Después de 30 años, Rio en Las Vegas está perdiendo su brillo y estatus

Casi 30 años después de que se inauguró Rio, la joya roja y azul que ayudó a catapultar a Las Vegas a un nuevo nivel con su buffet y club nocturno, ha perdido su estatus junto con su brillo.

Una vez compitiendo por los grandes apostadores con las mejores propiedades del Strip como Caesars Palace y The Mirage, ahora compite con Circus Circus, de 50 años de edad, por visitantes preocupados por los costos, atrayéndolos con ofertas de suites tan bajas como $32 por noche.

“El Rio necesita un poco de TLC y no ha ganado ni un centavo”, dijo el fundador de Rio, Tony Marnell, quien vendió el resort de temática brasileña en 1999 a Harrah’s Entertainment, ahora conocido como Caesars Entertainment Corp.

Para fines del próximo año, Caesars habrá gastado más de 600 millones de dólares desde 2014 para mejorar casi el 90 por ciento de sus 25 mil habitaciones en Las Vegas.

Pero el Rio, la única propiedad fuera del Strip de Caesars, está excluido de ese programa de re-inversión, según las presentaciones de la compañía a los inversionistas.

Se ha rumoreado que el Rio ha estado a la venta durante aproximadamente una década y los dueños de propiedades generalmente detienen nuevas re-inversiones importantes cuando ponen una propiedad en venta.

Los representantes de Caesars se negaron a comentar sobre el Rio y su futuro, o proporcionar información financiera y de renovación para la propiedad.

El Rio puede valer entre 636 y 836 millones de dólares, según una valoración de la propiedad en Moelis & Co. en 2017, que Caesars contrató para realizar el cálculo. El valor de reemplazo, o el costo de construir una nueva propiedad de dos mil 500 habitaciones, pondría al Rio en el mismo rango de precios.

Sin embargo, analistas como Chad Beynon de Macquaire, comentaron que Caesars podría tener dificultades para alcanzar incluso el límite inferior de ese rango debido a la extensa depreciación de la propiedad y los ingresos que podría perder cuando deje de ser parte del operador de complejos más grande del mundo.

Las transacciones recientes de los casinos de Las Vegas han estado por debajo de ese rango, aunque todas las propiedades han sido más pequeñas que el Rio.

Penn National pagó 360 millones de dólares en 2015 para comprar el Tropicana en el Strip de mil 500 habitaciones, mientras que Station Casinos gastó 312 millones de dólares en 2016 para adquirir el Palms de mil 364 habitaciones que se encuentra frente al Rio. El recuento de habitaciones incluye 599 condominios. El Hard Rock Hotel de mil 500 habitaciones, otra propiedad fuera del Strip, se vendió por aproximadamente 500 millones de dólares el año pasado.

“Dadas las mejoras diferidas del Rio, creemos que un comprador tendría que invertir significativamente para mantener o aumentar los flujos de efectivo actuales y, por lo tanto, exigir un precio más bajo que el estimado al final de los años de bancarrota”, señaló Beynon.

Caesars salió de la bancarrota en octubre de 2017.

Una renovación básica de una habitación del Strip cuesta alrededor de 30 mil dólares, informó Beynon. En esa cifra, Rio necesitaría al menos 75 millones de dólares para mejorar sus dos mil 500 habitaciones. Sin embargo, toda la propiedad puede necesitar entre 200 y 250 millones de dólares en inversiones, explicó.

Marnell destacó que la inversión necesaria puede ser incluso más alta que eso.

“Probablemente, tendrá que gastar 300 millones para hacerlo competitivo para el mercado contra el que tiene que jugar”, añadió el arquitecto.

Total Rewards y WSOP

Caesars ha podido llenar el Rio gracias a su base de datos de 55 millones de clientes en todo el mundo, así como a su propiedad de las World Series of Poker (WSOP).

El propietario de Treasure Island, Phil Ruffin, quien buscó comprar el Rio “hace muchos años”, mencionó que la base de datos de clientes de Caesars es “muy, muy fuerte” y que el flujo de efectivo del Rio puede disminuir si ya no tiene acceso a él.

“Sería difícil a menos que pueda hacer un trato con ellos para mantener su programa de recompensas. Ese sería el problema con la compra de una propiedad de Caesars”, indicó Ruffin.

El torneo anual de World Series of Poker se lleva a cabo durante siete semanas desde fines de mayo hasta julio en el Rio. Atrae a más de 200 mil participantes, elevando las tarifas de las habitaciones de Rio durante un período por lo demás lento para Las Vegas.

Si se vendiera el Rio, Caesars podría trasladar la Serie Mundial de Póker a uno de sus complejos del Strip, lo que degradaría aún más el flujo de efectivo y el precio de la propiedad, manifestó Barry Jonas, analista de SunTrust Robinson Humphrey.

