “No más”. Por él estuve en esos eventos de clase mundial, fui aprendiendo el oficio, tomando experiencia. Lo último que hicimos fue la pelea de retiro definitivo que tuvo con Héctor “Macho” Camacho en Denver, Colorado en 2001. Fue emocionante, porque Roberto tenía 51 años de edad”, añadió.

¿Por qué regresó a pelear a esa edad? Roberto adora el box y así son los deportistas, como los artistas, siempre quieren seguir en lo que saben hacer y andar en el ambiente.

Ray Arcel y Freddie Brown fueron su equipo principal en Estados Unidos. Ellos no hablaban español, entonces yo estaba siempre ahí para ayudar a traducir algo que el equipo de Roberto no entendía.

Anécdotas

“Tengo algunas anécdotas. Una de ellas fue cuando me disgusté con el papá de Roberto, quien por cierto era de origen mexicoamericano y prácticamente lo tuvo abandonado.

Roberto llevaba a sus peleas a su papá. Un día en una pelea importante Roberto le pide a su padre que le cuente algo. “¿Cómo era yo cuando era niño? Preguntó. Y el papá no supo qué contestarle, porque no había pasado tiempo con él en su niñez. Yo de manera discreta le dije que respondiera algo, aunque no fuera verdad. El padre me dijo no, no sé qué decirle. Entonces le contestó que no sabía y se hicieron de palabras. Al final todo quedó bien pero a mí me disgustó la actitud del papá ante su hijo que deseaba saber de su infancia”, explicó. Otra anécdota de García con Durán, fue durante un entrenamiento en el hotel Tropicana. “La prensa lo fue a ver, estaba entrenando, brincando la cuerda y haciendo su rutina para que lo vieran; faltaba un tiempo para que terminara y diera la conferencia de prensa.

Una fotógrafa americana pedía que se detuviera para sacarle fotos en exclusiva. Le explicamos que no podía parar, que esperara. Ella insistió hasta que Roberto disgustado se detuvo y le preguntó. ¿Tienes prisa?, ¿Quieres que pare para fotografiarme? Entonces que se baja los pantaloncillos y le dice “haber, retratame”? A la fotógrafa le dio pena y se fue”. Vuelve a los gimnasios

Rafael García fue el “cutman” del campeón Floyd Mayweather Jr. durante sus peleas de los últimos años. Después del combate Mayweather contra Berto, el campeón se retiró y también García pero en los últimos días regresó a los gimnasios para ayudar a Jessie Vargas, quien peleará contra Manny Pacquiao dentro de unos meses.

“Es la pelea más importante para Jessie y pues le tengo que ayudar; ahí estoy con él en los entrenamientos”, dijo García quien tiene convertido el garaje de su casa en una galería del boxeo. El pasado 22 de agosto mostró a El Tiempo algunas de las fotografías y posters de las grandes peleas, incluidas las de Roberto “Manos de Piedra” Durán que ahora con su película ha vuelto a tener la atención del público.

García conoce a Vargas desde que empezó en el boxeo a los 16 años; ahora tiene 26 y ostenta dos campeonatos mundiales, uno de ellos el welter que tenía Mayweather. “La pelea contra Pacquiao será en peso welter es muy importante para Jessie y esperamos que el público hispano lo apoye, que vaya a verlo el próximo 5 de noviembre”, pidió García.

Durán fue inducido al Salón de la Fama del Boxeo de Nevada en el 2015 y precisamente su ex enemigo del cuadrilátero, Sugar Ray Leonard, le entregó la placa que acredita el acontecimiento. En 1999 Associated Press lo clasificó entre “Los diez mejores del siglo XX”. Dejó un record impresionante: 119 peleas; 103 ganadas, 70 por nocaut, y 16 derrotas.

 

LO MÁS RECIENTE
Eventos

You May Like