68°F
weather icon Clear

Un niño de 6 años de Las Vegas recauda más de mil dólares para una maestra que lucha contra el cáncer

Olamide Ajayi, de seis años de edad, se paseó con un bulto envuelto en sus brazos el miércoles por el barrio Lone Mountain donde vive su maestra en Las Vegas. Cuando se le preguntó qué contenía, respondió con una sonrisa: “¡Dinero!”

Durante semanas, Olamide ha estado recaudando dinero de amigos, familiares y vecinos después de haberle dicho a su madre que quería enviarle a la maestra Lisa Bernauer “un dibujo y mil dólares” mientras ella estaba en Reno bajo tratamiento de cáncer. Él abrió una cuenta en GoFundMe para la causa e hizo videos de agradecimiento para cada persona que donó.

Superó su meta, recolectando los últimos 40 dólares de una azafata de vuelo de la que se hizo amigo cuando un extraño le cedió su asiento de primera clase al niño durante un viaje reciente.

“Quería que supiera que las cosas buenas le suceden a la gente que hace el bien”, comentó su madre, Jill Ajayi.

El miércoles, Olamide pudo presentar su regalo de mil 50 dólares a Bernauer en su casa, quien se encuentra en medio de su tercera batalla contra el carcinoma lobular invasivo, un raro tipo de cáncer de mama.

Diagnosticada por primera vez a los 41 años, Bernauer tuvo que retirarse de su trabajo en el jardín de niños Discovery Charter en Summerlin el año pasado a los 52 años cuando ya no pudo mantenerse al día con las demandas físicas de la enseñanza. Bernauer conoció a Olamide mientras era asesora de su grupo de estudio en su casa dos veces por semana porque sentía que no podía dejar de enseñar por completo.

Dijo que, incluso si hubiera seguido trabajando para mantener su seguro, no habría podido pagar su terapia, que se considera alternativa. En cambio, pasó cinco meses esperando a calificar para la discapacidad, lo que eventualmente le permitirá inscribirse en Medicare.

Pero Bernauer está atrapada en un círculo vicioso: entre los pagos por discapacidad y una pequeña pensión que recibe del Sistema de Jubilación para Empleados Públicos, no es elegible para recibir asistencia adicional de Medicaid, que viene con un tope límite de ingresos.

Eso la llevó a abrir una cuenta GoFundMe, que hasta ahora ha recibido donaciones de alrededor de la mitad de su objetivo de 35 mil dólares. Pero ya ha experimentado costos extras inesperados: Cuando su catéter central de inserción periférica (PICC) de dos mil 500 dólares falló, por ejemplo, se enteró de que se le cobraría un segundo.

“Creo que lidiar con esa parte es más estresante que tener cáncer”, confesó Bernauer sobre las llamadas telefónicas para cobrar el cargo adicional. “Es una falta de empatía, eres sólo un número”.

Bernauer dijo que estaba extremadamente agradecida de que Olamide y su familia llegaran tan lejos para ayudar.

Ella le mencionó que su frasco de dinero en efectivo y monedas pagará por un mes de sus recetas médicas y píldoras de vitaminas.

Dirigiéndose a Olamide y a su hermano de cuatro años, Ayotunde, Bernauer mostró por qué es conocida por crear lo que los creadores de su cuenta GoFundMe llaman “el capullo creativo de un aula”. Cuando se enteró de que el niño de seis años estaba nervioso por enfermarse si iba con ella, Bernauer le dio una clase sobre el cáncer apropiada para su edad.

“¿Te preocupaba que mi enfermedad te afectara? Bueno, ¿adivina qué? Las manchas extrañas no son contagiosas”, le explicó. “¿Sabes lo que son realmente las manchas? Son células en tu cuerpo que se vuelven rebeldes. Como si fuera un Jedi y se cambiara al Lado Oscuro”.

El padre de Olamide, Sunday Ajayi, dijo que él y su esposa están enormemente orgullosos de sus hijos.

“Queríamos criarlos para que amaran y cuidaran a la gente y al mundo”, concluyó.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.
THE LATEST
Diseña un muro con tu arte en Area15

Area15 está haciendo un llamado a los artistas de Las Vegas para que diseñen las paredes del complejo comercial experimental aún por abrir en Las Vegas.

 
Mujer de Las Vegas emerge como defensora nacional del derecho a morir

Hanna Olivas, de 45 años, quien sufre de un raro cáncer en la sangre, se ha convertido en defensora de las leyes que permiten a los pacientes con enfermedades terminales a morir médicamente.