Zafarrancho en T-Mobile Arena

Intensidad, emoción y una que otra decepción fue lo que ofrecieron las peleas que conformaron la cartelera de UFC 229, evento de Artes Marciales Mixtas (MMA, por sus siglas en inglés) que se llevó a cabo la noche del sábado 6 de octubre en el T-Mobile Arena de Las Vegas.

La pelea estelar presentó el regreso al octágono del irlandés Conor McGregor, quien enfrentó al ruso Khabib Nurmagomedov en un combate que generó mucha expectativa por las polémicas y ofensivas declaraciones del irlandés contra su rival. Sin embargo, antes se llevaron a cabo combates que emocionaron al público y otras quedaron a deber.

En las peleas preliminares: Vicente Luque derrotó por nocaut a Talin Turner; en duelo femenil, Aspen Ladd noqueó en el primer asalto a Tonya Evirger; Derrick Lewis venció a Alexander Volkov por nocaut a 11 segundos del final; Dominick Reyes superó por decisión unánime a Ovince Saint Preux; y en otro combate femenil, Michelle Waterson triunfó por decisión unánime ante Felice Herrigus.

La pelea aburrida de la noche se la llevó Jussier Formiga vs Sergio Pettis, tras abucheos del público por ver mucho forcejeo y poca acción, los jueces determinaron darle el triunfo a Formiga.

Por el contrario, Anthony Pettis vs Tony Ferguson protagonizaron una emocionante batalla, en la que el segundo asalto definió el resultado de la misma. Tal fue la intensidad mostrada que Pettis se llevó una fuerte herida en la cabeza, mientras que Ferguson recibió un corte en la oreja. La pelea fue detenida en la segunda ronda debido a la herida sangrante de Pettis; el triunfo fue para Ferguson.

Llegó el turno de la pelea principal, Khabib Nurmagomedov vs Conor McGregor. Un primer asalto con mucho forcejeo y poca acción que fue aumentando de intensidad conforme transcurría la pelea. A partir de la segunda ronda Khabib fue mostrando más superioridad sobre su adversario, pero el irlandés se defendía adecuadamente.

McGregor intentó emparejar el trámite de la pelea en el tercer asalto, sin embargo, lucía claramente cansado a diferencia de su adversario. La cuarta ronda fue definitiva, Nurmagomedov logró someter a McGregor de tal manera que el irlandés tuvo que rendirse.

El triunfo fue para el ruso, no obstante la nota de este evento la dio el mismo Khabib al salir del octágono al finalizar el combate para intentar golpear a un miembro del equipo de McGregor. Esto provocó que se suscitara problemas entre los equipos de ambos peleadores y entre algunos aficionados en las gradas. El Departamento de Policía Metropolitana de Las Vegas tuvo que intervenir y esposar a algunas personas.

La reacción de Nurmagomedov se dio debido a que fue víctima de comentarios inapropiados contra su familia y religión por parte de McGregor y su equipo de trabajo antes de la pelea. Sin embargo, en una breve conferencia de prensa al término del evento, el ruso reconoció haberse equivocado en reaccionar de esa forma.

“Lo siento Nevada, lo siento Las Vegas. Sé que este no es mi mejor lado. No entiendo cómo la gente puede hablar sobre cómo salté de la jaula, pero ¿qué sobre él (McGregor)? Habló de mi religión, habló de mi país, habló de mi padre”, dijo Nurmagomedov.

Por su parte, el directivo de UFC, Dana White, informó que Conor McGregor se negó a presentar cargos contra el equipo de Nurmagomedov, por lo que los tres miembros de su campamento detenidos, finalmente fueron liberados.

La cifra total de asistentes a este evento fue de 20,034, lo que generó un ingreso de taquilla de $17,188,894.67 millones de dólares.

La Comisión de Deportes de Nevada ya ha iniciado una investigación sobre el caso y se esperan sanciones para los implicados.

LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like