Pablo Alborán evita los celos en sus historias de amor

Aunque su capacidad para cantar al amor, y sobre todo al desamor, ha sido una de sus grandes bazas a la hora de conquistar a toda una generación de adolescentes con su música, en la vida real Pablo Alborán intenta huir del drama en el plano romántico tanto como puede, ya que está convencido de que un sentimiento como los celos es prueba irrefutable de que una relación está condenada al fracaso.

“Yo no soy celoso por naturaleza, ni lo he sido nunca. Pero alguna vez me ha pasado, me he puesto celoso, y odio convertirme en esa persona en un momento dado. Es horrible. Pueden parecer detalles absurdos, pero realmente eso no es amor. El buen amor es del que hablo en las canciones de mi nuevo disco, como en el tema ‘Por fin’, es una especie de ideal que todos queremos alcanzar”, confesó el cantante al portal Esmas, donde acudió a presentar su último trabajo discográfico ‘Terral’.

Pero curiosamente, pese a ser alérgico a los folletines en su vida amorosa, el malagueño se considera una persona muy apasionada capaz de disfrutar al máximo cada minuto, una cualidad que desde su punto de vista resulta indispensable para cualquier cantautor.

“Soy una persona muy pasional. Cuando me enamoro, me enamoro y cuando me enfado, me enfado de verdad. Vivo mi vida minuto a minuto y soy un buen vividor: me gusta disfrutar de lo que tengo. Pero también soy consciente de que soy un privilegiado. Sí, es verdad que tengo 25 años y soy joven, pero el vivir con esa intensidad te hace escribir más, porque mi gran desahogo es mi música”, añadió.

Eventos

You May Like