Para murallas, los Enanitos Verdes

Una guitarra, bajo y batería, los Enanitos Verdes no necesitan más para crear su rock desde 1979, año de su formación en la ciudad de Mendoza, Argentina. Los elementos más básicos de este género musical y letras que en su momento eran una revolución por pedirle a la gente que lo único que querían era que “los dejen bailar”.

El jueves 18 de mayo, el dúo de Marciano Cantero y Felipe Staiti, que se ha mantenido unido por más de 30 años se presentó en el recinto para conciertos House of Blues, que se ha convertido en uno de los pocos lugares que apuesta por el rock en español para los residentes y turistas de Las Vegas que gustan de mover la cabeza y los pies al ritmo de esta música.

Abrieron su presentación con “Besos violentos”, para luego interpretar “Mariposas”, rindieron tributo a otras bandas de rock en español tocando las introducciones de “El temblor” de Soda Stereo y “La camisa negra” de Juanes, para mezclarlas con “Cordillera”, que encendió al público que llenó el lugar.

Llegó el turno para “Mi primer día sin tÍ”, “Tus viejas cartas” y “Amores lejanos”, que completaron el set de baladas románticas en las que los fans sacaron sus celulares para acompañar las melodías a falta de encendedores, como en los viejos tiempos de los conciertos.

Luego de una introducción de guitarra, con la que comienza la “Muralla verde”, tema actual hablando de muros que dividen, en la política actual de Estados Unidos, nadie mejor que para mandar un mensaje que los Enanitos, “todo lo que fue de lo que será, estoy mirando como aquellas viejas ilusiones, pasando la muralla se hacen realidad”, dice la lírica de la canción.

Su otro gran clásico, que los dio a conocer prácticamente por todo América Latina, un cover de los años 80as, recreado en 1994, de un grupo desconocido llamado Alcohol Etílico, que ahora tienen un éxito mundial gracias a los Enanitos, con flauta de pan y una maraca, el público reconoció los primeros acordes de “Lamento boliviano”.

“Borracho y loco”, en Las Vegas, tal vez no sea una gran novedad, a menos que sea culpa de un “corazón idiota”. “Tu cárcel”, otro cover esta ocasión de Marco Antonio Solís, “Mil horas”, original de Los Abuelos de la Nada fueron las canciones con las que cerraron el concierto, mientras que la audiencia se unió en coro al grito de “otra, otra…”

Y para complacer a su público regresaron para interpretar “Guitarra blanca”, que puso a la gente a bailar y cantar, para completar el set tocaron “Tequila”, “Mejor no hablemos de amor” y “Dale Pascual”, con la que se despidieron de Las Vegas.

Eventos

You May Like