114 arrestados tras redada de inmigración en Ohio

SANDUSKY, Ohio – Agentes de inmigración de EE.UU. realizaron más de 100 arrestos el martes en una empresa de jardinería de Ohio, una de las más grandes en los últimos años y parte de la creciente represión de la administración Trump contra empleadores por contratar personas que vivan ilegalmente en el país.

Las 114 detenciones ocurrieron en dos lugares del Centro de Flores y Jardines de Corso, uno en Sandusky, una ciudad turística en el Lago Erie, y otro en la cercana Castalia. El Servicio de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos dijo que esperaba cargos criminales, incluido el robo de identidad y la evasión de impuestos.

No se han presentado cargos penales contra Corso, pero el empleador está bajo investigación, afirmaron las autoridades. Se realizaron búsquedas en dos ubicaciones, y Khaalid Walls, un portavoz de la agencia, mencionó que “se incautó un gran volumen de documentos comerciales”.

La operación es parte del enfoque de la administración Trump en los empleadores, uno que se afianzó aproximadamente un año después de que el presidente asumió el cargo, y se produjo meses después de que comenzó un aumento en los arrestos por deportación. La represión probablemente complacerá a los halcones de inmigración entre los seguidores de Trump, pero puede alejar a las industrias y compañías que dependen de la mano de obra inmigrante.

En abril, los agentes realizaron alrededor de 100 detenciones de trabajadores en una planta empacadora de carne en la zona rural de Tennessee, lo que recuerda las demostraciones de fuerza de alto perfil que fueron comunes durante la administración del presidente George W. Bush. No se han presentado cargos penales contra el empleador.

La operación del martes fue ensayada y llevada a cabo con una eficiencia silenciosa. En el lugar en expansión de Castalia, cubierto de árboles, flores y lonas de invernaderos, no se vieron trabajadores intentando escapar mientras alrededor de 100 agentes de ley de una variedad de agencias se establecían en el perímetro. Una voz en una radio llamó la atención a empleados específicos que podrían tratar de huir, pero ninguno lo hizo.

Corso no devolvió inmediatamente un mensaje en busca de información sobre los países de origen de los trabajadores.

La investigación sobre Corso comenzó en octubre de 2017 cuando la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos arrestó a una mujer que entregó ilegalmente documentos de identidad robados a solicitantes de empleo en el país, señaló Steve Francis, jefe de la Unidad de Investigaciones de Seguridad Nacional de la Oficina de Inmigración y Aduanas de los EE.UU. en Detroit.

El vendedor del documento llevó a los investigadores a la empresa de jardinería, donde examinaron los documentos en sus archivos en busca de irregularidades, dijo Francis. Algunos números de Seguridad Social pertenecían a personas fallecidas.

De los 313 empleados cuyos registros fueron examinados, 123 fueron sospechosos y fueron objeto de arrestos y cargos penales por robo de identidad y, en casi todos los casos, evasión de impuestos.

“Verificamos que muchas personas de EE.UU. obviamente no estaban conscientes de esto. Les causó muchas dificultades “, indicó Francis. “No es una que buscamos estrictamente como una redada de inmigración en el lugar de trabajo”.

Los funcionarios de inmigración han aumentado drásticamente las auditorías de las empresas para verificar que sus empleados estén autorizados a trabajar en el país. Hubo 2 mil 282 auditorías patronales abiertas entre el 1 de octubre y el 4 de mayo, casi un salto del 60 por ciento de las mil 360 auditorías abiertas entre octubre de 2016 y septiembre de 2017. Muchas de esas revisiones se lanzaron después de que comenzaron las auditorías en 100 franquicias de 7-Eleven en 17 estados en Enero.

LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like