Segunda derrota consecutiva en casa

Fieles al estilo que el entrenador José Luis Sánchez Solá ha instaurado como filosofía de juego, basado en la intensidad, al límite, arriesgando todo para anotar en la portería del rival, así desarrollaron un juego que se decidió en los primeros minutos del encuentro.

Las Vegas Lights cayeron en el Cashman Field 2 a cero, ante el líder de la conferencia oeste de la liga Real Monarchs SLC.

Apenas se estaban acomodando en el terreno de juego, cuando, en una descolgada, producto de una distracción en la defensa local, el capitán de la escuadra visitante, Sebastián Velasquez, interceptó un pase y se fue solo para anotar el primer gol a los dos minutos y 14 segundos del primer tiempo.

El orgullo deportivo salió a flote y el ataque al arco rival se intensificó, dejando espacios que los visitantes aprovecharon para tratar de hacer daño. Al minuto 8, el porterazo local Ricardo Ferriño hizo un atrapadón de antología, evitando la caída de su meta. Pero al minuto 21, otra descolgada, en esta oportunidad del mediocampista Joshua Heard, colocó la pizarra 2-0, y con ello la necesidad de replantear la estrategia del partido.

El ataque fue incesante, Las Vegas Lights FC llegó en 26 ocasiones, mientras que Real Monarchs SLC, sólo 8, pero dos de ellas se convirtieron en goles.

Los locales tuvieron el control de la pelota y, en general, el partido se jugó en el terreno rival, pero la falta de contundencia e incluso, de mala suerte, propiciaron la derrota de los dirigidos -en esta ocasión- por Isidro Sánchez.

Con este resultado Las Vegas Lights FC se quedan con un record de 2-3-4, con diez puntos. Aunque vale la pena destacar que la temporada apenas comienza y hay tiempo suficiente para componer el colectivo.

Entre los ajustes que realizó el estratega destacaron el ingreso de Freddy Adu, al minuto 70, quien sustituyó a Daigo Kobayashi y Julián Portugal, que entró por Zak Drake. Con esto la carta ofensiva fue evidente, sin embargo, el portero Jacob Leeker y el poste, así como el travesaño, impidieron que se cantara el gol en un estadio al que acudieron seis mil 810 aficionados con boleto pagado.

El portero Ricardo Ferriño realizó un paradón de antología, y como diría un comentarista deportivo, “para besarle los cachetes”, porque el tiro, ejecutado por el cubano Maikel Chang, llevaba todas las intenciones de esconderse en el rincón donde las arañas tejen su nido.

La “gambeta” de Adu es desequilibrante, pero no hay coordinación con sus compañeros, o juegan a diferentes velocidades, lo que resta la oportunidad de llegar con mayor claridad al arco enemigo.

En fin, como dijo Miguel Garduño en la conferencia de prensa posterior al encuentro, “estamos frustrados con la derrota, hicimos todo lo posible por anotar, para ganar, pero no logramos meter el balón en la portería del rival. No vamos a poder dormir a gusto, quedamos en deuda con la afición que siempre nos apoya con tanto entusiasmo”.

Otra buena exhibición de fútbol, pero, otra derrota.

Las Vegas Lights jugarán dos partidos de visitante: la primera en la tercera ronda del torneo de Copa ante FC Golden State Force y después ante LA Galaxy II.

LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like