70°F
weather icon Partly Cloudy

Detrás de escenas a lo que se necesita para poner en marcha EDC

Y pensar que todo esto empezó en un dormitorio, en esta tierra de fantasía de esqueletos altos como un molino de viento, bolas de disco enormes y hongos con colores de arco iris del tamaño de un tapacubos de una excavadora.

Veinticinco años después, se necesitan ruedas para navegar por este laberinto de fabricación y recuerdos de 200 mil pies cuadrados en North Las Vegas, donde se alojan y a menudo se fabrican todos los adornos visuales extravagantes y los accesorios únicos del mayor festival de música de baile del mundo.

En el momento justo, un tipo con barba en una bicicleta rosa pasa a toda velocidad.

“Eso es algo que hacemos: Andamos en bicicleta, en patineta”, observa Marina Chairez, directora de experiencia creativa de Insomniac Events, en una soleada tarde del mes pasado. “Me gusta caminar porque me gusta el ejercicio, pero la bicicleta es definitivamente la forma más eficiente de moverse por la tienda”.

El Electric Daisy Carnival (EDC) vuelve a la vida el viernes en Las Vegas Motor Speedway después de una pausa de dos años y medio debido a la pandemia, y se espera que atraiga a más de 450 mil fans al evento de tres días que ha inyectado más de dos mil millones de dólares en la economía de Las Vegas desde que debutó aquí en 2011.

Será el décimo aniversario de la llegada del EDC a Las Vegas, y su 25º año en total.

Desde su debut en Shrine Expo Hall de Los Ángeles en 1997, el Electric Daisy Carnival se ha convertido en una de las experiencias de festival más singulares y espectaculares que existen, un Disney World de la música de baile, un diluvio de luz y sonido hasta el amanecer, fuegos artificiales y botas peludas.

“Es como un sueño, como un paraíso mágico en el que te adentras”, dice la superestrella DJ-productora Tiesto, que es el único artista que ha tocado en todos los EDC de Las Vegas. “La energía allí, todo el mundo es feliz. Es muy tranquilo y, por supuesto, hay una música increíble y diferentes experiencias increíbles que puedes vivir. Si paseas por el EDC, hay muchas cosas diferentes que hacer y ver. Es realmente especial”.

Y es aquí, en este almacén, donde se plantan las semillas de EDC, donde éste (y todos los demás espectáculos de Insomniac) empiezan a tomar forma física.

“Es una fuerza global que sale de este pequeño edificio”, señala Chairez. “Este es el centro, realmente”.

Bueno, en realidad no lo llamaríamos “pequeño”: En el anterior almacén de EDC, mucho más pequeño, cerca de la autopista, trabajaban cuatro personas; este edificio cuenta con una plantilla de 100 personas.

“Cuidado, estamos cargando activamente los remolques”, dirige Chairez, flanqueado por Jason Cooper, fundador de la empresa de fabricación Gist Specialties, que ahora dirige su negocio desde este lugar.

“Esperan que salgan del almacén más de 150 camiones”, explica Cooper, que realiza gran parte del trabajo de fabricación de EDC. “Eso sin contar los 140 remolques llenos de producto que ni siquiera están en este edificio”.

Insomniac está despertando de la pandemia a toda velocidad. Están realizando las dos mayores producciones de este año, EDC Las Vegas y Escape Halloween de San Bernardino, en fines de semana consecutivos, seguidos de otro gran espectáculo, EDC Orlando, 10 días después.

“Estamos poniendo mucho en una ventana reducida”, dice Chairez. “Estamos presionando mucho, pero siempre encontramos una manera. El espectáculo siempre encuentra un camino”.

Sin embargo, que el espectáculo encontrara su camino a Las Vegas hace 10 años no era un hecho.

“Un gran riesgo”

Los parisinos con casco sirvieron como una señal de advertencia potencialmente ominosa.

Volvamos al EDC 2010: Tras una salida plagada de polémica en el Memorial Coliseum de Los Ángeles, donde hubo problemas de hacinamiento y un joven de 15 años murió por sobredosis de éxtasis, el fundador de Insomniac Events, Pasquale Rotella, necesitaba encontrar un nuevo hogar para el Electric Daisy Carnival.

Era el evento insignia de la empresa que fundó mientras vivía en la casa de su madre en el sur de California en los años 90, y su dormitorio (y más tarde el garaje) le servían de oficina.

Pero, ¿dónde cambiarlo?

Por aquel entonces, Las Vegas era un mercado sospechoso para los festivales de música con grandes carpas.

