51°F
weather icon Partly Cloudy

La violencia de las armas es el tema de la exposición “American Roulette”

De las muchas fracturas que tejen la vida estadounidense en estos días, algunas de las más profundas y divisivas emanan de nuestros desacuerdos sobre las armas de fuego, la Segunda Enmienda y la cultura de las armas, pero eso ya lo sabes. Todo el mundo lo sabe. No hace falta poner en antecedentes esta entrevista… salvo para decir que, por improbable que le parezca a muchos, la artista y galerista Nancy Good cree que se puede sacar el tema de la violencia con armas de fuego de su caldo caliente de política y pasión, para mirarlo a través de una lente diferente y urgentemente no partidista: el arte. De ahí, espera, podrían surgir soluciones.

Así, “American Roulette”, una exposición en Core Contemporary, su espaciosa galería en la sección New Orleans Square de Commercial Center (900 E. Karen Avenue, Suite D222, corecontemporary.com), se podrá ver hasta el 8 de enero y es una muestra de obras de arte que, según su declaración, “presenta obras de arte provocativas influidas por la cultura de las armas y la violencia”. Pero no, se esfuerza Good en insistir, de forma política o con una agenda política. Más bien, el objetivo es que la gente hable de la violencia de las armas, de sus efectos traumáticos y de lo que se puede hacer para reducirla.

“American Roulette” es una exposición itinerante, que llega desde Chicago pero que se completa con una selección de artistas locales. El abanico de obras es amplio, a veces sorprendente (y lo que no se espera de una exposición con una misión social tan urgente), e ingenioso en algunos puntos. (Lo digo por ti, “Seven Tragic Mountains”). Algunas de las declaraciones son flagrantes, otras más complejas, y la percepción del dogma puede variar según el espectador.

Neon: Esta no es la primera exposición con conciencia social que montan aquí; ¿cuál es tu perspectiva curatorial general hacia este tipo de trabajo?

Nancy Good: Se ajusta a la misión. Nuestra misión es principalmente la educación y el debate sobre lo que es el arte. Y si solo muestro un tipo de arte, nunca vamos a tener esa conversación. Así que tiendo a comisariar la programación de manera que a menudo se aborden algunos temas difíciles –desde “My Two Cents”, que fue una muestra de libertad de expresión en la que cada uno aportó su interpretación de lo que es la libertad de expresión, hasta esta muestra, “American Roulette”, que es un comentario sobre la cultura de las armas, y la violencia que a menudo se perpetúa con esa cultura de las armas– pero no es una declaración política. No se trata de quitar las armas, ni de hacer frente a la NRA, ni de cambiar las leyes de armas. Se trata de qué hacemos con la violencia que está profundamente ligada a la cultura de las armas, y el trauma que experimentan los cuerpos, las familias y las comunidades, y cómo hablamos de ello.

Creo firmemente en el arte como lenguaje para abordar temas muy difíciles, pero a menudo de forma muy sensible. A menudo uso el hashtag ipaintwhaticantsay, porque a veces no tengo palabras. Pero puedo crear una obra de arte o invitar a otros artistas a expresar también lo que no pueden decir verbalmente. Puede que ni siquiera se sientan seguros diciendo cosas, pero pueden plasmarlo en un cuadro o una escultura o un video o un performance artístico.

Estoy de acuerdo en que la exposición no es política en el sentido de partidismo, pero me pregunto si algunos espectadores podrían sacar algunas conclusiones bastante obvias de algunas piezas: hay un lienzo con salpicaduras rojas… de ahí se puede extraer algún elemento de condena de la cultura de las armas.

Pero eso no es un comentario político.

Tal vez no la política en el –

He tenido armas. He cazado con armas. No voy a pedir a nadie que deje sus armas. No me ofende que alguien posea un arma. Lo que me molesta es que alguien se muestre violento con un arma. Ya sea perpetrando violencia real o simplemente insinuando que podría hacerlo. Eso también es un trauma, y eso también es violencia.

Los problemas de la cultura de las armas han estado con nosotros durante mucho tiempo, obviamente acentuados desde Columbine pero durante años antes de eso. ¿El contexto social y político en el que nos encontramos en 2021 cambia la recepción de un espectáculo como este? ¿Habría la misma urgencia si esto fuera 2014 o 15?

Siempre va a ser urgente. La pérdida de una vida obliga a la urgencia. Las familias destrozadas por la violencia con armas de fuego son urgentes. No tiene nada que ver con el clima político o social. Tenemos una epidemia de violencia con armas de fuego, en todas las ciudades, en muchos vecindarios.

Creo que gran parte de ello está relacionado con el hecho de que la gente no sienta que tiene voz. Pero, caramba, si agarro una pistola, alguien me va a escuchar. De eso trata mi escultura (en la exposición). ¿Cómo aprendemos a tener voz? ¿Nos enseñan a tener voz? ¿Se suprimen nuestras voces a causa de una educación no equitativa? Y si nuestra educación no es equitativa, ¿cómo se escucha a la gente? Siento una gran compasión por la causa y el efecto de por qué alguien puede no ser escuchado hasta el punto de agarrar un instrumento de violencia para poder ser escuchado a través de sus miedos, su ira y su frustración. No lo apruebo. Pero es más profundo que ese momento.

