70°F
weather icon Clear

Debut de Elvis en Las Vegas, hace 65 años, no fue el desastre que la gente cree

“Whew. I’m just about too pooped to pop”.

Aunque no lo hubiera admitido, se notaba en su voz. El joven cantante sonaba tan agotado como un joven de 21 años puede estar. Tal vez fueron las luces brillantes y las noches de fiesta de Las Vegas. Tal vez fue el hecho de haber pasado los últimos 13 días trabajando para intentar ganarse a un público educado pero escéptico.

Claramente esto no era lo que Elvis Presley esperaba dos semanas antes, el 23 de abril de 1956, cuando hizo su debut en Las Vegas en New Frontier.

Elvis Presley se toma fotos publicitarias con su representante, el coronel Tom Parker, en New F ...
Elvis Presley se toma fotos publicitarias con su representante, el coronel Tom Parker, en New Frontier el 30 de abril de 1956. Sesenta y cinco años después, esa contratación sigue considerándose uno de los pocos errores de Parker, pero formaba parte de un plan más amplio. (Jerry Abbott/Las Vegas News Bureau)

Después de todo, “Heartbreak Hotel”, su primer éxito, y su primer álbum homónimo estaban a punto de encabezar las listas de éxitos, y acababa de firmar su primer contrato cinematográfico con Paramount Pictures.

Después de haber recorrido el Sur y parte del Medio Oeste durante los dos últimos años, dejando un rastro de frenéticas fans adolescentes a su paso, Elvis fue recibido en New Frontier, su primer lugar de conciertos.

Sesenta y cinco años después, todavía se considera uno de los pocos errores de su representante, el coronel Tom Parker.

Pero la primera experiencia de Elvis en Las Vegas fue mucho más de lo que muchos recuerdan.

“Lo que ocurrió en Las Vegas con este compromiso de dos semanas”, comentó Angie Marchese, vicepresidenta de archivos y exposiciones de Elvis Presley Enterprises, “finalmente fue lo que elevó a Elvis a otro nivel”.

‘The Atomic Powered Singer’

El comediante Shecky Greene y el director de orquesta Freddy Martin fueron contratados en Venus Room con capacidad para mil personas con las bailarinas Venus Starlets. El espectáculo prometía un reparto de 60 artistas.

Elvis Presley canta, junto con D.J. Fontana a la batería y Bill Black al bajo, en Venus Room d ...
Elvis Presley canta, junto con D.J. Fontana a la batería y Bill Black al bajo, en Venus Room de New Frontier con capacidad para mil personas el 30 de abril de 1956. (Jerry Abbott/Las Vegas News Bureau)

Diez días antes del compromiso, Parker negoció un acuerdo de 15 mil dólares para que Elvis se uniera a la alineación durante dos semanas como “una atracción extra añadida”, durante la cual apodó a Elvis “The Atomic Powered Singer”.

Un informe del personal del Review-Journal del 20 de abril en el que se anunciaba el compromiso señalaba que Elvis había sido “aclamado por los críticos como el hallazgo más importante desde Johnnie Ray”. Durante sus apariciones personales en California la semana anterior, “Elvis atrajo a multitudes de cinco mil personas, y en dos ocasiones hubo que llamar a escuadrones especiales de policía para mantener el orden entre sus admiradores”. Sammy Lewis, productor del espectáculo, lo calificó como “uno de los más fastuosos que se han presentado en Las Vegas”.

El éxito no le siguió en Nevada.

12 minutos para olvidar

“Fueron tres personalidades totalmente diferentes. Ese espectáculo no tuvo ninguna coherencia”, dice Richard Zoglin, autor de “Elvis in Vegas: How the King Reinvented the Las Vegas Show”. “Son tres públicos totalmente diferentes. No tiene mucho sentido”.

No solo Elvis no pertenecía al mismo cartel que la big band de Martin, Greene admite que “no pertenecía a Freddy Martin”.

Greene, que cumplió 95 años este mes, dice que no tenía ni idea de lo que era Elvis Presley cuando el cantante fue añadido a la alineación de Venus Room para los shows diarios a las 8 p.m. y a la medianoche. Su primera vista de Elvis fue de una de sus imágenes recortadas de dos pisos de alto que Parker había colocado frente a New Frontier. En la mente de Greene, el recorte tenía una altura de 75 pies, por encima de su propio nombre en la marquesina.

El cómico abrió el espectáculo con el tipo de acto estridente, en gran medida sin guión, que le convertiría en una atracción imprescindible en los salones de todo el Strip durante años. Martin y su orquesta interpretaron canciones famosas de Glenn Miller y Tommy Dorsey antes de respaldar a las Venus Starlets en un popurrí de los mejores momentos del musical “¡Oklahoma!”.

Lo que siguió fue, en comparación, un rayo de confusión.