Existía el Viva Las Vegas rockabilly weekender y el Punk Rock Bowling, ambos populares dentro de sus respectivas escenas, pero atendían a nichos de mercado.

Tal vez el intento más notable de organizar un festival a gran escala fue el Vegoose, de temática alt-rock, que debutó en Sam Boyd Stadium en 2005 y duró tres años.

En su última edición, en 2007, Vegoose contó con una nutrida alineación encabezada por los recién reunidos Rage Against the Machine y el dúo de música electrónica Daft Punk, que portaban cascos de robot.

Y aún así no fue suficiente para que el festival fuera sostenible económicamente.

“Vegoose fue un evento que seguí de cerca”, recuerda Rotella, “y ese fue uno de los que más me disuadió porque tenían a Daft Punk y no lo consiguieron”.

“Me decía: ‘¿Tienen a Daft Punk y no llegaron al número? “, continúa. “Eso fue realmente como, ‘Hmmm, ¿es esta realmente la decisión correcta? ¿Los reyes de la música electrónica no jalan a la escena allí?’”.

Esta es una ciudad que se caracteriza por arriesgarse, y fiel a la situación, venir aquí supuso para Rotella una gran tirada de dados.

“Fue una de las decisiones más difíciles que he tenido que tomar para la empresa”, reconoce. “Había opciones, y Las Vegas era un gran riesgo.

“Pero me pareció que era un destino bueno, fácil de entrar y salir. Quería que gente de todo el mundo viajara al EDC; Las Vegas está preparada para el turismo. Los hoteles no están lejos del aeropuerto. La ciudad es todo sobre el entretenimiento”.

Aun así, había reservas, a nivel local.

Cuando Rotella se reunió con los hoteles para trabajar con el EDC, estos recordaron el caos del All-Star Game de la NBA de 2007, cuando los festejos llegaron a Las Vegas y se saldaron con más de 400 detenciones y un cadenero de un club de striptease que recibió un disparo y quedó paralizado por debajo de la cintura.

El entonces alcalde Óscar Goodman lo calificó de un “fin de semana desastroso”.

Con las consecuencias del partido All-Star aún frescas, los hoteles adoptaron inicialmente una actitud de espera ante el EDC.

“Me dijeron: ‘Más vale que tengas cuidado, porque esta ciudad nunca aceptará que ese evento vuelva aquí’”, recuerda Rotella. “Les dije: ‘Te lo prometo: Esto no es nada de eso’. Dijeron: ‘OK, este año pasaremos, pero ya veremos cómo va’”.

El evento fue un éxito y atrajo a más de 230 mil fans a la pista de carreras y evitó el caos que se produjo el año pasado en Los Ángeles.

Sin embargo, aunque el EDC fue una gran atracción desde el primer día en Las Vegas, también supuso un gran gasto: en los primeros cuatro años del festival, Insomniac gastó más de 150 millones de dólares.

Para Rotella, el EDC no fue ni mucho menos una fuente de ingresos instantánea; de hecho, fue todo lo contrario.

Me sentí bien con la respuesta de la comunidad que nos apoya, la escena”, dice Rotella sobre el debut del EDC en Las Vegas, “pero también fue un reto para mí, porque estaba solo financiando esto y había perdido –o invertido, como se quiera ver– millones de dólares ese primer año”.

“No fue un éxito”, continúa. “Todavía estaba por ver cómo iba a desarrollarse, pero yo tenía la visión de que iba a tener éxito. Pensé que era lo suficientemente bueno como para seguir atrayendo a la gente y crecer, y tardé años en llegar a un lugar en el que tuviera sentido. Confié en ello, así que seguí empujando. Creí”.

No estaba solo.

“Supe que iba a funcionar enseguida, de hecho, es muy cierto”, dice Tiesto. “Lo sabía, porque Las Vegas es la ciudad perfecta para acoger cosas como esta. ¿Qué otra ciudad puede albergar a 100 mil personas en habitaciones de hotel durante un fin de semana? ¿Tener un lugar a 20 minutos para el rave más grande del mundo?

“Creo que Las Vegas fue mucho mejor para ellos que L.A.”, continúa, “porque en L.A. siempre había que luchar y las reglas eran muy diferentes. Creo que fue el mejor movimiento que hizo Pasquale, trasladar el EDC a Las Vegas”.

Dar vida al EDC

La motosierra mastica un paisaje emergente de espuma de poliestireno, la mujer que la empuña parece estar dentro de un globo de nieve de espuma de carbono de baja fidelidad.

