Fito Páez: “Enamorarme no me quita el sueño”

A sus 50 años, Fito Páez es cada vez menos enamoradizo, pero acepta que sigue siendo el mismo hombre cariñoso de siempre. El rockero argentino se resiste a limitar la palabra amor a un aspecto marital o de pareja; se refiere a éste como la “poción mágica” que mueve al mundo.

“El amor de pareja cuando aparece, aparece, pero no es para nada la única forma de amor porque entonces sería una manera muy mezquina de comprender al que quizá sea el sentimiento más complejo de la condición humana”, dijo Páez a The Associated Press el martes, durante una entrevista telefónica desde la capital argentina.

El amor, junto con el tiempo, ha sido el hilo conductor en la vida y obra del músico rosarino. Desde su mítico álbum de 1992 “El amor después del amor”, hasta “Yo te amo”, su 21er trabajo discográfico, Páez ha explorado ese sentimiento desde sus diversas manifestaciones: el amor de hombre, el amor de padre, el amor de amigo y el amor de hijo.

El que hoy habla no es Fito el rockero enloquecido, tampoco el cineasta transgresor, mucho menos el recién debutante como novelista. Es Fito, el padre de dos hijos (Margarita y Martín), con algo que decir sobre las relaciones humanas.

“Por supuesto que estoy dispuesto a enamorarme, y a que pasen cosas divinas con una mujer en cualquier momento, pero no me quita el sueño. Estoy más preocupado por la salud de mis hijos en este momento, que por suerte están sanísimos”, dijo Páez.

 

Eventos

You May Like