25 años después de los asesinatos, OJ dice que ‘la vida va bien’ en Las Vegas

LOS ÁNGELES — Después de 25 años viviendo bajo la sombra de uno de los casos de asesinato más notorios del país, O.J. Simpson dice que su vida ha entrado en una fase que él llama “sin zonas negativas”.

En una entrevista telefónica, Simpson le dijo a The Associated Press que está saludable y feliz viviendo en Las Vegas, y ni él ni sus hijos quieren mirar hacia atrás hablando del 12 de junio de 1994, cuando su ex esposa, Nicole Brown Simpson, y su amigo, Ronald Goldman, fueron asesinados y Simpson se transformó rápidamente en el ojo público de venerado héroe del Salón de la Fama de Fútbol Pro a sospechoso de asesinato.

“No necesitamos volver y revivir el peor día de nuestras vidas”, señaló Simpson. “Ese tema es uno que nunca volveré a tocar. Mi familia y yo hemos pasado a lo que llamamos una fase ‘sin zonas negativas’, nos centramos en los aspectos positivos”.

Para un hombre que una vez vivió como el centro de atención, Simpson ha mantenido un perfil en gran parte bajo desde su liberación de la prisión en octubre de 2017, después de cumplir nueve años por una condena por robo-secuestro en Las Vegas. Sigue creyendo que su condena y sentencia por intentar recuperar sus propios recuerdos fueron injustos, pero dice: “Creo en el sistema legal y lo cumplí, serví mi tiempo”.

Después de ser liberado de la prisión en Lovelock, Nevada, muchos esperaban que regresara a Florida, donde había vivido durante varios años. Pero sus amigos en Las Vegas lo persuadieron para que se quedara allí a pesar del caso que lo llevó a prisión.

Se alegra haberlo hecho.

Poca controversia en Las Vegas

“La ciudad ha sido buena conmigo”, afirmó Simpson. “Todos los que conozco parecen disculparse por lo que me pasó aquí”.

Su tiempo en la ciudad no ha estado sin controversia, sin embargo. Un mes después de su liberación, una salida a un restaurante especializado en carnes del hotel Cosmopolitan, en el Strip de Las Vegas, terminó en un altercado. Simpson fue expulsado de la propiedad y se le prohibió regresar.

No se han producido tales problemas desde entonces, y Simpson es una de las figuras más buscadas en la ciudad para tomarse selfies con quienes lo encuentran en restaurantes o eventos deportivos a los que asiste ocasionalmente.

Él juega golf casi todos los días y dijo que es miembro de un club de “jugadores jubilados” que compiten entre sí. Las rodillas que lo ayudaron a correr a la gloria del fútbol en la Universidad del Sur de California y con los Buffalo Bills de la NFL fueron reemplazadas y recientemente se sometió a una cirugía Lasik en los ojos. Pero ya cerca de cumplir 72 años, está sano.

Simpson indica que permanece cerca de sus hijos y otros parientes. Su oficial de libertad condicional le ha dado permiso para realizar viajes cortos, incluso a Florida, donde sus dos hijos más pequeños, Justin y Sydney, han desarrollado carreras en bienes raíces.

Su hija mayor, Arnelle, vive con él la mayor parte del tiempo, pero también viaja a Los Ángeles.

“He estado en Florida dos o tres veces para ver a los niños y a mis viejos amigos en Miami. Incluso me las arreglé para jugar golf con ellos”, comentó. “Pero vivo en una ciudad que he aprendido a amar. La vida va bien”.

También visitó a familiares en Louisiana, confesó, y habló con un grupo de jueces y fiscales afroamericanos en Nueva Orleans.

Recientemente, una boda familiar trajo a su familia extendida a Las Vegas, incluido su hermano Truman; hermana, Shirley; y sus hijos y nietos. La primer esposa de Simpson, Marguerite, madre de Arnelle, también se unió al grupo.

Se acabaron los días de Glamour

El glamour de su vida temprana es solo un recuerdo.

Después de su carrera futbolística, Simpson se convirtió en un lanzador comercial, actor y comentarista de fútbol. Una vez fue multimillonario, pero dice que la mayor parte de su fortuna se gastó en defenderse después de que fue acusado de los asesinatos.

Su televisado “Juicio del siglo” duró casi un año y se convirtió en una obsesión nacional. Fue absuelto por un jurado en 1995 y ha seguido declarando su inocencia. El caso de asesinato está oficialmente catalogado como no resuelto.

Posteriormente, las familias de las víctimas presentaron una demanda civil contra él, y en 1997 un tribunal civil otorgó una sentencia de 33.5 millones de dólares en su contra por las muertes injustas de su ex esposa y Goldman. Algunos de sus bienes fueron confiscados y subastados, pero la mayor parte de la sentencia no ha sido pagada.

Simpson se negó a hablar de sus finanzas, aparte de decir que vive de pensiones.

———

Linda Deutsch es corresponsal especial retirada de The Associated Press. Ella cubrió todos los casos legales de Simpson durante sus 48 años de carrera como reportera de prueba con sede en Los Ángeles.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.
LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like