Otra creación cobra vida en el almacén de Insomniac.

Jason Cooper se detiene junto a un conjunto de accesorios de Halloween de dos pisos de altura.

“Mucha gente no entiende lo que se necesita para construir un esqueleto de seis metros”, señala, “cuántas horas, el poder mental, las tensiones y todo lo demás”.

Pero Cooper sí lo entiende.

Este nativo de Pahrump cuenta con años de experiencia en el sector de los parques temáticos, habiendo trabajado para Disney y muchos otros.

¿Qué le llevó a unir fuerzas con Insomniac?

“Me encantan los castigos”, dice bromeando, tal vez.

Las plantas prefabricadas gigantes, uno de los primeros proyectos de Cooper para Insomniac.

“Lo primero que hicimos fueron unas grandes flores de margarita”, recuerda. “La escala se exageró más de lo que debíamos construir para empezar: ‘Pon más agua en las flores porque tienen que ser más grandes’. No entiendes el entorno en el que van a estar”.

“Cuando estás en la tienda y las ves”, continúa, “dices: ‘Son muy grandes’. Pero luego, cuando los llevas al lugar y empiezan a montar los escenarios y miras a tu alrededor, te dices: ‘Oh, ese escenario mide 100 pies’”.

La creación de props para el EDC y otras producciones de Insomniac es notablemente diferente de las diversas piezas de instalación que su empresa ha realizado para el Strip y otros lugares.

“Al principio fue un poco más de aprendizaje porque no es permanente, tiene que durar tres días”, explica Cooper. “¿Cómo se coloca en horas, se hace que dure tres días y se retira en horas?

“Todo el tiempo, estamos tratando de averiguar: ‘¿Qué tan grande debe ser, cuál será el acabado, cuántas veces lo van a usar?’”, Continúa. “‘¿Es esto parte del festival itinerante donde da la vuelta al mundo, así que tiene que ir en el semirremolque o en un contenedor y tienes que dejar que los chinos lo instalen y no pueden leer tus instrucciones?’”

Insomniac emplea a un equipo de diseño con sede en los Países Bajos, Leisure Expert Group, para conceptualizar las diversas atracciones y piezas de escenografía de sus eventos.

Por lo general, empiezan a trabajar en un nuevo EDC con años de antelación.

“Ese es el tiempo que se necesita”, dice Chairez. “Tiene que ser con tres, cuatro o cinco años de antelación para que nos dé tiempo a empezar a construir algunas de las cosas”.

La idea es que los fans nunca experimenten el mismo EDC dos veces.

“Tiene que ser nuevo para ellos cada año”, dice Chairez. “¿Qué vamos a hacer este año que no hayamos hecho el anterior? ¿Cómo vamos a mejorarlo? Desde luego, cada año sale algo nuevo de la tienda”.

El regreso del Carnaval

La tripulación de 100 personas se convirtió en una tripulación de 12.

La pandemia llegó justo cuando Cooper, Chairez y compañía se mudaban a su nuevo almacén en marzo de 2020.

Tuvieron que reducir drásticamente su plantilla durante un tiempo.

Simplemente no había trabajo.

“Nos quedamos casi sin nada”, dice Cooper. “Pasamos bastante tiempo intentando básicamente ordeñar nuestro camino a través de la pandemia al principio, simplemente estableciendo la tienda. Cada vez que pensabas en algo, era como: ‘Eso no va a pasar’”.

Insomniac empezó a hacer livestreams, lo que al menos les permitió construir pequeños sets, aunque con fondos limitados.

“No había gastos”, dice Chairez. “Teníamos que seguir creando productos con presupuestos mínimos, gente mínima. ‘Muy bien, ¿qué tenemos en el almacén a lo que podemos dar una nueva capa de pintura o cambiar un poco?’. Así fue como sobrevivimos”.

Sin embargo, lograron superar este año y ahora se encuentran en el ojo de un tornado de actividad.

Las estanterías siguen repletas y no lo estarán por mucho tiempo.

“Para cuando Las Vegas esté en pleno apogeo y estemos cargando para Escape”, observa Cooper, “este almacén estará probablemente vacío en un 90-95 por ciento”.

Llegar a este punto no fue fácil.

Hubo comienzos en falso: El regreso del EDC, que normalmente se celebra en mayo, se anunció en un principio para octubre de 2020, pero se aplazó hasta el siguiente mes de mayo.