El arte que está vinculado de alguna manera a cuestiones sociales o a la actualidad, ¿puede cumplir también lo que consideramos las funciones tradicionales del arte: encuentros con lo sublime, un sentido de posibilidad para una forma de ser diferente?

Creo que sí. Depende del formato y de las intenciones del creador. El arte es un lenguaje. ¿Consideraríamos que el arte de Diego Rivera no es arte porque abordaba temas políticos, sociales y culturales muy fuertes de una manera muy punzante y provocadora?

Hay un número sorprendente de piezas que tienen algo de ingenio, algo que no esperaba. La lámpara del fondo, la sátira de “Seven Tragic Mountains”.

“Seven Tragic Mountains”, con materiales que fueron tomados de esa zona, porque la gente ha estado disparando armas de fuego allí durante eones, así que hay una gran cantidad de material.

Sí, hay humor, hay aspectos irónicos. Creo que, sobre todo, se trata de ayudarnos a encontrar lugares seguros para hablar de ello. Encontrar formas de debatir y hablar de temas muy difíciles.

Algunas de las obras son muy personales. Michelle Graves disparando a través de orejas de cerdo con varios calibres de proyectiles. Es visceral; lo sientes. Pero luego tenemos a Dominic Sansone. Y las pinturas tan vibrantes de C.J. Hungerman.

Pero hay otras piezas que son, digamos, inequívocas.

El colectivo principal de “American Roulette” y yo mismo fuimos los jurados de las propuestas. Algunas fueron realmente fáciles de invitar a la exposición. Otras eran difíciles, y tuvimos que dialogar entre nosotros y con los artistas en cuanto a su intención, porque no queríamos que sobrepasaran esa línea política y se convirtieran en algo desagradable que cambiara la conversación.

Cuando alguien entra, ¿qué quieres que se lleve?

La esperanza. La esperanza de que podemos debatir sobre temas muy, muy difíciles. Que estamos plantando semillas. Hay personas que dicen que esta es una de las experiencias artísticas más difíciles que han tenido, pero también una de las mejores, porque no se les ha dado a la ligera. Nadie les decía lo que estaba bien o mal.

No me siento amenazada por el hecho de que alguien crea algo o experimente algo de forma diferente a la mía. No he experimentado todo lo que hay que experimentar en el mundo. Tengo mi propia perspectiva de la vida basada en un trauma individual. De hecho, fui el objetivo involuntario de un tiroteo cuando actuaba en el escenario en Montana. Yo era prácticamente lo único de mi banda que se podía ver desde el lugar por el que pasaba la persona que disparaba. Balas en la pared detrás de ti; balas en el techo. Y eso se te queda grabado. Pero lo había guardado. Entonces el 1º de octubre sucede, y es como, Oh, wow, aún recuerdo eso. Estoy viva. Otras personas no lo están. ¿Cómo arreglamos esto?

¿Estás preparada para que alguien se ofenda por esto y lo tome como un intento de articular una razón para quitarles las armas?

Por supuesto. Pero no me ofende la ofensa de otras personas. Si alguien se ofende, tiene todo el derecho a ofenderse, según su perspectiva.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.
THE LATEST
Regresan las Finales Nacionales de Rodeo

Después de un paréntesis de un año, las Finales Nacionales de Rodeo regresan a Las Vegas y, junto con eso, el show “Cowboy Christmas”.

Nuevo espectáculo navideño en The Palazzo Theater

Regresa una mágica aventura musical, muy al estilo Broadway, un espectáculo decembrino que hará brillar el espíritu navideño de todos. El telón se levanta desde el 26 de noviembre en The Palazzo Theater, dentro del hotel y casino The Palazzo.

Festival de hip hop “Day N Vegas” en Las Vegas

Miles de personas se dieron cita para los tres días del festival “Day N Vegas”; el cual tuvo lugar del 12 al 14 de noviembre en las inmediaciones de Las Vegas Boulevard y Sahara.

Festival de cómics y animadores

“Disfrutamos de talleres interactivos, música en vivo y mucha diversión para todas las edades; en particular mis niñas estuvieron felices de que las haya traído al festival”, comentó a El Tiempo Tamara, una ama de casa que disfrutó con su familia de las amenidades que ofreció el 13avo aniversario de “Vegas Valley Comic Book Festival”, efectuado el sábado 6 de noviembre de 2021.

“Una noche con Whitney Houston”

Un nuevo y muy esperado espectáculo ha llegado este otoño al Strip de Las Vegas. “An evening with Whitney: The Whitney Houston hologram concert” recientemente debutó en el Harrah’s Hotel &Casino con una innovadora producción de hologramas que presenta la voz de la icónica artista acompañada por músicos en vivo.

“Los Pelos del Más Allá” en concierto

Actualmente existen muchas bandas locales de rock en español en Las Vegas, cada una se distingue por sus estilos; en el caso de “Los Pelos del Más Allá”, el concepto es una amalgama de interpretación de los temas de rock más populares de los ochentas y noventas. Además, incluyen los éxitos de la época de la música pop.