Hombre de Las Vegas, primero en el mundo en usar un nuevo fármaco experimental contra cáncer de próstata — VIDEO

Pasa unos minutos con Anthony Brasich y rápidamente se hace evidente que es un tipo especial de persona. Amable, simpático, con gran sentido del humor, con una afición por clásicas frases célebres.

Pero si alguien necesita una prueba de que Brasich, de Las Vegas, es realmente especial, simplemente miren la etiqueta de aspecto extraño en el frasco de pastillas que contiene su última medicina de una vez al día, que lo designa como paciente 001.

“Soy el número uno”, bromea Brasich, riendo. “Ojalá haya otro millón”.

Brasich, de 71 años, fue diagnosticado hace aproximadamente 10 años con cáncer de próstata metastásico en etapa 4 y le dijeron que solo viviría unos pocos meses. Esa designación singular en el frasco de pastillas indica que es el primer paciente del mundo en participar en los ensayos clínicos de fase uno de un medicamento experimental llamado ARV-110.

Brasich, un vendedor de casinos retirado, se ha sometido a varios tratamientos para el cáncer en la última década. Muchos funcionaron por un tiempo y después ya no.

Hace dos meses y medio, Brasich comenzó a tomar ARV-110 en forma de una píldora diaria. Lo está procesando bien, siente menos dolor e incluso se enteró durante un chequeo el jueves que su nivel de PSA se ha estabilizado. (Los niveles altos de PSA, o antígeno prostático específico, pueden indicar cáncer).

“Definitivamente, me siento mucho mejor que hace un par de meses”, dice Brasich. “Con la otra medicina, tenía dolores en el costado y en la cabeza, no podía caminar y tenía visión borrosa, ahora estoy mejor”.

El médico de Brasich, el doctor Nicholas Vogelzang, jefe de oncología médica de los Centros Integrales de Cáncer de Nevada, señala que el cáncer de próstata necesita andrógenos (hormonas masculinas) para crecer.

ARV-110 destruye lo que se conoce como el receptor de andrógenos, lo que ralentiza el progreso del cáncer.

Brasich se ha sometido a quimioterapia, radioterapia y otros tratamientos farmacológicos, así como a varios tratamientos experimentales. Cuando Vogelzang le contó sobre el ensayo clínico ARV-110, le dijo: “Si quieres intentarlo, no se lo ha usado en humanos antes” y le respondió: “¿Me considerarán como un ser humano?”.

“Creo que una rata llamada Cecil fue la primera en usarla y ahora yo”, bromea.

En realidad, Brasich dice que “estaba muy ansioso por hacerlo porque estoy en una posición donde todo lo demás estaba fallando”.

Si todo va bien, los ensayos clínicos ARV-110 continuarán con la adición progresiva de más pacientes con cáncer de próstata. Luego, el estudio pasará a las fases que examinan la efectividad del medicamento y cómo se compara con los tratamientos existentes para el cáncer de próstata.

Incluso en circunstancias ideales, la aprobación del medicamento como una opción de tratamiento podría ser de dos a cuatro años, señala Vogelzang. Pero está satisfecho con lo que ha visto hasta ahora en Brasich.

Una caída en el nivel de PSA de Brasich es “una cosa ya notable”, afirma, “por lo que estamos muy animados por estos primeros pacientes”.

Brasich está agradecido de que el medicamento hasta ahora parece estar ayudándolo e indica que sería fantástico si participar en el estudio condujera a una cura para su cáncer.

Pero, dice, “más aún, creo que se trata de ayudar a otras personas”.

“No lo estoy pensando como: ‘OK, esto funcionará para ayudarme a salir de esta’. Bien, si funciona así. Pero prefiero ver que algo en el futuro mejore todo esto”.

“Pienso en cómo soy el primero”, menciona Brasich, “y me hace llorar”.

LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like