Muere la reina del soul, Aretha Franklin, a los 76

DETROIT – Aretha Franklin, la indiscutible “Reina del Soul”, que cantó con estilo inigualable en clásicos como “Think”, “I Say a Little Prayer” y su canción emblemática, “Respect”, y se erigió como un ícono cultural en todo el mundo, murió a los 76 años de cáncer de páncreas avanzado.

La publicista Gwendolyn Quinn le informó a The Associated Press a través de una declaración familiar que Franklin murió el jueves a las 9:50 a.m. en su casa en Detroit. La declaración decía que “la causa oficial de muerte de Franklin se debía al avance del cáncer de páncreas de tipo neuroendocrino, que fue confirmado por el oncólogo de Franklin, el Dr. Philip Phillips del Instituto de Cáncer Karmanos” en Detroit.

La familia agregó: “En uno de los momentos más oscuros de nuestras vidas, no podemos encontrar las palabras adecuadas para expresar el dolor en nuestro corazón. Hemos perdido la matriarca y el rock de nuestra familia. El amor que tenía por sus hijos, nietos, sobrinas, sobrinos y primos no tenía límites”.

La declaración continuó:

“Hemos sido profundamente conmovidos por la increíble efusión de amor y apoyo que hemos recibido de amigos cercanos, seguidores y fans de todo el mundo. Gracias por su compasión y oraciones. Hemos sentido su amor por Aretha y nos reconforta saber que su legado seguirá vivo. Mientras lloramos, les pedimos que respeten nuestra privacidad durante este difícil momento”.

Los arreglos fúnebres se anunciarán en los próximos días.

Franklin, quien había luchado contra problemas de salud no divulgados en los últimos años, en 2017 anunció su retiro de la gira.

Joven superestrella

Una cantante profesional y consumada pianista a finales de su adolescencia, una superestrella de alrededor de 20 años, Franklin ya había resuelto cualquier discusión sobre quién era la mejor vocalista popular de su época. Sus dones naturales y adquiridos la convertían en una mezzo-soprano de varias octavas, su pasión y entrenamiento evangélicos eran dignos de la hija de un predicador, un gusto sofisticado y excéntrico, y el coraje de canalizar el dolor privado hacia una canción liberadora.

Ella grabó cientos de canciones y tuvo docenas de éxitos en el transcurso de medio siglo, incluyendo 20 que alcanzaron el número 1 en las listas de R&B. Pero su reputación se definió por una extraordinaria serie de los 10 mejores éxitos a finales de la década de 1960, desde la felicidad de la mañana siguiente de “(You Make Me Feel Like) A Natural Woman”, a “Chain of Fools” hasta su llamado imparable por “Respeto (Respect)”.

Sus discos vendieron millones de copias y la industria de la música no podía honrarla lo suficiente. Franklin ganó 18 premios Grammy. En 1987, se convirtió en la primer mujer en ingresar al Salón de la Fama del Rock and Roll.

Otros cantantes se inclinaron ante su eminencia y los líderes políticos y cívicos la trataron como una igual. El reverendo Martin Luther King Jr. era un viejo amigo, y ella cantó en la dedicación del monumento a King, en 2011. Actuó en las inauguraciones de los presidentes Bill Clinton y Jimmy Carter, y en el funeral de la pionera de los derechos civiles Rosa Parks. Clinton le dio a Franklin la Medalla Nacional de las Artes. El presidente George W. Bush le otorgó la Medalla Presidencial de la Libertad, el más alto honor civil de la nación, en 2005.

La aparición más conocida de Franklin con un presidente fue en enero de 2009, cuando cantó “My Country ‘tis of Thee” en la inauguración de Barack Obama. Llevaba un sombrero de fieltro gris con un gran lazo con borde de diamantes de imitación de Swarovski que se convirtió en una sensación de Internet e incluso tenía su propio sitio web. En 2015, hizo llorar a Obama y otros con una actuación triunfal de “Natural Woman” en un tributo al Kennedy Center al co-guionista de la canción, Carole King.

Franklin soportó la agotadora rutina de las celebridades y los problemas personales que datan de su infancia. Estuvo casada desde 1961 hasta 1969 con su manager, Ted White, y se cree que sus batallas inspiraron sus actuaciones en varias canciones, incluyendo “(Sweet Sweet Baby) Since You’ve Been Gone”, “Think” y su desgarradora balada de la desesperación, “Ain’t No Way”. La madre de dos hijos a los 16 años (más tarde tuvo dos más), a menudo estaba en crisis mientras luchaba con su peso, problemas familiares y problemas financieros. Su productor más conocido, Jerry Wexler, la apodó “Nuestra Señora de las Penas Misteriosas”.

Franklin se casó con el actor Glynn Turman en 1978 en Los Ángeles, pero regresó a su ciudad natal de Detroit el año siguiente después de que su padre fuera asesinado por ladrones y quedó semi-comatoso hasta su muerte en 1984. Ella y Turman se divorciaron ese año.