Elvis (con Scotty Moore a la guitarra, Bill Black al bajo y D.J. Fontana a la batería) subió al escenario frente a un telón liso. Su set de cuatro canciones (“Heartbreak Hotel”, “Long Tall Sally”, “Blue Suede Shoes” y “Money Honey”) llegó y se fue en 12 minutos ante un público aturdido.

El baterista D.J. Fontana, a la izquierda, el guitarrista Scotty Moore, el bajista Bill Black y ...
El baterista D.J. Fontana, a la izquierda, el guitarrista Scotty Moore, el bajista Bill Black y Elvis Presley se relajan junto a la piscina en New Frontier. (Jerry Abbott/Las Vegas News Bureau)

Probándolo todo

“Desde la primera vez que se subió al escenario en Memphis (en el verano de 1954) hasta el momento en que se subió al escenario en Las Vegas, en todos los lugares a los que iba, solo había gritos”, dice Marchese. “Ni siquiera se escuchaba la música. Todo eran gritos de las chicas. Subir al escenario en Las Vegas fue una especie de shock para su sistema porque no recibió ese feedback”.

El joven intérprete no tenía la suficiente experiencia como para pasar con éxito de una gran producción musical de “The Surrey With the Fringe on Top” a “Well, since my baby left me …”.

“Hacía las mismas canciones y los mismos gestos, y de repente no obtenía las mismas respuestas”, dice Marchese. “Fue algo así como: ‘Ok, ¿estoy haciendo algo mal? La gente no está reaccionando como lo hace normalmente’. Elvis no sabía cómo responder a eso”.

Hay un toque de desesperación en su voz en la única prueba de audio de esas dos semanas, tomada del espectáculo “too pooped to pop” del 6 de mayo, su última noche. Elvis lanzó un poco de todo al público del Venus Room.

El ataque de los críticos

Además de su malestar, había una animosidad casi alegre en las críticas.

Bill Willard, el veterano periodista local de espectáculos que más tarde escribiría para el Review-Journal, cumplía una doble función como columnista del Las Vegas Sun y de la publicación comercial de Hollywood Daily Variety.

Al cubrir ese debut del 23 de abril, Willard se refirió al “descarado y ruidoso rebuzno de su catálogo de rhythm and blues” y calificó el sonido de Elvis de “grosero, que coincide en gran medida con el contenido lírico de sus disparatadas canciones”.

Les Devor, del Review-Journal, dedicó la mayor parte de su columna Vegas Vagaries del 25 de abril a alabar a Martin y su orquesta. Sin embargo, tachó las canciones de Elvis de “melodías gritonas”. “Después del primer número, la entrega altamente estilizada se volvió repetitiva”, escribió Devor, “y la similitud de sus números era evidente”.

Shecky Greene se presenta en el mismo show que Elvis Presley en New Frontier el 30 de abril de ...
Shecky Greene se presenta en el mismo show que Elvis Presley en New Frontier el 30 de abril de 1956. (Jerry Abbott/Las Vegas News Bureau)

Newsweek dijo que Elvis destacaba en ese entorno como “una jarra de licor de maíz en una fiesta de champán”.

“Era un artista tan diferente que a los críticos de Las Vegas les resultaba difícil entender algo que era realmente nuevo”, señala Zoglin. “Y quizá defendían el pop tradicional, la música al estilo de Sinatra, frente a este rock ‘n’ roll que, en aquella época, todavía se consideraba música para delincuentes juveniles. Era más una reacción cultural que una reacción musical”.

Después de esa primera noche, Elvis y Greene intercambiaron sus puestos, y el joven cantante pasó a ser el telonero. El consenso es que Las Vegas simplemente no estaba preparada para Elvis, pero es posible que hubiera tenido más éxito si hubiera llegado un par de años antes.

En 1956, Las Vegas estaba saliendo de su pasado del Viejo Oeste, señala Greene. El New Frontier acababa de reabrirse el año anterior con un nuevo nombre después de que una reforma despojara al The Last Frontier de su temática del Oeste y de su estilo vaquero. En aquella época, la ciudad recibía muchos turistas de Nueva York.

“Antes, todo era country y western. Teníamos caballos en medio de la calle”, dice Greene. “Pero cuando (Elvis) llegó, empezó a llegar una multitud elegante y todo. Judíos e italianos no sabían quién ***** era Elvis Presley”.

Anuncio del Review-Journal para el debut de Elvis Presley en Las Vegas
Anuncio del Review-Journal para el debut de Elvis Presley en Las Vegas

 

Un hallazgo emblemático

Sin embargo, el mayor descubrimiento de esa semana se produjo durante una noche en Sands Cocktail Lounge.

Elvis Presley posa para fotos publicitarias en la piscina de New Frontier. (Jerry Abbott/Las Ve ...
Elvis Presley posa para fotos publicitarias en la piscina de New Frontier. (Jerry Abbott/Las Vegas News Bureau)

“Le encantaba el mundo del espectáculo”, dice el autor Zoglin, “y le encantaba poder ir de hotel en hotel y ver espectáculos de salón y ver (diferentes) artistas”.

