76°F
weather icon Clear

Dio inicio Las Vegas Film Festival

ActualizadoMay 28, 2019 - 12:33 pm

La edición 2019 del ciclo de cine Las Vegas Film Festival dio inicio, el domingo 28 de abril de 2019, con las películas Young Cinema Lab y el documental –sin título- Amazing Johnathan, cerrando las actividades con una recepción que Mabel’s BBQ ofreció a embajadores y realizadores del festival. Las dos cintas se proyectaron en el complejo de cines Brenden Theatre, dentro del Palms, donde se llevarán a cabo las proyecciones de la mayor cantidad de películas.

El lunes 29 se exhibieron The Zen Speaker: Breaking the Silence y Hail Satan. El martes 30, Las Sandinistas y Death of False Hipsters, mientras que el miércoles 1 de mayo se exhibió el primer programa de cortos, así como Ray y Liz; el jueves 2 de mayo, se realizó el segundo programa de cortos y Brew Haha con Jimmy “Mr. Hollywood” Ambrose, Marissa “Rule Master” Gallant y Brad “The Host” Silnutzer.

En esta ocasión el festival cuenta con tres producciones que involucran a personas de esta ciudad o, en el caso de Las Sandinistas, un tema todavía reciente sobre el papel que desempeñaron las mujeres en la revolución sandinista que llevó al poder a Daniel Ortega, en Nicaragua.

El lunes 29 se proyectó The Zen Speaker: Breaking the Silence, la historia de Amy Ayoub, una destacada empresaria de Nevada que acopió el coraje suficiente para superar su vergüenza por el trauma que había mantenido oculto durante treinta y ocho años. En un retrato personal, la película explora la devastación emocional y física asociada con el tráfico sexual; siendo un sobreviviente, referente del testimonio a partir del análisis de personas públicas vs privadas; y la manera que encontró una voz, una manera de manifestarse, todo de manera inesperada. El Zen se aleja del conocimiento teórico o intelectual, busca la experiencia de la sabiduría más allá del discurso racional.

La cinta fue dirigida por Robin Greespun.

Amy, que era una recaudadora de fondos para campañas políticas y (Coach) entrenadora para hablar en público, estaba agobiada por un terrible secreto: como una joven de diecisiete años vulnerable, había sido atraída a una vida de violencia y explotación. Cuando finalmente logró recuperar su independencia, construyó una vida nueva, y la hizo de manera muy pública. Ella se convirtió en un pilar de la comunidad de Las Vegas. Tenía influencia política y amigos (aliados) poderosos. Pero a pesar de su éxito, todavía luchaba con su culpa y vergüenza por haber sido objeto de tráfico humano décadas antes. Ella creía que de alguna manera había sido su culpa, y estaba aterrorizada de ser expuesta.

Luego, en 2012, se enteró de un proyecto de ley que se presentaría ante la legislatura estatal: el Proyecto de Ley de la Asamblea de Nevada 67, (AB67) la cual establecería el tráfico sexual de niños y adultos como un delito, otorgaría a las víctimas el derecho de demandar a sus traficantes e impondría penas más severas en los traficantes.

Amy sabía que era hora de contar su historia, independientemente de las consecuencias para su vida personal y profesional. Y así lo hizo.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.