Año nuevo, ¡figura nueva!

Si en el 2013 te costó mucho mantener un peso saludable y tu propósito es adelgazar, implementa ya mismo estas estrategias que te ayudarán a estrenar una nueva figura en el 2014.

Encuentra tu motivación. Esta palabrita potente se deriva del latín “motus”, que significa “causa del movimiento”. ¿Qué te mueve a estar en forma? ¿Un problema de salud? ¿Un evento importante? Detecta la razón y aférrate a ella, para mantener el curso cuando estés a punto de descarrilar.

Busca aliados. Es TU lucha, pero siempre ayuda tener refuerzos en la batalla… Rodéate de seres queridos, familiares y amigos, que te alienten a seguir tu plan, que hagan ejercicio a tu lado o que incluso se sumen a tu nuevo régimen. Tu “grupo de apoyo” también puede obrar a modo de registro, recordándote tus logros y caídas.

Sé realista. Aunque te parezca insignificante, a largo plazo es preferible perder 1 ó 2 libras (0,5 a 1 kg) por semana, según la Clínica Mayo. No apuntes a reducciones drásticas. ¡Paso a paso! Fíjate también metas de “procesos” –por ejemplo, “hacer ejercicio regularmente”, “caminar 30 minutos por día”–, que te ayuden a alcanzar tu objetivo.

Encuentra tu motivación. Esta palabrita potente se deriva del latín “motus”, que significa “causa del movimiento”. ¿Qué te mueve a estar en forma? ¿Un problema de salud? ¿Un evento importante? Detecta la razón y aférrate a ella, para mantener el curso cuando estés a punto de descarrilar.

Ocúpate de resolver otros problemas. Parte de tu “nueva vida saludable” incluye hacerte cargo de los conflictos financieros, familiares o de pareja que te producen estrés. Aunque no desaparezcan, el hecho de aprender a manejarlos te ayudará a mantenerte concentrada en tu plan de hacer dieta.

Registra TODO lo que comes. Lleva un diario de calorías. Las mujeres que lo hacen pierden un promedio de 6 libras (2,7 kg) más que aquellas que no tienen el hábito, de acuerdo con un trabajo publicado en 2012 en la revista científica Journal of the Academy of Nutrition and Dietetics. Los autores, del Centro de Investigación Oncológica Fred Hutchinson, evaluaron a 123 mujeres estadounidenses con sobrepeso. Cuestiona tus antojos. Cuando te invada la sensación de voracidad, pregúntate con honestidad: “¿Tengo hambre?”. Pon en práctica el fantástico test de la manzana que propone Michael Pollan, autor del libro Food Rules, en la revista Health: “Si no tienes suficiente hambre como para comer una manzana, entonces no tienes hambre”.

¡Ponte en forma! Quemar calorías es esencial para adelgazar y mantener el peso deseado, además de ser un pilar de la salud. Una de las mejores maneras de perder grasa corporal, según la Clínica Mayo, es haciendo actividad aeróbica, al menos 30 minutos cada día. Implementa, además, estrategias fáciles para moverte más: usa las escaleras, camina al trabajo, estaciona el carro lejos de donde tienes que ir… ¡emplea tu imaginación!

Cocina tu almuerzo! Llevarte un lunch a la oficina es de gran ayuda para bajar de peso. En el estudio mencionado, las mujeres que almorzaban en un restaurante aunque fuera tan solo una vez por semana perdían un promedio de 5 libras menos (2,2 kg) que las que optaban por platos caseros.

Eventos

You May Like