Elvis no bebía ni apostaba. Eso le permitía ir al cine, pasar tiempo en el parque temático Last Frontier Village, situado al lado (un día se pasó cinco horas conduciendo carritos chocones allí, según informamos) y ver otros actos, como The Four Lads, que debutaban en Las Vegas en el Thunderbird, y Johnnie Ray, con quien se le había comparado, en Wilbur Clark’s Desert Inn.

En Sands, él y sus compañeros de banda vieron por primera vez a Freddie Bell y sus Bell Boys. Como parte de su popular acto de salón, interpretaron una versión actualizada de una canción que había sido un éxito unos años antes para Willie Mae “Big Mama” Thornton. Bell había cambiado la letra de Jerry Leiber-Mike Stoller, eliminando las insinuaciones sexuales, y convirtió “Hound Dog” en una canción sobre un perro de verdad.

“Siempre nos gusta decir que Elvis le dio un giro a las cosas”, dice Marchese sobre la versión, no del todo de Bell y ciertamente no de Thornton, que lanzó dos meses después y que se convertiría en una de sus canciones emblemáticas.

Liberace bromea con una guitarra mientras él y su hermano George Liberace visitan a Elvis Pres ...
Liberace bromea con una guitarra mientras él y su hermano George Liberace visitan a Elvis Presley detrás del escenario tras un espectáculo en New Frontier en 1956. (Jerry Abbott/Las Vegas News Bureau)

Su segundo hogar

En cuanto Elvis regresó a Memphis, se pasó por las oficinas de Press-Scimitar para revelar lo mucho que disfrutaba de Las Vegas y que estaba deseando volver. Lo hacía a menudo, aunque fuera solo para el fin de semana mientras rodaba una película en California, dice Marchese. Elvis regresó ese noviembre y sacó tiempo para comprar la primera tanda de Sellos de Navidad de ese año mientras animaba a los habitantes de Las Vegas a colaborar en la lucha contra la tuberculosis.

“Creo que fue la libertad que sintió en Las Vegas”, dice Marchese sobre lo que le atrajo a la ciudad. “Poder relajarse. Poder ir a la piscina o ir a ver a otros artistas. Todo ese ambiente de Las Vegas es lo que le gustaba”.

Aunque solo sea por eso, la historia de amor con la ciudad que desarrolló durante esas dos semanas ayudó a allanar el camino para sus compromisos de récord en 1969 en lo que entonces era el International Hotel.

“No creo que el concierto haya hecho mucho por él musicalmente”, dice Zoglin sobre New Frontier. “Hizo esas cuatro canciones. No le hizo progresar en absoluto en cuanto a su música. Creo que el efecto principal fue que le encantó Las Vegas. … Eso se convirtió en una especie de segundo hogar para él, de modo que cuando llegó el momento, una década y media después, de hacer el regreso, estaba muy cómodo allí”.

El regreso de Elvis a las actuaciones en directo tras sus años en Hollywood, y los siete años de espectáculos con entradas agotadas que siguieron, hicieron que el cantante se convirtiera en sinónimo de Las Vegas.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.
THE LATEST
Nueva campaña publicitaria

La Autoridad de Visitantes y Convenciones de Las Vegas (LVCVA, por sus siglas en inglés) emprendió una campaña para impulsar el turismo, para incentivar a la gente que visite la ciudad y disfrute de las amenidades que ofrece.

Allegiant Stadium tendrá un club nocturno

El Wynn Field Club, de 11 mil pies cuadrados, se encargará de llevar la fiesta a la zona norte del estadio de dos mil millones de dólares, según anunció el lunes Wynn Resorts.

Caesars Palace reabrirá su buffet

Bacchanal Buffet, que pasó por una renovación multimillonaria, aceptará reservaciones por primera vez.

AfinArte Music sigue en ascenso

AfinArte Music, el sello discográfico de música Regional Mexicana que ha lanzado las brillantes carreras de actos populares a nivel mundial como El Fantasma y Los Dos Carnales, sostiene su ascenso en 2021 como uno de los principales sellos discográficos de la música latina actual.

40 años endulzando el paladar de Las Vegas

Con una tradición familiar de más de 40 años de experiencia Ethel M es la fábrica de chocolates más antigua de Nevada. Fue establecida en 1981 por Forrest Mars, quien se mudó a Henderson para disfrutar su retiro.

Regresa Carlos Santana

“Los extrañamos mucho; extrañamos a nuestros fans, al House of Blues, al público de Las Vegas, pero más que todo, el poder compartir con ustedes nuestra música, la que hacemos de todo corazón. Nos vemos pronto”, expresó el reconocido guitarrista Carlos Santana en un breve mensaje difundido a los medios de comunicación por Alissa Kelly, vocera de la agencia de relaciones públicas PR Plus.