La joya del Harrah’s

Cuando Harrah’s Entertainment Corp. acordó comprar el Rio en 1998 por alrededor de 880 millones de dólares en acciones y asumió una deuda, los expertos de la industria lo consideraron un gran negocio y adición a la cartera del operador regional de casinos.

La compra del hotel de suites justo al lado del Flamingo le dio a Harrah’s una propiedad de primer nivel reconocida nacionalmente en Las Vegas que podría ofrecer a su clientela regional más rica.

Harrah’s poseía 18 propiedades repartidas por todo EU a fines de la década de 1990, pero solo una en Las Vegas Boulevard: Harrah’s Las Vegas. Río, con sus habitaciones y penthouses de 600 pies cuadrados, se convirtió en la joya de la corona de la compañía.

“Rio es una joya de destino en Las Vegas y, en todos los sentidos, una de las compañías de mejor calidad y mejor administradas en nuestro negocio”, declaró el presidente de Harrah’s, Phil Satre, sobre el acuerdo. “Vemos una oportunidad sin precedentes para presentar a los clientes leales de Harrah’s la propiedad con estilo turístico Rio”.

Aunque quizás más conocido hoy por ser el anfitrión del torneo WSOP, el Rio había sido un creador de tendencias a finales de los años 90 e incluso fue el anfitrión de la residencia del músico Prince en los años 2000.

Rugiendo en los 90

Rio abrió la torre Ipanema en enero de 1990, menos de dos meses después de la apertura del Mirage, lo que ayudó a iniciar un período de intenso desarrollo y crecimiento de resorts en Las Vegas.

Sin embargo, la propiedad tuvo problemas durante los primeros dos años antes de obtener una ganancia.

“Estábamos a una milla del Strip”, dijo Marnell. “En esos días, tampoco había una acera. Tuve que construir esa acera para ir del Strip al Rio”.

El Rio fue el primer resort de Las Vegas en poner un buffet, abrir un club nocturno a gran escala y mejorar su piscina con arena blanca y fiestas, lo que llevó a la multitud a la propiedad fuera del Strip, relató.

También fue el primer resort de suites en Las Vegas y el primero con vidrio de piso a techo en todas las habitaciones.

“A pesar de que el Mirage recibió todo el alboroto, el Rio fue innovador”, subrayó Anthony Curtis, fundador de Las Vegas Advisor, un boletín que rastrea los desarrollos de juegos y complejos turísticos. “Tenía nuevas ideas como el club nocturno, la playa de arena y la mejor fiesta de los lunes por la noche. En ese momento consideré que era el mejor lugar en Las Vegas para el visitante promedio”.

La propiedad también deslumbró a los visitantes con sus chicas ‘Ipanema’ vestidas con trajes exóticos y coloridos, añadió Curtis. La torre Masquerade Village, que se inauguró en 1997, cautivó a los visitantes con su “Show in the Sky” con bailarines que flotaban sobre la multitud.

Marnell re-invirtió las ganancias de Rio para expandir la propiedad a lo largo de la década, incluida la construcción de un centro de convenciones que se inauguró en 1998.

La propiedad atrajo a muchos de los grandes apostadores, que ayudaron a impulsar el flujo de efectivo anual a 100 millones de dólares. Eso sería difícil de replicar hoy, incluso con una mejora importante debido a una mayor competencia, aseveró Marnell.

“Ya nadie va a traer gente de China con 10 millones de dólares en líneas de crédito para jugar baccarat en el Rio, ya hay otros 10 lugares en el Strip compitiendo por ese negocio de límite alto”, recalcó.

Caída

La caída de la imagen del Rio está vinculada al frenesí por la fusión de los casinos a principios de la década de 2000 y la crisis financiera a fines de esa década.

La compra de Caesars por 9 billones de dólares por parte de Harrah’s en 2005, le dio a la empresa activos de alto nivel en el Strip, incluido Caesars Palace y Paris, erosionando la importancia del Rio.

Luego, la crisis financiera que estalló en 2008 devastó a Caesars, que tenía una deuda que superaba los 20 billones de dólares. El flujo de efectivo de Caesars que no se destinó a los acreedores, se destinó al mantenimiento de sus propiedades en el Strip.

A la compañía le quedaban pocos recursos para el Rio, que el entonces presidente de Caesars, Gary Lovemand, calificó de “un activo que no consideramos esencial para nuestra estrategia” en 2009.

A pesar de las preguntas sobre su futuro, Marnell respondió que es poco probable que el complejo sea derribado para dar paso a un campo de juego. El edificio todavía tiene una estructura fuerte, puntualizó.

Curtis estuvo de acuerdo, señalando la renovación de 690 millones de dólares del Palms al otro lado de la calle.

“Un nuevo operador puede actualizarlo y devolverlo a su gloria”, concluyó. “Lo mismo que están haciendo en el Palms, pueden hacerlo en el Rio”.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.
LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like