A pesar de crecer en Detroit, y tener a Smokey Robinson como un amigo de la infancia, Franklin nunca grabó para Motown Records; Las temporadas con Columbia y Arista fueron intercaladas en torno a sus años principales con Atlantic Records. Pero fue en la New Bethel Baptist Church de Detroit, donde su padre era pastor, que Franklin aprendió los fundamentos del evangelio que la convertirían en una institución del soul.

Nacida en Memphis

Aretha Louise Franklin nació el 25 de marzo de 1942 en Memphis, Tennessee. El reverendo C.L. Franklin pronto se mudó con su familia a Buffalo, Nueva York, y luego a Detroit, donde los Franklins se establecieron después de que el matrimonio de los padres de Aretha colapsó y su madre (con reputación de voz similar) Bárbara regresó a Buffalo.

C.L. Franklin estaba entre los ministros bautistas más prominentes de su tiempo. Grabó docenas de álbumes de sermones y música y conoció a estrellas del gospel como Marion Williams y Clara Ward, quienes fueron mentores de Aretha y sus hermanas Carolyn y Erma. (Ambas hermanas cantaron en los discos de Aretha, y Carolyn también escribió “Ain’t No Way” y otras canciones para Aretha). La música era el negocio familiar y los artistas de Sam Cooke a Lou Rawls eran invitados en la casa de Franklin. En la sala de estar, la joven y tímida Aretha sorprendió a sus amigos cuando tocaba en el piano.

Franklin de vez en cuando se presentó en New Bethel Baptist a lo largo de su carrera; su álbum del evangelio de 1987 “One Lord One Faith One Baptism” fue grabado en vivo en la iglesia.

Su grabación de gospel más aclamada llegó en 1972 con el álbum ganador del Grammy “Amazing Grace”, que se grabó en vivo en New Temple Missionary Baptist Church en South Central Los Ángeles y contó con la leyenda del gospel, James Cleveland, junto con su propio padre (Mick Jagger una de las celebridades en la audiencia). Se convirtió en uno de los álbumes de gospel más vendidos de la historia.

El piano que ella comenzó a aprender a tocar a los 8 años se convirtió en un componente de jazz de gran parte de su trabajo, incluyendo arreglos y composición de canciones. “Si escribo y también estoy produciendo y cantando, puedes obtener más de mí de esa manera, en lugar de tener cuatro o cinco personas diferentes trabajando en una sola canción”, comentó Franklin a The Detroit News en 2003.

Franklin estaba en su adolescencia cuando comenzó a viajar con su padre, y ella lanzó un álbum de gospel en 1956 a través de J-V-B Records. Cuatro años más tarde, firmó con el productor de Columbia Records, John Hammond, quien llamó a Franklin la cantante más emocionante que había escuchado desde un vocalista que promovió décadas antes, Billie Holiday. Franklin conocía al fundador de Motown, Berry Gordy Jr., y consideró unirse a su sello, pero decidió que era solo una compañía local en ese momento.

Franklin grabó varios álbumes para Columbia Records durante los próximos seis años. Tuvo un puñado de éxitos menores, incluyendo “Rock-A-Bye Your Baby With a Dixie Melody” y “Runnin’ Out of Fools”, pero nunca llegó a entenderse ya que la compañía disquera intentó encajar en ella una variedad de estilos, desde jazz, hasta implementarle canciones estilo pop como “Mockingbird”. Franklin saltó a Atlantic Records cuando se acabó su contrato, en 1966.

“Pero los años en Columbia también le enseñaron varias cosas importantes”, escribió más tarde el crítico Russell Gersten. “Trabajó duro para controlar y modular su fraseo, dándole una disciplina de la que carecían la mayoría de los cantantes de soul. También desarrolló una versatilidad con la música convencional que le dio a sus álbumes posteriores, una amplitud que le faltaba a los LP de Motown del mismo período.

“Lo más importante, ella aprendió lo que no le gustaba: hacer lo que le ordenaran que hiciera”.

En Atlantic, Wexler la juntó con veteranos músicos de R&B de Fame Studios en Muscle Shoals, y el resultado fue un sonido más fuerte y conmovedor, con vocales de llamada y respuesta y el estilo de evangelio de Franklin, que inspiró “I Say a Little Prayer, “Natural Woman” y otros.

‘R-E-S-P-E-C-T’

De las docenas de éxitos de Franklin, ninguna se vinculó más firmemente con ella que la marcha funky “Respeto” y su demanda detallada de “R-E-S-P-E-C-T”.

Escribiendo en la revista Rolling Stone en 2004, Wexler dijo: “Fue un llamado a la dignidad combinado con una lubricidad flagrante. Hay canciones que son un llamado a la acción, hay canciones de amor y hay canciones de sexo. Pero es difícil pensar en otra canción donde todos esos elementos se combinen”.