En abril, Rotella confirmó que el festival seguía en pie, antes de tener que dar marcha atrás dos semanas más tarde y posponer el evento una vez más, ganándose la ira de algunos fans que consideraron que no les daba tiempo suficiente para cambiar los planes de viaje y obtener el reembolso de los vuelos y hoteles.

Sin embargo, la demanda sigue siendo fuerte para el EDC: todas las entradas para el espectáculo de 2021 se agotaron en 12 horas cuando se pusieron a la venta el pasado agosto.

¿Qué hay de nuevo en 2021?

Además de tener que presentar un comprobante de vacunación o una prueba de COVID-19 negativa al entrar cada día, el mayor público del EDC experimentará la mayor huella de la historia del festival.

“Este será el mayor EDC Las Vegas de la historia del EDC”, afirma Rotella. “El ritmo siempre está cambiando, hay nuevas ideas”.

“El EDC debe ser diferente cada vez”, continúa. “Nuestro trabajo nunca terminará”.

De vuelta al almacén, las palabras de Rotella cobran vida con el tintineo de la maquinaria y el gruñido de los motores.

“Los camiones cargan aquí, los camiones cargan allí, los camiones cargan en todas partes”, repite Chairez.

Rotella quiere convertir algún día una parte de este lugar en un cuasi-museo.

“Quiero llevar el almacén a un nivel en el que hagamos giras, como los estudiantes”, dice, “y sea como, ‘Wow’, como pasear por una tienda de Halloween realmente buena, pero para nuestros diferentes eventos”.

Hasta entonces, el próximo evento llama la atención.

Chairez observa su entorno.

Parece un poco incrédula ante todo esto: es lo único pequeño que hay aquí.

“Esto empezó como una idea en un lugar pequeño”, dice, de pie bajo un techo más alto que la casa de la infancia de Pasquale Rotella, “y ha crecido hasta convertirse en algo masivo”.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.
THE LATEST
“La Voz de Oro, con banda”

“M e gustó la presentación de Bridget, este es un nuevo estilo para ella –el pop es su fuerte-; gracias a Dios y al generoso patrocinio de mucha gente, se realizó una presentación extraordinaria. Tiene una presencia escénica destacada, a sus escasos 22 años cuenta con las tablas necesarias”, comentó a El Tiempo, Jaime Estrada, sobre la incursión de Bridget González en el género regional mexicano.

Regresan las Finales Nacionales de Rodeo

Después de un paréntesis de un año, las Finales Nacionales de Rodeo regresan a Las Vegas y, junto con eso, el show “Cowboy Christmas”.

Es oficial: Residencia de Adele en Las Vegas

Adele anunció el acuerdo en redes sociales con el post “See you at Caesars in Vegasss” el martes por la mañana.

Nueva película de Disney y Pixar “Turning Red”

“Turning Red” presenta a Mei Lee, una niña de 13 años obsesionada con una banda musical de chicos que se debate entre ser la hija obediente de su madre y el caos de la adolescencia.

Sammy Hagar “rockeó” pero los Raiders no en Allegiant Stadium

Sammy Hagar dice que le encantaría volver a Las Vegas en 2022, y es difícil imaginar que no vuelva a The Strat o que se entretenga con otros pretendientes en la ciudad.

Nuevo espectáculo navideño en The Palazzo Theater

Regresa una mágica aventura musical, muy al estilo Broadway, un espectáculo decembrino que hará brillar el espíritu navideño de todos. El telón se levanta desde el 26 de noviembre en The Palazzo Theater, dentro del hotel y casino The Palazzo.

¡Los Academy of Country Music Awards vuelven a Las Vegas!

Los ACM Awards, que se celebrarán en Allegiant Stadium en marzo, se han celebrado en Las Vegas durante varios años, la última vez en T-Mobile Arena.

Festival de hip hop “Day N Vegas” en Las Vegas

Miles de personas se dieron cita para los tres días del festival “Day N Vegas”; el cual tuvo lugar del 12 al 14 de noviembre en las inmediaciones de Las Vegas Boulevard y Sahara.

Festival de cómics y animadores

“Disfrutamos de talleres interactivos, música en vivo y mucha diversión para todas las edades; en particular mis niñas estuvieron felices de que las haya traído al festival”, comentó a El Tiempo Tamara, una ama de casa que disfrutó con su familia de las amenidades que ofreció el 13avo aniversario de “Vegas Valley Comic Book Festival”, efectuado el sábado 6 de noviembre de 2021.