Adán Jodorowsky: “Perdí mucho tiempo escondiéndome detrás de personajes”

Se acabaron las máscaras y los álter ego para Adán Jodorowsky, el músico de origen latino que, tras matar y enterrar simbólicamente a su rol Adanowsky, muestra en su nuevo disco “Esencia solar” su cara más honesta, real e imperfecta: “Perdí mucho tiempo escondiéndome detrás de personajes”.

“Fue muy divertido, pero yo andaba imitando a David Bowie, a mis ídolos… Ahora ya no. Creo que soy un ser suficientemente complicado como para poder inspirarme conmigo mismo”, dijo a Efe Adán Jodorowsky en una entrevista durante la gira que en las últimas semanas ha recorrido ciudades de EE.UU. como Nueva York, Chicago o Los Ángeles.

Con una inmersión en el folclore latinoamericano y un tono mucho más luminoso, vitalista y positivo que sus anteriores trabajos, “Esencia solar” supone para Jodorowsky un “renacer” en todos los sentidos.

“Me fui al desierto de Atacama (Chile) durante mucho tiempo, a reconstruirme, porque pasé por una etapa muy oscura donde sentí que todo esto no tenía sentido”, señaló.

“Estaba llevando una vida que no me correspondía, donde salía en la noche, donde veía a mucha gente, me dejaba aspirar mi energía por los otros… Cuando eres artista, pues de repente tienes a gente alrededor que quiere cosas de ti y que te empujan hacia lo bajo. Me empecé a deprimir muy fuerte y me dije: ‘No puedo seguir con esta vida, tengo que cambiar de amigos, cambiar de todo’”, explicó.

Esta “resurrección” pasó por dos momentos rituales que le llevaron a una nueva fase: el nacimiento de su hijo Alion y protagonizar la película “Poesía Sin Fin” (2016) dirigida por su padre, el cineasta chileno de culto Alejandro Jodorowsky.

“Esa película es una sublimación de la historia de mi árbol genealógico. Entonces, cuando terminó el rodaje, yo pensé que mis hijos, mis bisnietos, lo que sea, tendrían como recuerdo algo horrible. Y algo se transformó en mí”, dijo.

Bajo su alias Adanowsky, el artista publicó una serie de álbumes eclécticos y que oscilaban entre los homenajes a Serge Gainsbourg (“Étoile eternelle”, 2006), el folk psicodélico (“Amador”, 2010) o el pop electrónico más hedonista (“ADA”, 2014).

Pero para “Esencia solar”, que incluye canciones como “Vivir con valor” o “Vagabundos de otro mundo”, se refugió en la tradición latinoamericana y africana y en la búsqueda de un sonido “cálido” y “tropical” inspirado por ritmos de artistas como Pérez Prado, Antônio Carlos Jobim, João Gilberto, Caetano Veloso o Cesária Évora.

“Hay un poco de todo, pero ya lo hice mío. Cuando empiezas a hacer música vas imitando, imitando e imitando hasta que encuentras tu propia música y te van imitando a ti”, afirmó.

“Ahora ya no siento que tenga un personaje: me muestro con mis imperfecciones y todo. El ‘rock star’ tiene tendencia a sólo mostrar sus perfecciones, y si tiene imperfecciones es un accidente porque está borracho o algo así. No, yo ahora soy un ser humano y soy tal como soy”, detalló.

La madurez, la naturaleza, la familia, el amor o la espiritualidad se dan la mano en un álbum muy positivo y de aire relajado, especialmente si se compara con el resto de la obra de un artista inclinado hacia el dramatismo, la provocación y los claroscuros emocionales.

“Siempre fue un optimista, pero jugaba a ser un pesimista”, concedió.

“Mucha gente en este planeta se queja todo el tiempo pero no da soluciones, no da esperanza. Entonces este disco lo hice para dar un poco de fe, para sostener esa esperanza”, dijo el músico acerca de un álbum que cuenta como invitados con los mexicanos Natalia Lafourcade y León Larregui y que aspira “a tocar la raíz de cada ser humano”.

Por último, Adán Jodorowsky habló sobre su hijo Alion y acerca de cómo le hizo reflexionar sobre su propia relación con su padre Alejandro Jodorowsky.

“Ahora le entiendo, no en todo, pero en algunas cosas. Es que el amor por un hijo es incondicional. Lo sabemos los que somos padres. Ahora, cuando lo veo, sigo siendo su hijo, sigo queriéndolo mucho, escuchando sus consejos. No cambió, en realidad, pero ahora siento que no dependo más de él. Ahora estoy a cargo de un ser humano. Ya vuelo con mis propias alas, esto es lo que siento”, dijo.

Add Event

You May Like