Franklin había decidido que quería “embellecer” la canción de R&B escrita por Otis Redding, cuya versión había sido un éxito modesto en 1965, dijo Wexler.

“Cuando entró al estudio, ya estaba resuelto en su cabeza”, escribió el productor. “Otis llegó a mi oficina justo antes de que ‘Respect’ fuera lanzado, y le toqué la cinta. Él dijo: ‘Ella ya tomó mi canción.’ Lo dijo con benevolencia y tristeza. Sabía que la identidad de la canción se estaba escapando de él hacia ella”.

En una entrevista en 2004 con el St. Petersburg (Florida) Times, le preguntaron a Franklin si ella intuía en los años 60 que estaba ayudando a cambiar la música popular.

“Un poco, ciertamente con ‘Respect’, el cual fue un grito de batalla por la libertad y muchas personas de muchas etnias se enorgullecieron de esa palabra”, respondió. “Fue significativo para todos nosotros”.

En 1968, Franklin fue fotografiada en la portada de la revista Time y tuvo más de 10 éxitos Top 20 en 1967 y 1968. En un momento de rebelión y división, los registros de Franklin eran una unión musical de la iglesia y la secular, hombre y mujer, blanco y negro, norte y sur, este y oeste. Fueron producidos y diseñados por los neoyorquinos Wexler y Tom Dowd, organizados por el turco Arif Mardin y respaldados por una asamblea interracial de los mejores músicos de sesión con sede principal en Alabama.

Su popularidad se desvaneció durante la década de 1970 a pesar de éxitos como el funky “Rock Steady” y álbumes aclamados como el íntimo “Spirit in the Dark”. Pero su carrera se revivió en 1980 con un cameo en la exitosa película “The Blues Brothers” y su cambio a Arista Records. Franklin colaboró con artistas del pop y soul como Luther Vandross, Elton John, Whitney Houston y George Michael, con quienes grabó un sencillo número uno, “I Knew You Were Waiting (for me)”. Su álbum de 1985 “Who’s Zoomin’ Who” recibió algunas de sus mejores críticas e incluyó éxitos como la canción principal “Freeway of Love”.

Los críticos elogiaron consistentemente el canto de Franklin, pero a veces cuestionaron su material; ella cubrió canciones de Stephen Sondheim, Bread, the Doobie Brothers. Para Aretha, cualquier cosa que ella realizara era “soul”.

Desde sus primeras sesiones de grabación en Columbia, cuando pidió cantar “Over the Rainbow”, desafió la categoría. Los Grammys de 1998 le dieron la oportunidad de demostrar su rango. Franklin realizó “Respect”, luego, con solo unos minutos de aviso, reemplazó a un enfermo Luciano Pavarotti y obtuvo excelentes críticas por su interpretación de “Nessun Dorma”, un aria conmovedora para tenores de “Turandot” de Puccini.

“Estoy segura de que muchas personas se sorprendieron, pero no estoy aquí para probar nada”, declaró Franklin a The Associated Press. “No es necesario.”

La fama nunca eclipsó las obras de caridad de Franklin ni su lealtad a Detroit.

Franklin cantó el himno nacional en el Super Bowl en su ciudad natal en 2006, después de protestar porqué el rico legado musical de Detroit estaba siendo desairado cuando los Rolling Stones fueron elegidos como artistas de medio tiempo.

“No pensé que hubiera suficiente (representación de Detroit) de ninguna manera”, afirmó. “Y era mi sentimiento, ‘¿Cómo te atreves a venir a Detroit, una ciudad de leyendas musicales, en plural, y no pedirle a uno o dos de ellos que participen?’ No es la forma en que debería ser”.

Franklin hizo la mayor parte de sus extensas giras en autobús después de la muerte de Redding en un accidente aéreo en 1967, y un áspero vuelo a Detroit en 1982 la dejó con miedo a volar, y las clases y cintas anti-ansiedad no pudieron ayudar. Ella le dijo a Time en 1998 que el autobús personalizado era una alternativa cómoda: “Puedes detenerte e ir a Red Lobster, no puedes detenerte a 35 mil pies de altura”.

Aretha solo lanzó algunos álbumes en las últimas dos décadas, incluyendo “A Rose is Still a Rose”, que presentó canciones de Sean “Diddy” Combs, Lauryn Hill y otros artistas contemporáneos, y “So Damn Happy”, por el cual Franklin escribió la balada del título gratificada. La autobiografía de Franklin, “Aretha: From These Roots”, salió en 1999, cuando tenía más de 50 años. Pero ella siempre dejó en claro que su historia continuaría.

“La música es lo mío, es lo que soy, estaré en ella a largo plazo”, puntualizó a The Associated Press en 2008. “Estaré alrededor, cantando, ‘Lo que quieras baby, lo tengo; divirtiéndome en todo el camino”.

LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like